[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El COVID-19 y yo

opinion

Después de más de un año de fallidos intentos finalmente nos conocimos frente a frente.

Me encontraba en China en diciembre del 2019 cuando se empezaba a escuchar de una “gripe” que rondaba por allí. En el vuelo de regreso se notaba ya algunas personas usando mascarillas, pero no me asuste porque esa buena costumbre asiática de proteger al vecino ya la había visto. Por lo largo del viaje y los cambios bruscos de horario, al regresar los viajeros tuvimos gripe, pero no fue la “china”.

Llegó el año chino de la Rata, mal presagio que nadie entendió en el momento, y el mundo occidental se quejaba que era una fregadera innecesaria que nos viéramos afectados por una sopa de murciélago. Nadie vio riesgo de que la gripe viniera a nuestra casa. La mayor preocupación eran las molestias de tener que buscar otros proveedores porque los chinos no regresaban a trabajar. Todavía nadie pensaba en la salud.

El 20 de febrero se bautiza al COVID-19 y el mundo entero nos damos cuenta de que esto será más grave que un problema logístico. La incertidumbre toma control de todas las noticias y el mundo inicia su lento pero seguro camino a una cuarentena obligatoria. El encierro fue muy duro y doloroso para muchos, pero para algunos nos permitió volver a convivir en familia como hacía mucho no se podía. Dentro del terror y la negatividad del virus, algo positivo le veíamos al mentado bicho, esa noción de que debíamos estar agradecidos por todo lo que estábamos perdiendo.

En Guatemala llega al Congreso un paquete para disminuir el riesgo de un estallido social ocasionado por el virus. De madrugada, con el miedo del contagio y de cometer un error, rompemos ese candado que había sostenido la estabilidad macroeconómica durante 25 años y permitimos que el Banguat le preste al Gobierno (pusimos la maquinita a trabajar).  Vivimos maratónicas sesiones plenarias en donde casi se podía ver el aire “verde” por el virus. Esto hizo que la ansiedad y el miedo a contagiar a mis seres queridos me llevaran a realizar una continua y dolorosa colección de hisopados, todos negativos. Veía sus efectos, pero no los sentía.

Cuando la economía debió arrancar porque nos salvaríamos del bicho, pero moriríamos de hambre, estuve cerca del virus al lado de contagiados y aun así seguíamos sin conocernos. Pero aún sin saber cómo, el bicho entró a mi casa y se presentó de un solo golpe con toda mi familia. Se acabaron las especulaciones de las molestias y nos tocó combatirlo con el arsenal médico que los guatemaltecos tenemos al alcance. TODAS las medicinas que recetan puedo dar fe que sirven y hay que tomarlas. El cansancio es real, el malestar no es inventado y el cuidado es obligatorio. Gracias a Dios nos dio leve y hemos salido del virus, pero falta mucho para olvidarlo. Durante un año le escapamos con medidas de precaución que sirven y ayudan, pero cuando conozca al COVID-19 por favor no le de mucho tiempo y atáquelo con toda la fuerza que hemos ganado con la experiencia de un año de lucha médica.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Suplementos
Teleperformance, liderando con innovación en cada interacción
noticia Jorge Mario Rodríguez
El poder oligárquico en la Corte de Constitucionalidad

A la memoria de mi hermano, René Antonio Rodríguez Martínez.

noticia Redacción / elPeriódico
Giammattei asiste a boda de diputado de UCN

El Presidente es cercano a integrantes del partido de Mario Estrada, condenado por narcotráfico.



Más en esta sección

Barcelona remonta y es finalista

otras-noticias

Mobility ADO busca ser pionero en el transporte colectivo autónomo y eléctrico

otras-noticias

Nueva ley de adopciones en medio de escándalo abusos en albergues de Panamá

otras-noticias

Publicidad