[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Un adefesio para el bicentenario

opinion

El corazón del Centro Histórico no es “tabula rasa”.

Con ocasión de la celebración del bicentenario de la Independencia, ‘Tu Muni’ está construyendo un adefesio en el parque Centenario, que desintegrará el área.

Aquel espacio es el corazón del Centro Histórico de la urbe y cuenta con joyas y símbolos del patrimonio arquitectónico urbano. ¿Qué necesidad, hay, de clavarle una construcción ajena y fuera de contexto en medio?  El monumento en cuestión no solo mal integra el espacio, como lo hizo la plaza que sustituyó al parque tradicional; sino que desintegra el área al separar la concha acústica -casi con violencia visual y de texturas- de los edificios históricos que están a los costados de la Plaza de la Constitución. 

La necesidad cognitiva de integración es de importancia para los seres humanos, no solo al nivel filosófico de la epistemología y la metafísica; sino al nivel filosófico de la ética y de la estética.  ¡E incluso para el nivel más pedestre! Ya que la arquitectura es un arte, y el arte tiene que ver con el sentido de vida del artista y con el del que aprecia la obra, la falta de armonía de las partes con el todo y del todo con las partes -que creará el mamarracho en cuestión- crea una desintegración grotesca no solo entre el parque Centenario y la Plaza de la Constitución; sino en el carácter de la experiencia urbana y en el de la efeméride 

Si la urbe es la arquitectura de la ciudad, y la ciudad es una forma particular de asociación, ¿qué bien le hace a la urbe y a la ciudad la multiplicación -desde el poder político- de monumentos y edificaciones desintegradas y desintegradoras? El corazón del Centro Histórico no es “tabula rasa” y tiene una dignidad que los políticos y los arquitectos orgánicos deberían respetar.  No es el lugar para librar una “guerra” de estilos.

No se trata de que la urbe no evolucione; sino de que -desde el poder político- no se plante “un lunar con pelos” en un espacio con carácter e historia propios, solo porque así se le antoja a una elite que tiene el poder para hacerlo. 

Todavía es tiempo de detener la agresión que está sufriendo aquel espacio; y evitar la agresión que sufrirá la ciudad.  ¿Ya sigues twitter.com/luisficarpediem

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luis Fernando Andrade Falla
Nuestra ave símbolo

¿Qué podemos esperar como ciudadanos para la celebración del bicentenario de la Independencia nacional, cuando nuestra democracia está camino a su extinción?

noticia
5 Minutos
noticia Editorial
Día Internacional de los Defectos de Nacimiento


Más en esta sección

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

La Rebelión de Abril enterró la sucesión dinástica de Rosario Murillo

otras-noticias

Ministra de Salud da positivo a COVID-19

otras-noticias

Publicidad