[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

No es solo culpa de la naturaleza

opinion

De la catástrofe texana se deben tomar varias lecciones.

El estado norteamericano de Texas, segundo en población (30 millones), segundo en superficie (700 mil km2) y segundo en Producto Estatal Bruto (PEB) con US$2 billones sufrió esta semana una verdadera catástrofe iniciada por una extraordinaria tormenta invernal, pero en realidad provocada más que nada por la imprevisión y las malas decisiones humanas.

La tormenta, una que se presenta cada medio siglo cubrió la totalidad del estado con temperaturas bajo cero durante una larguísima semana. Millones de habitantes aumentaron el uso de la electricidad para calentar sus hogares y fuentes de trabajo. Al mismo tiempo, parte de la infraestructura de energía del estado quedó inhabilitada por la nieve y el hielo. Tales hechos provocaron rápidamente el colapso del sistema eléctrico texano. Sin embargo, eso no tuvo que suceder. 

El desastre vivido es el resultado previsible de decisiones específicas de la legislatura y el Gobierno tomadas durante las dos últimas décadas.  Las autoridades de Texas han estado experimentando políticas públicas basadas en visiones ideológicas extremas contrarias a la intervención y regulación gubernamental. Asimismo, los gobiernos recientes de Texas también han perseguido un ideal de autarquía energética, de tal manera que el 90 por ciento del sistema de energía texano no está interconectado con las redes eléctricas regionales y nacionales del país. Aún más, tampoco se tomaron a tiempo las precauciones para proteger de las bajas temperaturas los ductos de gas natural, los generadores eólicos y las termoeléctricas. El colapso del sistema eléctrico indujo de inmediato la caída de los sistemas de distribución y tratamiento del agua para millones de habitantes. La comunicación telefónica y de Internet se suspendió por días en muchas partes. Los almacenes de comida se vaciaron en unas cuantas horas y los inventarios de artículos de primera necesidad se agotaron. El sistema de distribución de mercancías se paralizó. Las gasolinas y el combustible diésel para los automotores se escasearon y las carreteras congeladas se tornaron en verdaderas trampas. Un verdadero desastre humano y económico cuyo costo real está todavía sin contabilizar.

De la catástrofe texana se deben tomar varias lecciones. Primero, es evidente la necesidad de contar con sistemas públicos robustos y redundantes que puedan enfrentar situaciones de riesgo previsibles. Segundo, si bien la independencia es conveniente, la búsqueda de la autarquía no es solo un ideal imposible sino peligroso. Tercero, es importante mantener una diversidad en las fuentes y los suministros de recursos necesarios. Cuarto, la ausencia de inventarios y la dependencia de los suministros en el momento puede ser fatal. Quinto, en situaciones extremas, la dificultad de iniciar y ejercer la acción colectiva requiere de instancias públicas de gobierno fuerte, eficaz y eficiente. Texas es el ejemplo de una sociedad rica y diversa con una economía fuerte, pero con un gobierno débil e incapaz que se encontró totalmente impreparada para enfrentar un fenómeno natural poco frecuente pero previsiblemente más probable en el futuro por el cambio climático. Quizás la lección política más importante que la tormenta invernal en Texas puede generar para el futuro es que las instituciones de Gobierno y regulación deben ser pragmáticas, actuar de acuerdo con las circunstancias cambiantes del ambiente y nunca estar encadenadas a ningún tipo de dogma o “seudociencia”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Este oso pardo se sube a un árbol de 18 metros motivado por un nido de pájaro

La escena resultó de lo más curiosa y llamativa para los espectadores.

noticia AFP
Pelosi dice que Congreso tomará “medidas” si Trump no renuncia voluntariamente

La jefa de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, dice que habló con jefe militar sobre formas de evitar que Trump use códigos nucleares.

noticia Redacción Suplementos
Torre BAC presenta Agencia Insignia la más grande de Centroamérica


Más en esta sección

Exigen a Zuckerberg suprimir la versión infantil de Instagram

otras-noticias

Bad Bunny y Karol G ganan en los Premios Latin AMAs de la música en Miami

otras-noticias

Diego Boneta revive las sombras del Sol de México en “Luis Miguel, la serie”

otras-noticias

Publicidad