[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

“Progresismo” y “Moderación”

opinion

La receta política “correcta” para vivir bien en este “nuevo mundo feliz”.

El “progresismo” y la “moderación” como alternativa a los “extremismos”, es el combo político que el ‘establishment’ ha relanzado como solución a los problemas del mundo. El “progresismo” sigue siendo la creencia en que los países “en vías de desarrollo” llegarán, por el camino que les traza el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (es decir, el camino de la deuda impagable), a alcanzar el modelo “desarrollado” de Occidente. Y la “moderación” continúa siendo la fe en que, acatando el elitista formalismo de la “democracia” occidental ―que excluye de sus derechos y deberes a las pobrerías explotadas― se puede alcanzar el tan ansiado “desarrollo”. Según esta rancia lógica, los “extremismos” incluyen todas las ideas y acciones políticas que brotan del campo popular y buscan el control del Estado.

En el plano de la ideología, el “progresismo” y la “moderación” se expresan en las teorías posmodernas que desplazaron el eje de la lucha de clases hacia el culturalismo como centro epistemológico desde el cual abordar los problemas de la sociedad. En el ámbito de las ciencias sociales esto se intensificó ―por obra del financiamiento de la Fundación Gulbenkian― a partir del volumen ‘Abrir las ciencias sociales’ (Immanuel Wallerstein, Coord. México: Siglo XXI Editores, 1996). Gracias a este viraje y a esta “apertura” científico-social, las agencias internacionales de cooperación que se dedican a “ayudar” a los países “en vías de desarrollo”, adaptaron las teorías posmodernas a su agenda globalizadora y mediante ellas mantienen a las sociedades civiles y a las organizaciones populares de los países víctimas de su “ayuda”, en permanente pugna culturalista por cuestiones étnicas, sexuales, raciales… y de financiamientos. El “problema de la pobreza” lo insertan estas agencias en un dualismo en que los países ricos deben salvar a los pobres de su situación mediante proyectos políticos “progresistas” y “moderados” cambiando no su condición de clase, sino su cultura y su visión del mundo, para lo cual resultan útiles las masivas religiosidades fundamentalistas, tanto las que ofrecen dicha en la “otra vida”, como las que exigen ―diezmo previo― la bonanza en el reino de este mundo. Lo que antes era la izquierda de clase fue también deglutida por el “progresismo”, la “moderación” y el “culturalismo”, y por eso ya es solo un conjunto de bien financiados grupos políticamente correctos de “indignados” que no cuestionan el sistema, sino solo ciertas formas “incorrectas” de actuar de “algunos individuos” de la elite que maneja ese sistema.

Esta domesticación de la rebeldía y del disenso fluye a torrentes por las venas de los medios audiovisuales y la intercomunicación digital, en las cuales miramos a diario súbitas hemorragias de sentimentalismo, buenismo y resignación políticamente correcta ―“progresista” y “moderada”― en contra de los “extremismos” que osen decir lo que aquí se dice y se atrevan a proponer un proyecto político de clase, basado en las reivindicaciones económicas de los pueblos que nos conforman como países. También fluye a torrentes los financiamientos para animar el contrainsurgente “cambio cultural positivo” mediante la división culturalista de la sociedad civil y del campo popular.

Así es como el ‘establishment’ desconectó al sujeto del cambio y fundó este “nuevo mundo feliz” ―“progresista” y “moderado”― en el que tan entretenidos la pasamos “luchando” sin cuartel y a muerte ―desde casita― con los celulares en la mano.

www.mariorobertomorales.info

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia In On Capital
EE. UU. con perspectivas laborales a la baja
noticia AFP
Árbitro pide perdón por el error cometido en el gol de Portugal

Objeto de una gran polémica tras no haber concedido un gol de Cristiano Ronaldo el sábado en el partido de clasificación mundialista  Serbia-Portugal (2-2), el árbitro holandés Danny Makkelie confirmó que pidió perdón por su error, según declaraciones al diario deportivo A Bola este lunes.

 

noticia Juan Carlos Méndez
De los Metarrelatos a las Criptomonedas

Interesantes tiempos nos toca vivir.



Más en esta sección

El “Dream Team” en tiempos de abundancia

otras-noticias

Hans Küng, “el incómodo”

otras-noticias

La boca del infierno

otras-noticias

Publicidad