[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

De Alemania a Guatemala

opinion

Acotaciones históricas para reflexionar.

Este artículo relaciona el origen de la Corte de Constitucionalidad, a partir de la existencia del Tribunal de Control Constitucional (1964) inspirado en el Tribunal constitucional de Alemania, actualmente conocido como Tribunal Constitucional Federal de la República de Alemania.

Continuamente escuchamos que las pujas por controlar la CC, son de carácter político y en más de una oportunidad, ideológicas, consideraciones con las que concuerdo parcialmente por su integración con: “Un magistrado por el pleno de la Corte Suprema de Justicia; un magistrado por el pleno del Congreso de la República; un magistrado por el Presidente de la República en Consejo de Ministros; un magistrado por el Consejo Superior Universitario de la Universidad de San   Carlos de Guatemala; y un magistrado por la Asamblea del Colegio de Abogados” (art. 269, CPRG). 

Los dimes y diretes, los concienzudos análisis jurídicos y las supuestas conspiraciones entre nacionales y foráneos para controlar la próxima CC (2021-2026), nos han apartado del verdadero problema, el cual que subyace en su conformación. Reparable mediante una nueva Asamblea Nacional Constituyente.

Estimo que ninguno de los organismos estatales e instituciones que lo integran, debe tener representantes en una instancia cuya responsabilidad es mantener el orden constitucional, ya que su delegación, no es ajena a los intereses “políticos-ideológicos”, de quienes les designaron o eligieron; si no, ¿qué sentido tiene su presencia?

Gerhard Leibholz (1952), considera que en cada resolución del Tribunal Constitucional Alemán: “… se esconde una cuestión política susceptible de convertirse en un problema de Poder”. Sostiene, que “Es indiscutible que las cuestiones sometidas a la jurisdicción constitucional son de carácter político y que las decisiones del Tribunal Constitucional puedan tener, en ciertas circunstancias, extraordinarias e importantísimas consecuencias políticas y puedan alterar en una medida muy sensible el juego político de la Nación”. Además, comenta que: “…el juez Constitucional debe tener una comprensión más amplia y elaborada de la política y de las fuerzas sociales actuantes en ella que el juez ordinario”. 

Un buen ejemplo, es la actuación de la CC ante el serranazo (01-06-1993), cuando esta declaró ilegales las acciones temporales de Gobierno dictadas por el presidente Serrano, días antes. Para algunos, la resolución fue política, pero consolidó el Estado.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Cesar Flores Soler / Colaborador elPeriódico
Cierran balnearios y centros recreativos de Petén durante Semana Santa
noticia
Snyder comparte una imagen diferente de Wonder Woman
noticia Alexander Valdéz/elPeriódico
Número de fallecidos por el COVID-19 llega a más de 11 mil en Guatemala

El Ministerio de Salud actualizó su tablero de contagios.



Más en esta sección

Un hombre captura en vídeo cómo un pequeño remolino en el campo levanta heno y tierra

otras-noticias

La inflación anual subió ocho décimas en la eurozona en agosto, hasta el 3 %

otras-noticias

Convierte tus cuentas por cobrar en efectivo inmediato con Factoraje Banrural

otras-noticias

Publicidad