[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

En memoria de Dianna Ortiz

opinion

Ortiz fue secuestrada el 2 de noviembre de 1989.

El viernes pasado falleció Dianna Ortiz, monja ursulina, quien luchó arduamente para exigir justicia y verdad por las violaciones a sus derechos humanos cometidas por las fuerzas de seguridad de Guatemala y para evidenciar el involucramiento del gobierno de Estados Unidos en la violencia.  

Ortiz fue secuestrada el 2 de noviembre de 1989 mientras se encontraba en un retiro religioso en La Antigua Guatemala. Previo a su secuestro, Ortiz fue amenazada mientras trabajaba en San Miguel Acatán, Huehuetenango y en la Ciudad de Guatemala, cuando un hombre se le acercó y le exigió que abandonara el país. Esta persona fue la misma que Ortiz identificó como uno de los dos secuestradores que la sacaron de La Antigua. Según el testimonio de Ortiz, estos hombres la llevaron a una patrulla de Policía y la trasladaron a un centro de tortura, que ella posteriormente identificó como la Escuela Politécnica. Dianna fue interrogada, quemada con cigarros y abusada sexualmente. Como parte de su desgarrador testimonio Ortiz dijo que en un momento de su cautiverio fue introducida en un espacio lleno de cadáveres y que fue obligada a usar un machete contra otra mujer detenida.  La tortura y las violaciones continuaron hasta que una persona, a quien los torturadores identificaron como “Alejandro”, con acento estadounidense, entró y les reprochó que torturaran a una ciudadana estadounidense. 

En su momento, el caso recibió poca atención fuera de círculos de solidaridad y derechos humanos. El entonces jefe del Estado Mayor de la Defensa, Héctor Alejandro Gramajo, acusó a Ortiz de haberse escapado del retiro para irse con su amante. Esto, a pesar de que, un médico documentó que Ortiz tenía más de 111 quemaduras en el cuerpo. El Ministro de Gobernación de la época la acusó de haberse autosecuestrado y dijo que “no entendía por qué todos estaban haciendo un revuelo por su caso.” El presidente Vinicio Cerezo prometió crear una comisión para investigar el caso, pero nunca cumplió. Por su lado, la embajada estadounidense acusó a Ortiz de obstruir la investigación del caso, luego que su abogado solicitara fotografías del personal de la embajada en Guatemala para que Ortiz identificara a “Alejandro”. El entonces embajador, Thomas Stroock, llegó a decir que: “insinuar que el personal estadounidense en Guatemala estuviese involucrado era insultante, absurdo y ridículo”. Años después Stroock volvió a minimizar el testimonio de Ortiz diciendo que “una cosa era estar traumatizado y otra no querer hablar con la Policía.”  

Ante su partida, la historia de Dianna Ortiz se torna en referencia de las violaciones estatales, pero también en ejemplo de no claudicar. Que en su camino continúen alumbrando las luchas por justicia y verdad en Guatemala.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Ideas para crear un cuarto compartido para niños
noticia Luis Figueroa
Max Demian y Adam Smith

¿Valoramos lo que decimos desear?

noticia AFP
Clases escolares continuarán de forma virtual en El Salvador por la pandemia

El Ministerio de Educación tenía previsto que el año lectivo comenzara en sus 5.200 escuelas con la presencia de alumnos en aulas, a más tardar, en la segunda semana de febrero.



Más en esta sección

Organizaciones plantean amparo por integración “ilegal” de Junta Directiva del Congreso

otras-noticias

Movimiento La Cosecha impulsa el turismo sostenible alrededor del café

otras-noticias

Congreso sesiona para elegir a magistrados de la CC

otras-noticias

Publicidad