[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Blindar el presupuesto

opinion

Muy bien que se reduzca el techo. Muy mal que no lo apruebe el Congreso.

Resulta muy positivo que el Presidente Giammattei haya anunciado una readecuación del Presupuesto vigente, de manera que el techo de egresos no sea –por segundo año consecutivo– de un monto inadecuado y desproporcionado (Q107.7 millardos), sino de una magnitud razonable (Q94.3 millardos), que puede ayudar a disipar las crecientes dudas y desconfianza que despiertan unas cifras fiscales históricamente deficitarias e insostenibles a mediano plazo. Una readecuación presupuestaria tendiente a recobrar la disciplina fiscal resultaba indispensable, ya que las consecuencias de perder una buena reputación macroeconómica, ganada a pulso en los mercados financieros durante las últimas décadas, pueden ser muy negativas para la economía nacional.

Al mismo tiempo, sin embargo, resulta muy negativo que el Gobierno haya decidido no enviar dicha readecuación en una iniciativa de ley para que el Congreso proceda a aprobarla. Si el Ejecutivo desea readecuar el techo presupuestario y enviar una señal clara a los mercados respecto de sus intenciones y prioridades fiscales, únicamente puede hacerlo mediante una modificación del decreto 25-2018, que contiene el Presupuesto vigente para el ejercicio fiscal 2021. Evidentemente, a lo largo del año, el Ejecutivo puede decidir subejecutar el Presupuesto, el techo aprobado, pero es anómalo y confuso que anuncie una subejecución sin haber agotado las instancias previstas por la Ley para readecuar el Presupuesto.

Además de la falta de certeza en cuanto a las prioridades de la política fiscal. Un riesgo que se percibe de no aprobarse la readecuación por la vía legislativa radica en que, por los próximos ejercicios fiscales, si el Congreso de la República no aprobase el Presupuesto, continuaría vigente el actual de Q107.7 millardos de forma sucesiva, lo cual desde ya despierta la sospecha de diversos analistas en cuanto a que el Ejecutivo no tendría ningún interés en que el Congreso apruebe un presupuesto readecuado, ya que el actual techo anual sería lo suficientemente amplio como para acomodarse y repetirlo cada año del Gobierno.

Otro riesgo es el de la persistencia de normas presupuestarias inadecuadas para las necesidades del año en curso. Las normas presupuestarias son esenciales para asegurar una mayor transparencia en el gasto gubernamental y no pueden ser modificadas por medio de un acuerdo gubernativo como el que se pretende emitir. Lo único que se puede hacer –en ausencia de una reforma por conducto del Legislativo– es emitir un reglamento que desarrolle el contenido de la Ley anual del Presupuesto, mas no lo restrinja. 

La decisión del Presidente de reducir el techo presupuestario es correcta, pero es necesario blindarla con una aprobación legislativa que readecúe el Presupuesto y brinde certeza sobre los montos, prioridades y normas que regirán el gasto público en 2021. Ya si el Congreso decide –nuevamente– manosear y tergiversar la propuesta, será momento de aplicar el veto presidencial y, entonces sí, ordenar la ejecución del gasto por la vía de los acuerdos gubernativos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Thalía cumple su sueño de protagonizar portada de Vogue
noticia
Sistema electoral “arcaico” de EE.UU. no cumple criterios democráticos (gobierno ruso)
noticia Redacción elPeriódico
Guatemala bajo la lupa


Más en esta sección

Conred usa drones para identificar la ruta que podría mantener el flujo de lava del volcán de Pacaya

otras-noticias

Desde Antigua hasta Surf City: El Salvador y Guatemala se unen para impulsar el sector turístico

otras-noticias

Policía pide disculpas por asesinato de salvadoreño confudido con pandillero

otras-noticias

Publicidad