[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Pena de muerte?

opinion

“No educa ni sustituye”.

Sin duda alguna, este es un tema complejo y difícil de abordar. Todas las tragedias que se viven a diario en este territorio son tan crueles que muchas veces preferimos optar por lo más simple, lo que alivia la ira. Sin embargo, un Estado se construye con la razón y no solo desde el dolor.

De nuevo la pena de muerte en la palestra; de nuevo falsas soluciones sin entender la cepa del problema. La semana pasada, el mismo Presidente la menciona como salida a los deleznables, atroces, impensables hechos de violencia. Cuando lo que necesita una población lastimada son soluciones de fondo y transformación estructural. ¿Cómo garantizar una vida segura para la niñez y la juventud? ¿Para las mujeres? ¿Para todos? ¡Aló voluntad política!

La pena de muerte está en sus estertores. Está pasando a la historia porque los países civilizados tienen como credo invertir seriamente en una pacífica convivencia. La prosperidad destina grandes esfuerzos en fomentar el diálogo entre ciudadanos y dedicarse a la prevención. En educar a la niñez, a los jóvenes para que crezcan como seres humanos íntegros y dignos (aló “educación”). Desaprender para volver a aprender una nueva cultura sin todo tipo de violencia. En el planeta, el verbo “matar” hoy es sustituido por el verbo “prevenir”, “construir”, “formar”. Fortalecer el sistema de protección y fortalecer aquellas instituciones dedicadas a ello. Pero acá no cuentan con los recursos, ni con la fuerza política, ni con la capacidad para actuar seriamente.

La pena de muerte es un camino demasiado ingenuo para escapar de la violencia que padecemos; una disculpa para no afrontar sus causas reales. Una máscara de supuesto “orden” y “castigo” que no hace más que ocultar incapacidades. Pero hay quienes insisten… 

La pena de muerte es signo de atraso, y no hay pruebas científicas válidas que respalden que tiene poder disuasorio sobre la delincuencia. No es solución. Simplemente desvía las posibilidades de proporcionar acciones efectivas como son las políticas sociales de inclusión. Más seguridad ciudadana (policías, controles); más seguridad jurídica (juicios eficientes y justos, mejor sistema penitenciario) y, sobre todo, seguridad humana que garantice a todas las personas una vida digna. ¿Cortina de humo? Toda ejecución es un acto brutal que deshumaniza a quienes la realizan y disminuye el valor que la sociedad atribuye a la vida humana. Un Estado democrático no puede, no debe recostarse en ella. Además, injusticias se han cometido al aplicarla equivocadamente. 

No nos engañemos, el problema es más serio: la violencia se recuesta, en parte, en causas estructurales como la exclusión, la marginalidad, el racismo y la discriminación. Y esta es una sociedad excluyente, un Estado deshumanizado.

La pena capital no educa ni sustituye, sino nos hace más violentos. Basta de aceptar soluciones retóricas a un problema tan serio como lo es esta cultura de barbarie. Tan bestial. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
EEUU quiere campaña de refuerzo de la vacuna desde mediados de septiembre
noticia Europa Press
Este hombre acepta el desafío de comer 22 mil calorías en galletas

El hombre engulló un total de 400 galletas en menos de 40 minutos y se grabó mientras lo hacía.

noticia Redacción Deportes
Bini: «Los clásicos son especiales»

El técnico de Municipal, Sebastian Bini, no desprecia el empate 1-1 frente a Antigua: “Sumamos previo a un juego tan importante como el clásico, que es un juego especial», dijo.

 

 

 



Más en esta sección

Vinculan rubíes de más de dos mil años a la vida temprana

otras-noticias

Misión Lucy tiene problemas con el despliegue de un panel solar

otras-noticias

Siete beneficios para tu salud que puedes obtener al consumir yogurt

otras-noticias

Publicidad