[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Cincuenta primaveras

opinion

“Llegó el día que el riesgo de seguir viviendo apretado como botón era más doloroso que el riesgo de florecer”. Annais Nin

Por mera coincidencia me toca escribir el día que alcanzo mis 50 años. Dado que solo los voy a cumplir una vez, abuso de la confianza de “elPeriódico” y de usted si decide seguir leyendo, para referirme a temas que considero actuales sobre todo después de un año 2020 en donde estar vivo, con salud y rodeado de la familia es un regalo que nadie puede rechazar. El cumpleañero que miro en el espejo si aparenta totalmente su edad y está potreado y tan viejo como se lo recuerdan sus hijos. Pero el del interior, el que está pegado a la conciencia, frecuentemente se siente joven, entusiasmado por los retos diarios y otros días se siente demasiado viejo para seguir luchando contra corriente. No puedo quejarme porque Dios me ha bendecido durante este medio siglo y no hay nada bueno o malo que cambiaría porque si no, no sería la persona que soy hoy. Por eso he aprendido que la vida sigue su paso inexorable y ninguno de nosotros sabemos cuándo daremos ese último suspiro que no es más que agarrar fuerzas para enfrentar a nuestro creador y rendir cuentas. 

Normalmente la gente dice que los 50 únicamente pueden generar dos reacciones: 1. Creer la estupidez de que se puede retroceder el tiempo e intentar vernos y actuar como alguien de 20, lo que es imposible; 2. Rendirnos y amargarnos por TODO aquello que sentimos que no pudimos hacer y que “antes muerto que verme como ‘fulanito’ creyéndose patojo” (el descrito anteriormente). Pero yo creo que existe una tercera opción, la del justo medio. No loquear pero tampoco no desmayar. Hasta ese último suspiro tenemos la posibilidad, inclusive la responsabilidad, de intentar la felicidad propia porque esa se le pega a nuestros más cercanos. No debemos buscar salvar a todo el mundo, salvemos aunque sea uno, no importa si es a nosotros mismos.

Me atreví a escribir sobre mi persona porque creo que el país a través de todos sus ciudadanos a veces nos sentimos juveniles y graciosos y otras veces amargados y viejos. Pero aunque nos falta mucho por hacer, no paramos a ver lo recorrido y reconocer que hemos alcanzado modestos pero reconfortantes cambios. Por ejemplo, el PIB de 1971 fue de Q1.892 millardos del año base cincuenta y ocho lo que logramos doblar en 10 años, pero luego tuvimos nuestra década perdida y no fue hasta después de la firma de la paz que volvimos a crecer. La Guatemala de hoy NO es para nada la que me vio nacer. Existen miles de problemas que no han cambiado nada, pero pese a mantenernos peleando y criticando unos a otros la totalidad de mi vida, los guatemaltecos hemos logrado salir adelante por puro mérito propio. Acá usar la palabra empresario es pensar en una veintena de gentes, pero la estadística no miente. La Guatemala de estos mis 50 años se ha superado y sobrevivido sobre el lomo y el sacrificio de millones de chapines empresarios y emprendedores, pequeños y medianos, que salen a la calle diariamente a trabajar por el bienestar de sus familias, luchando muchas veces contra el mismísimo Estado que no solo no lo ayuda sino le pone trabas. Por eso no se vale rendirnos a seguir creciendo a medias y creer que las cosas no pueden mejorar. Seguro que es más fácil vernos al espejo y resignarnos que el fulano de enfrente nunca va a cambiar y por lo tanto yo tampoco. Pero el ejemplo que nos debe hacer recapacitar es el de aquel que se opone al estatus quo y decide emigrar o poner un negocito para salir adelante. A ese espíritu emprendedor chapín debemos ponerle todo nuestro respaldo y atención. Debemos de luchar por el bien común a través de la defensa de la libertad, el derecho de propiedad y una justicia sin privilegios. No sé cuánto me toque gozar de los próximos 50 años, pero estoy seguro que los que nacen hoy lo hacen con una mejor esperanza de vida y que nos debemos preocupar que la aprovechen al máximo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia  Ferdy Montepeque elPeriódico
Cuatro guardias custodiaban vacunas robadas en el San Juan de Dios

Los agentes de seguridad continúan con sus labores en el hospital donde hace tres días fue robado un frasco con al menos diez dosis contra el coronavirus.

noticia Sputnik
Trump insta a la reconciliación tras violencia de sus partidarios en el Capitolio de EE.UU.

“En este momento se necesita sanar y reconciliarnos” dijo Trump en su discurso.

noticia AGENCIAS
Sputnik V en evaluación


Más en esta sección

Cordón: “Gracias Guatemala”

otras-noticias

Emotivo recibimiento para Kevin Cordón

otras-noticias

En imágenes | Así fue recibido Kevin Cordón a su vuelta de Tokio

otras-noticias

Publicidad