[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

A medio Camino

opinion

Relato de los hechos.

El año pasado el país experimentó una crisis anunciada por los analistas en materia económica, al presentar el Minfin un presupuesto irresponsable, que el Congreso de la República se encargó en transformarlo en una herramienta de despilfarro ineficaz e impresentable, que derivó en una crisis política, donde las protestas no se hicieron esperar, llenando la plaza (que el Partido Patriota se tardó en llenar en 40 meses de desmanes de corrupción). Todo, como resultado de un Presupuesto desgarradoramente desbalanceado y oscuro: el Presupuesto 2021.

El abominable Presupuesto fue aprobado por la Junta Monetaria, en un acto vergonzoso, donde solamente  los representantes del sector privado se opusieron, mientras los vigilantes de la política económica del país, se durmieron en un profundo sueño de servilismo, sin precedentes.

El ejecutivo, en aras de la recuperación de la gobernanza, dió un paso atrás, dejando en vigencia el Presupuesto 2020, que cuenta con un mayor déficit fiscal y por lo tanto de endeudamiento; que si se llegase a ejecutar, aumentaría 40 por ciento la deuda del país, aproximadamente, en un lapso dos años; encaminando a Guatemala, a sufrir una futura crisis política, económica, financiera y social como la que enfrentan Costa Rica y El Salvador.

En aras de  recuperar la gobernanza, el Presidente ha anunciado que no va a gastar más allá de 94 mil millones, y que solamente va a endeudar al país este año con 22 mil millones de quetzales, que  promete no contratar más deuda, que la que ya contrataron.

¿Qué está pasando? El ejecutivo, después de ver la plaza llena y el malestar unánime, busca las formas de retractarse “lo más posible” al menor costo. Ir al Congreso resultaría muy “caro”, ya que los diputados con gran voracidad están al acecho, en busca de asaltar al país, sobre todo la bancada oficial. La voracidad de los  padres  de la  patria, así como un empoderamiento perverso, ha hecho temer a todos, hasta al poder Ejecutivo, y en la búsqueda de  balancear el ejercicio de poder, se toma la acción de no requerir más de sus “servicios” para aprobar un Presupuesto 2021 ajustado, una jugada que le aporta parte de la gobernanza perdida durante el año 2020 al poder ejecutivo; una jugada política que se  podría calificar de audaz políticamente, aunque insuficiente desde la perspectiva macroeconómica. Ello ha hecho sentir fortalecido a un Presidente que literalmente se encontraba de espaldas  planas en diciembre. El Presidente ha aprendido que hacer política dentro de algunos parámetros técnicos, es políticamente  correcto, en el corto y mediano plazo que le queda de gobernanza; por tanto, si demostrara voluntad “extra” de reducir un poco más el Presupuesto, le abonaría a su estrategia de recuperación de gobernanza.

La reducción  del Presupuesto se ha percibido, como una medida en el camino correcto, sin embargo insuficiente; sin tomar en cuenta que solamente queda creer en un Presidente desgastado, no solo por el Presupuesto 2021, sino por la inoperancia y opacidad demostrada en el primer año de gobierno; adornada por discursos desafiantes y contradictorios, afectados por los sube y baja de un Presidente animoso.

A este desgaste viene como cereza al pastel, las declaraciones de un apocado ministro de Finanzas, que parece considerar, el ser partícipe del presupuesto financiero del país, ser un súper ministro, tal cual como que el ministro de Educación se considere súper ministro por hacerse cargo de la educación primaria pública o la ministra de Salud, ser súper ministra por administrar los hospitales del país. Tal vez es hora de marcar el fin de la cooptación de “Creo del Minfin”, ya por dos períodos presidenciales, ante la incapacidad de sus operadores y el daño que le han hecho al país durante ya 6 años, parece ser suficiente con este triste capítulo de la historia del país.

En este  escenario de incredulidad generalizada, es indispensable que el Presidente realice una reducción del déficit fiscal de al menos un 1.7 por ciento del PIB, para no  pasar a la historia como el Presidente que más ha endeudado al país en más de un siglo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Alexander Valdéz/elPeriódico
Guatemalteco denuncia retención irregular en Tapachula
noticia AFP
Oleada de violencia desnuda fragilidades del Estado mexicano frente al narco

Se estima que en México hay medio centenar de grupos de autodefensa.

noticia AFP
Varane: “Falta unanimidad”

Entre las selecciones participantes en la Eurocopa “no tenemos un impulso colectivo con un mensaje claro y fuerte por unanimidad”, declaró este miércoles el defensa francés Raphaël Varane para justificar que los ‘Bleus’ renunciaran a arrodillarse contra el racismo antes de chocar con Alemania.

 



Más en esta sección

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Erick Barrondo no pudo consumar otra hazaña

otras-noticias

Poesía guatemalteca: este es el nuevo libro de Carolina Escobar Sarti

otras-noticias

Publicidad