[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Autorregular 2

opinion

Recientemente Vera Ludwig, Kirk Brown y Judson Brewer publicaron un artículo en ‘Perspective on Psychological Science’ describiendo sus estudios acerca de cómo lograr regular impulsos que no son congruentes con nuestros objetivos. 

Ludwig y su equipo definen siete pasos para poder migrar de un marco de regulación de alto esfuerzo a uno más fluido. Para darle seguimiento a la columna de la semana pasada, terminamos en esta con los últimos cuatro.  

4. Forzar la contención del comportamiento

Después de entender que algunos comportamientos incongruentes resultan menos satisfactorios que lo que se preveía, muchas personas tienden a tratar de disminuir su práctica a través de exigirse conductas forzadas.

De hecho, los detonantes no solo provocan comportamientos automáticos, sino que también provocan intentos de regulación forzada confiando únicamente en la fuerza de voluntad. 

Intentar detenernos de forma forzada, sin embargo, no solo no reducirá el impulso por comportarse de alguna forma, sino que además probablemente haga el impulso aún más fuerte. 

5. Resultados de la contención forzada del comportamiento

Ludwig y sus colegas reconocen dos tipos de consecuencias derivadas de la misma regulación forzada: resultados negativos y resultados positivos.

Frecuentemente, en la regulación forzada, las consecuencias negativas se imponen a las positivas:  la regulación forzada es asociada con sentimientos de frustración y resistencia y, más aún, resulta en una solución de solo corto plazo porque el comportamiento indeseado frecuentemente vuelve a aparecer tan pronto como se debilita el autocontrol forzado.

La conciencia de lo anterior puede aumentar la percepción de valor de la práctica de regulación emocional utilizada para controlar comportamientos disfuncionales poco saludables. 

6. Explorar nuevos sentimientos autónomos

Al reconocer que tanto los comportamientos incongruentes con nuestras metas como los intentos de controlarlos por autorregulación forzada tienen menor valor que el esperado, uno puede iniciar a experimentar con comportamientos que no provienen de intentos forzados.    

En este punto los individuos pueden experimentar la libertad de elección (escoger una bola de helado en lugar de dos, por ejemplo), probar comportamientos alternos (reemplazar la bola de helado por fruta congelada) o, incluso, cambiar la meta misma (comer saludable para sentirme mejor en lugar de hacerlo para verme mejor).

7. El resultado de un nuevo comportamiento no forzado

Al reconocer las consecuencias del nuevo comportamiento automatizado y actualizar nuestra tabla individual de valor asignado a cada resultado, empezamos a internalizar mejor en el inconsciente la nueva forma de actuar que deseamos perpetuar. 

Por ejemplo, uno puede experimentar sentimientos de orgullo personal y autoconfianza o sentimientos de calma interna (escoger salir a correr porque valoramos profundamente el subsecuente deseo de triunfo y salud en lugar de simplemente forzarnos a correr para cumplir). 

Los sentimientos autónomos que son congruentes con nuestras metas resultan muy satisfactorios porque nos ayudan a cumplir objetivos que valoramos profundamente. 

Para reforzar el nuevo patrón de comportamiento a través de la actualización de su tabla de valores asignados a cada resultado, no olvide prestar especial atención a cómo se siente antes y después de ejecutar un nuevo comportamiento autónomo. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
El Greco admiraba a Tiziano, a Tintoretto y a Miguel Ángel

A través de anotaciones realizadas por el pintor se han descubierto los criterios con los que calificaba a otros artistas.

noticia
Cinco minutos
noticia AFP
Japón conmemora los diez años de la triple catástrofe de marzo de 2011

Japón conmemoró con gran emoción este jueves el décimo aniversario de la triple catástrofe del 11 de marzo de 2011 –un terremoto, un tsunami y un accidente nuclear– que ha traumatizado para siempre al país.



Más en esta sección

San Juan de Dios dirige 27 compras de pruebas de COVID-19 a un solo proveedor

otras-noticias

Las organizaciones y grupos que participarán en el paro nacional

otras-noticias

Exjefe de la FECI reitera razones por las que fue destituido

otras-noticias

Publicidad