[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La culpa

opinion

La vacuna es la mejor forma de frenar una pandemia.

Hemos estado enfrentados a una realidad que plantea retos impensables desde ya hace algún tiempo. Hemos desarrollado pensamiento crítico en torno a esta pandemia de la que nadie debe creerse ajeno. Donde todos nos convertimos en actores y adquirimos una responsabilidad directa en la escena. Sabemos que las personas necesitan estar liberadas para poder ser libres. Liberadas de la desinformación y de la falsedad que circula por todos lados. Ah, y también sabemos que la única forma de humanismo posible está en decidir a favor del colectivo. Y que, a la hora de enfrentarnos a una nueva realidad, lo más inteligente es operar dentro de ella para decidir mejor. 

La pandemia nos exige actuar, posicionarnos para luego sobrevivir; nos pone ante situaciones en donde debemos decidir constantemente porque de ello depende nuestra vida y la de los demás. Para unos, estamos frente a una especie de “liberalismo individual”: vivimos en sociedades no autorreguladas. Porque realmente esto no debería tratarse de: “cada uno haga lo que quiera”, ya que nuestras vidas están correlacionadas inevitablemente. Y la empatía sería la forma más franca de actuar dentro de este nuevo contexto. Tristemente, semejante individualismo ataca a esta sociedad opacando la maravillosa idea de que somos responsables también del vecino, del vendedor, de la maestra, del valiente personal de salud, del obrero, de la abuela.

El uso de la mascarilla, por ejemplo: a nivel ético no solo resulta en protección individual, sino también garantiza el bienestar colectivo. A pesar de ello, muchos no la portan…, prevalece su egoísmo y falta de visión grupal. 

En las redes sociales se han dado a la tarea de promover la “no vacunación” (otro ejemplo). Desinforman inculcando miedo en el entorno. Y muchos han caído en la trampa asegurando que no van a vacunarse (a pesar de la ciencia). Y claro que es su derecho, pero no ven que no se trata de una decisión personalizada únicamente: es una decisión que nos afecta a todos. Es un tema de salud pública. De responsabilidad también del Estado, obligado este a garantizar la vacuna lo más pronto posible, con equidad y transparencia (ya vamos tarde). Si Jenner no hubiese inventado la vacuna contra la viruela, ya no existiría la Humanidad. Porque la vacuna es la mejor forma de acorralar una pandemia, por sentido común, mientras ese infeliz virus esté rodando de cuerpo en cuerpo, más va a mutar (la mutación de un virus ocurre en la replicación). Y a matar.

Esta época también acarrea conflicto y culpabilidad subsiguiente. Sobre todo, si se contagia a alguien querido. Pues para evitar la culpa, lo mejor es velar por el bien común.

Cualquiera que sea el modo como se formula el problema que la vacuna plantea, este, en su raíz, es ético. Es una cuestión resultante de la relación con la realidad y con el prójimo. Ser libre a pesar de uno mismo. Y decidir como actitud, con voluntad de servicio es lo más recomendable.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
EE.UU. entrega ocho ventiladores al Ministerio de Salud

También donó a gobiernos locales mascarillas, desinfectante y lejía. 

noticia AFP
Decisión de EE.UU. sobre asesinato de periodista muestra límites de su crítica a Arabia Saudita

El documento provocó la ira de Riad, que “rechazó totalmente las conclusiones falsas y perjudiciales” del informe.

noticia Europapress
Ríos atmosféricos aumentan la masa de nieve en la Antártida Occidental


Más en esta sección

Hacia una economía más resiliente y sostenible

otras-noticias

El alcalde de facto en Santa Ana Huista intentó ser asesor jurídico

otras-noticias

Plantean gran cruzada de vacunación contra el COVID-19

otras-noticias

Publicidad