[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Pactos mafiosos rigen el destino del país

opinion

La ciudadanía y la comunidad internacional perciben un país tomado y controlado por mafias.

Guatemala quedó anclada en un pantano donde cualquier movimiento para salir del mismo, hunde a quien lo intente. Por eso para muchos ha sido más fácil quedarse inmóvil y sumergirse en el fango.

No hubo reforma constitucional al sector justicia, pese a estar sobrediagnosticado desde hace años su obsolescencia y haberse impulsado intentos que resultaron fallidos ante el boicot de las élites que prefieren levantar campañas para asustar con el petate del muerto y dejar las cosas como están, es decir acomodadas a sus intereses.

Las élites de poder están más contentas con políticos corruptos que tienen precio y no molestan con ideas reformistas y de cambio. Ese tipo de político es predecible y dócil y cumple la función de introducir cambios para que nada cambie.

Las élites como los políticos corruptos elevaron sus pactos pro ‘status quo’ al nivel de acuerdos nacionales, reduciendo la política a un gran casino donde manda el que más gasta y mejor paga por los servicios prestados en la función pública.

Ahora están en el intento, vuelto obsesión de controlar la designación de magistrados a las más altas cortes. No quieren saber de reformas ni elevar el desempeño de la función judicial, solo quieren asegurar operadores dóciles que sean garantes de impunidad.

En los tres poderes del Estado hay un acuerdo tácito de solapar la corrupción uno por la del otro. La teórica independencia de poderes solo funciona para que cada quien robe sin que el otro lo moleste. Cada cual con su corrupción y cada quien con su tajada de impunidad.

Las élites económicas no ven, no oyen y no dicen, no por sabiduría, sino porque son parte interesada de la agenda que se promueve desde los poderes públicos corrompidos.

Guatemala en un país con un gran potencial de desarrollo, pero hundida en ese pantano jamás saldrá adelante. El cambio debe comenzar por reconocer la profundidad del nivel de descomposición de la política y las instituciones del Estado. 

Solo así, el país puede aspirar a detener su constante deterioro expresado en la mayoría de indicadores donde puntea en los últimas posiciones. 

La agenda de Giammatei es un refrito de la de sus antecesores, Otto Pérez Molina, Jimmy Morales, Colom y un largo etcétera. No hay mucho que escarbar para descubrir que son los mismos operadores políticos al frente de la mayoría de instituciones. Presidentes gritones para regañar periodistas independientes y líderes comunitarios pero dóciles y complacientes con sus aliados pro corrupción.

La ciudadanía y la comunidad internacional perciben un país tomado y controlado por mafias. Difícil que inversores y planes regionales de desarrollo puedan prosperar si el liderazgo del país sigue comprometido con mantener pactos que facilitan a las mafias tomar las riendas del país.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
MP incauta avión privado del expresidente panameño, Ricardo Martinelli
noticia AFP
Estamos a punto de ver más colaboraciones en vivo en Instagram

Instagram busca aumentar su espacio en las transmisiónes en vivo.

noticia AFP
Médicos sin Fronteras reanuda labores en zona de pandillas en El Salvador


Más en esta sección

MP solicita una segunda orden de captura en contra de Mynor Moto

otras-noticias

Lasso anuncia “un verdadero cambio” para Ecuador tras era correísta

otras-noticias

EE.UU. dice que México, Guatemala y Honduras acordaron reforzar seguridad fronteriza

otras-noticias

Publicidad