[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Dos siglos de Estado excluyente

opinion

Lo ancho pa´ellos…

Con gris y burocrática algarabía, pesimismo político, rechazo generalizado al poder político, exhaustos de una élite económica voraz y agobiados por una pandemia “venida de la China”, nos aprestamos a celebrar, nuestros “primeros” doscientos añitos. En realidad, una mutación en la patria del criollo.  La dirección de las festividades corresponde a una burocracia, que entiende por celebración: saludo militar, cañonazos e inclinación de la cerviz, además -claro está- de “chupacoas” en palacio y embajadas.  Al margen de las oficiosas celebraciones y algún ridículo brindis en casa de los Irigoyen, no habrá más.  La alegría popular no tiene motivos. A quien en sano juicio se le ocurriría celebrar: recurrentes dictaduras, expolio de pueblos indígenas, miseria y pobreza de los hijos del pueblo. Un recuento de adversidades y andrajosa democracia.

La clave está, en que, como todo instante cronológico, es este, un buen momento para reflexionar y actuar: este no es un Estado que pueblo alguno quisiera para sí. Enclenque e injusto. Nunca se ha preocupado por legitimarse ante su población. Al contrario. Optó por reducirla, secuestrarle derechos, someterla. Usurparle riquezas y en el hoy y décadas recientes: adueñarse de los fondos comunes. Pervertir las instituciones. En síntesis, perfeccionar la mascarada democrática. A tal punto llega la ignominia, que intencionalmente se provoca la desnutrición de la niñez y se expulsa a la juventud; animándole a enviar remesas dinerarias. Para apropiárselas. Ese Estado patético, es el que debemos enjuiciar en el Bicentenario. Aunar fuerzas y transformarlo. Sin haberlo pedido, nos tocó generacionalmente. Estamos aquí y ahora, así que, con las mangas arremangadas, nos corresponde, sanear y democratizar este Estado mal formado, de manera tal que la ciudadanía del dos mil cincuenta encuentre una estructura político-institucional: democrática, justa y solidaria. Para que aquello suceda, no se trata de heroicidades, no, son acciones sencillas, consecuentes y contundentes: pelear por cortes de Justicia probas, Ley Electoral decente y democrática, campesinos sujetos del desarrollo rural, empleo decente. Aquello requiere condiciones básicas: agenda unívoca, organización, fuerza social y política. Un frente amplio por la democracia. Ese será nuestro legado. 

Iniciar el bicentenario de la transformación: fin de gobiernos corruptos y excluyentes, no más élites privilegiadas, atávicas y con derecho de veto. Ciudadanía plurinacional y directiva, capaz de erradicar servidumbre y racismo. Con pueblos que posean tierra para el alimento, bosques, agua limpia, educación y salud. Con propio idioma y cosmovisión. Rehacernos desde la inclusión, justicia y democracia. No es quimera. Fin de doscientos años de fracaso: siete millones de pobres. Empieza el bicentenario de los pueblos.  

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia IN ON CAPITAL
Cinco claves que movieron los mercados en el planeta

Las Bolsas están en positivo después de las declaraciones de la Fed.

noticia AFP
Ganadores del Oso de Oro integrarán jurado de la Berlinale

Seis ganadores del Oso de Oro serán quienes decidan a los ganadores de la Berlinale, que se celebrará en marzo, de manera digital.

noticia
Comienza ceremonia de nominaciones a los Globos de Oro


Más en esta sección

Exigen a Zuckerberg suprimir la versión infantil de Instagram

otras-noticias

Bad Bunny y Karol G ganan en los Premios Latin AMAs de la música en Miami

otras-noticias

Diego Boneta revive las sombras del Sol de México en “Luis Miguel, la serie”

otras-noticias

Publicidad