[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Quién asfixió a Jacobo Árbenz en México?

opinion

“Tu papá hubiera querido ser enterrado en Xelajú, donde nació”

De pronto escucha un ruido de metal en las escaleras de emergencia del edificio y abre la ventana para ver si pasa algo inusual pero no mira a nadie. Una ducha le caerá bien para levantar su espíritu alicaído luego de esa fea conversación que sostuvo con Fortuny, sin olvidar que El Salvador le negó la visa, sin respuesta de la que solicitó a México. Se desviste, va al baño y, ya en la artesa, al correr la cortina, abre el grifo de agua fría como le gusta, pero de pronto alguien lo empuja, resbala y ase la cortina para detenerse, derribando el florero con los cartuchos blancos dejados por ‘Maru’ antes de partir a El Salvador, hace tres días. Envuelto así se golpea la cabeza y queda inerme allí tendido sin una gota de sangre mientras esa mano extraña cierra el tapón de la artesa y el chorro llega a cubrirlo en poco tiempo. Al sentir que el líquido tapa su nariz, despierta lleno de susto, quiere respirar, pero esas manos canallas hunden su rostro con fuerza bajo el agua. Él se resiste y le da un puñetazo en la cara al rostro del cabrón para liberarse, pero, el otro lo asfixia por el cuello y traga agua y se va ahogando sin amigos, sin su madre, sin María, sin sus hijos, solo, asesinado por ese criminal bastardo que, al consumar el asesinato, cierra el grifo de agua fría y abre el de agua caliente. Luego revisa los bolsillos del pantalón del difunto, se seca con varias toallas su rostro, brazos y ropa y se va a la carrera.

Leonora llega al apartamento al amanecer y encuentra todo en desorden en su interior, y, al oír el borboteo de agua, va al baño pensando que el padre se daba una ducha, pero al no tener respuesta, entra y encuentra la ropa de su padre, las toallas y cartuchos tirados en el piso, y grita al verlo que flota sobre la artesa con la piel roja quemada, cierra el grifo del agua caliente mientras fluye al desagüe. Angustiada y llena de lágrimas telefonea a su madre para darle la terrible noticia.

En medio de la tragedia, realiza las diligencias post mortem llena de dudas porque vio que la cremona de la ventana del baño sin tornillos y una hoja abierta, como si la mano invisible del fantasma de Allen Dulles o de un extremista enemigo hubiere mandado a alguien a matar a su padre al ver la oportunidad perfecta. Esa sospecha se la planteó al fiscal a cargo del caso luego de ver la escena, pero, para su asombro, la fiscalía no inició ninguna investigación, lo que acrecentó sus sospechas y la de toda su familia. En la autopsia el médico certificó en el acta de defunción que la causa de su muerte se debió a “congestión visceral generalizada por asfixia y sumersión”, ocurrida el 27 de enero de 1971 a las 01:30 horas, con la firma del médico y de dos testigos. O sea, murió por ahogamiento al llenarse sus pulmones de agua, no de un ataque de corazón como lo dijo la prensa local e internacional en una estrategia de desinformación de sus eternos detractores que eran los seguidores del recién difunto Allen Dulles. ‘Prensa Libre’ de Guatemala y otros diarios publicaron este titular en primera página: “Árbenz murió quemado. Encontrado en la bañera, donde se supone que sufrió un ataque cardíaco”. El hipócrita presidente Arana declaró que permitiría el arribo de los restos de Árbenz a su país, pero no lo aceptó doña María Cristina, porque sospechó de sus generales chapines y de los extremistas del MLN del deceso de su esposo. Ella voló a México y, tras aterrizar, tomó un taxi directo a la morgue del hospital donde la esperaba Leonora rodeada por elementos de la prensa. Adentro, con aceleradas palpitaciones, se arrodilló ante su hombre envuelto en una sábana sobre la camilla.  “Tu papá hubiera querido ser enterrado en Xelajú, donde nació, pero sus enemigos podrían violentar su tumba; por eso lo llevaremos a San Salvador… para que esté al lado de Arabella”. Luego quedó la duda entre los familiares: ¿Quién asfixió y ahogó a Jacobo?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Álvaro Castellanos Howell
Una auténtica celebración

Aniversario de un gran chapín.

noticia Europa Press
Dopamina: diferencia de sensibilidad en hombres y mujeres

El descubrimiento, publicado en la revista ‘Neuron’, podría ayudar a la comunidad científica a diseñar mejores estrategias de manejo del dolor, particularmente para las mujeres, que se ven afectadas de manera desproporcionada por el dolor a lo largo de su vida.

noticia Isela Espinoza/ elPeriódico
Fundesa busca empresas para acelerar su crecimiento

ScaleUp es un programa que brinda talleres con mentores a directivos de pequeñas y medianas empresas de todo el país.



Más en esta sección

El “Dream Team” en tiempos de abundancia

otras-noticias

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

MP solicita una segunda orden de captura en contra de Mynor Moto

otras-noticias

Publicidad