[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Todo sobre la futura CICIG Regional (I)

opinion

EE. UU.: “Necesitamos acción ahora”.

   Ante lo que consideran contumacia de los gobiernos y las elites de combatir la corrupción en alza, con causa de migración irregular, el gobierno de los Estados Unidos decidió crear un ente regional contra la corrupción para los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador). La Comisión es ya ahora un ‘fait accompli’. ¿De qué se trata? Veamos la información disponible.

      Los antecedentes son claros. Cerca del 20 por ciento de la población del país ha emigrado a los Estados Unidos. Los métodos utilizados hasta ahora por el Gobierno estadounidense no han contenido para nada a poblaciones de indigentes que, movidas por el hambre, se exponen a los mayores peligros, porque migrar se ha convertido para ellos en un asunto de vida o muerte. Como la migración sigue en alza también lo es el envío de remesas. Tres semanas de remesas familiares representan un monto semejante a todas las exportaciones de café guatemalteco de un año. 

    Según experiencias de otros países, la migración ilegal no se detendrá mientras no se duplique el PIB per cápita en el Triángulo Norte, siempre que ese aumento beneficie también sustancialmente a los más pobres. Solo se puede detener la migración creando riqueza accesible a todos. Es un asunto de estadísticas y matemáticas, no de ideología. Estados Unidos desea ahora combatir la migración legal en sus causas (aquí en nuestros países) no solo en sus efectos (en la frontera estadounidense), para lo cual consideran necesario darle un batida a la corrupción, que genera pobreza y frena considerablemente el desarrollo, en perjuicio de los más pobres, que son quienes desean migrar.

     Hago un alto en el camino para dejar para el final la parte de cómo duplicar ese PIB per cápita. Primero expondré lo que piensa el Gobierno estadounidense sobre la Comisión Regional contra la Impunidad. Según la exposición de Juan Sebastián González, asistente especial del presidente Biden y director de Asuntos Hemisféricos para la región en el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos: “Volver a comisiones nacionales es algo que toma mucho tiempo y necesitamos acción ahora”. Observo con detenimiento la frase: “Necesitamos acción ahora”. Efectivamente, comisiones nacionales, como la extinta CICIG en Guatemala, no serían aprobadas por congresos dominados por la corrupción, porque sería tonto pensar que diputados corruptos le den luz verde a entes que, tarde o temprano, los encarcelarán. Es más fácil, pues, para Estados Unidos crear un ente investigador regional con una sede extrarregional.

    González también dijo: “En esta Comisión Regional buscaríamos la forma en la que nuestros fiscales, nuestros oficiales del Departamento del Tesoro trabajen de cerca para intercambiar información, ayudar a formar casos y procesar a individuos involucrados en crímenes.” Los fiscales, pues, serán estadounidenses. No está claro si podrían ser de otros países. Para Estados Unidos el asunto es que todos paguen correctamente sus impuestos y que estos no sean saqueados como ahora. Esto creará desarrollo y ayudará a detener la migración ilegal. Como la sede de la Comisión será extrarregional, podrá investigar la corrupción sin ningún límite y con todas las capacidades disponibles (incluida la información recabada por las embajadas, la CIA y la DEA, que es bastante mayor de lo que tú te imaginas), que seguramente será puesta a disposición de las fiscalías de los tres países, para llevar a juicio a los corruptos. Por ser extraterritorial, esta comisión podrá investigar a diputados, funcionarios, jueces y magistrados que gozan de antejuicio. El enjuiciamiento de las personas se realizará de acuerdo a la legislación de cada Estado. Mientras mantengan sus cargos, el antejuicio seguirá protegiendo a los corruptos, pero entre tanto sus nombres figurarán en listas públicas de indeseables, ya en proceso de elaboración.

    En Guatemala la corrupción es más grande que el volcán de Agua. Se estima que el 24 por ciento de las plazas del Estado son fantasmas. Según el Banco Mundial, el 25 por ciento del Presupuesto de gastos del Estado es opaco, un eufemismo para decir que se pierde en corrupción. Así, un cuarto del presupuesto en vez de destinarse a salud, educación, lucha contra la desnutrición e infraestructura, va a los bolsillos de los ladrones. Los pobres son los más perjudicados con ello. Pero la corrupción e impunidad no solo ocurre en el Gobierno y su ámbito de negocios. Se estima que el tráfico de drogas y el lavado de dinero representan un 12 por ciento del PIB. Los narcos dominan rutas de droga y territorios. Hay narcoganadería, narcoalcaldes, narcocorridos, narcodiputados, narcopistas de aterrizaje, narconegocios, narcoviolencia, y, sobre todo en el departamento de San Marcos, hasta narcoingesias cristianas. Estos grandísimos bolsones de corrupción contribuyen a que el Estado de derecho sea débil y que el país sea poco atractivo a la inversión extranjera, que de venir en forma masiva crearía cientos de miles de empleos permanentes frenando la necesidad de migrar. El excandidato presidencial Manuel Baldizón, que guarda prisión en Estados Unidos, con detalles reveló cómo la integración de la actual Corte Suprema de Justicia y de las Cortes de Apelaciones fue producto de un acuerdo secreto de los partidos PP y Lider para mantener la corrupción e impunidad. ¡Otro tanto intenta ahora repetir la alianza oficialista! Emisarios del Gobierno estadounidense han dicho personalmente a los diputados que no osen hacerlo. ¿Invertirían empresarios extranjeros en un país con cortes mafiosas? El caso de Honduras es también grave porque el mismo Presidente ha sido denunciado de colaborar con el narcotráfico. Seguramente cuando deje el cargo será extraditado.

     La semana pasada tres empresas de capital mexicano denunciaron que propiedades suyas fueron invadidas en Ayutla, sin que las autoridades guatemaltecas hicieran algo al respecto. Se trata de grandes consorcios como Cemex, Duwest y Zeta Gas. ¿Atraen estas invasiones las inversiones extranjeras? El presidente de la Cámara de Comercio e Industria Guatemalteco-Mexicana, Arturo Soto, expresó que esas invasiones “ponen en riesgo los acuerdos de promoción en la zona fronteriza, como el futuro punto de interconexión ferroviario entre Guatemala y México”. El 12.1 por ciento de la inversión extranjera en Guatemala proviene de México. Continuará. 

  gasturiasm@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Álvaro Castellanos Howell
Una famosa frase, pero al revés

 ‘“Nunca tan pocos, debieron tanto a tantos” (¿y cumplieron los abogados?)’

noticia Europa Press
Fan de McDonald’s transforma su casa en un santuario de comida rápida

Una fanática de McDonald’s decidió transformar su casa en un santuario de la cadena de comida rápida, con un enorme cartel de arcos dorados y una vidriera de Ronald McDonald.

noticia AFP
Pompeo: la protesta violenta es intolerable tanto en casa como en el extranjero


Más en esta sección

Vacuna COVID-19 y transmisión del virus: ¿Qué es lo que se sabe?

otras-noticias

Así suena la “sinfonía” del espacio

otras-noticias

PMT desvía tránsito por manifestación en la calle Martí

otras-noticias

Publicidad