[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Conoce usted a Kamala?

opinion

Otra orilla.

Seguro que, la historia de Kamala Harris no es el tema. De esa biografía y sus detalles ya se publican ríos de artículos. Nada de eso. Hoy compartiré un pasaje de la novela ‘Sidartha’ de Hermann Hesse, novela publicada en 1922. Dio a conocer rasgos de la vida de Buda en  Occidente, varias décadas antes que los gurús se dispersaran por este lado del mundo con su misterioso del Om y su búsqueda del nirvana, como la realización plena del ser humano.

Se trata de un cálido relato, un capítulo del libro, una historia de amor que sucedió hace muchísimos siglos y, se presenta, tan actualizada, como si los personajes hubieran sido extractados del mundo contemporáneo. Cuenta, cómo algunas relaciones de pareja se entienden de una forma clara y práctica. La posición existencial de una mujer que  le gusta el lujo, ama la vida sensual y no concibe estar con un hombre que no tenga dinero. No se entrega, aunque el pretendiente le vaya susurrando los valores humanos y las cualidades de ser honesto y buen creyente. Un samana, un asceta, que anda por ahí, en la búsqueda del sentido de su propia existencia.  

Kamala es el nombre en sánscrito de una diosa. Se le interpreta como representante de la prosperidad, la fertilidad y la buena suerte. De cierta manera, esos simbolismos si tienen  alguna relación con el personaje Kamala. Sidartha la ve así, como alguien excepcional con quien conocerá los goces de la vida y lo comprenderá. Ella es solo una  cortesana que sabe poner el precio para disfrutar de su compañía.

La contempla, tan bella, confesándole que, con ella quería conocer los ardores del sexo. Había descubierto que era la cortesana más famosa de la gran ciudad que lo despertaría a una vida diferente. Ella puso sus condiciones: “El lujo, no le hace daño a nadie, si se trata de gozar la vida. La plata es el bienestar, los hombres bien presentados, atraen. Los valores humanos, son  otra cosa”, –le aclaró–. 

Sidartha se convence y decide demostrarle que, aunque lo único que sabía era: “pensar, esperar y ayunar” se convertiría en el hombre con más riqueza de la ciudad y, en pocos años, lo logra. Como tal, se acercó a ella y vivieron juntos 20 años. Sin embargo, Sidartha se cansa de aquella hedonista vida y se larga al reencuentro con sí misma.

 Vuelve a recordar la sinceridad de su amigo Govinda. Reconoce la importancia de conocer lo sensual y el lujo, y descubre que solamente dentro de sí mismo la gracia del Nirvana puede ocupar su alma y su vida. El final de Kamala lo podrá descubrir si se anima a leer la novela. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Notre Dame avanza hacia su reconstrucción dos años después del incendio

El segundo semestre de 2021 marcará el inicio de la restauración propiamente dicha, aunque algunos trabajos ya han empezado: el protocolo para probar en la capilla de San Fernando y Nuestra Señora de Guadalupe el proceso de limpieza que se usará en las 24 capillas de la catedral, que se ha probado con éxito.

noticia Silvina Friera/ Especial
Ocho décadas sin James Joyce

El autor irlandés revolucionó la literatura del siglo XX con la publicación de la novela ‘Ulises’. Este 2021 conmemoramos los 80 años de su muerte

noticia AFP
Hazard se lesiona y Zidane no lo puede creer

El técnico del Real Madrid, Zinedine Zidane, aseguró que “son cosas que no puedo explicar”, tras volver a perder a su extremo belga Eden Hazard para el encuentro de Champions contra el Atalanta del martes por una nueva lesión.

 



Más en esta sección

Exigen a Zuckerberg suprimir la versión infantil de Instagram

otras-noticias

Bad Bunny y Karol G ganan en los Premios Latin AMAs de la música en Miami

otras-noticias

Diego Boneta revive las sombras del Sol de México en “Luis Miguel, la serie”

otras-noticias

Publicidad