[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Soñar no cuesta nada

opinion

En el Bicentenario, urge escucharse y tolerarse mutuamente.

En más de una ocasión, desde la Universidad Rafael Landívar se ha planteado la necesidad de que los guatemaltecos superemos la conflictividad imperante, que solo nos ha llevado a atrincherarnos o aislarnos en feudos, convertidos en reductos de intolerancia y de descalificación de los otros, de quienes no pertenecen a nuestro grupo social, económico, género, étnico o ideológico, a pesar que todos somos guatemaltecos. 

Tanto el Foro Guatemala con la representación institucional de diversidad de organizaciones como las Iglesias (Conferencia Episcopal, Alianza Evangélica, comunidad judía), como la tricentenaria Usac y la URL como la primera universidad privada del país, ASIES, ASOREMA/UICN, CONFECOOP, Foro Maya, Convergencia de Mujeres, FORDIMG, Guatemala Visible, Madres Angustiadas, Jóvenes por Guatemala, Primero Guatemala y CACIF; como otros grupos, aglutinados, por ejemplo, en el Pacto Ciudadano con participación del Frente Ciudadano contra la Corrupción, Autoridades Ancestrales, el Foro de Migrantes, Asamblea ciudadana contra la corrupción, Socios por el desarrollo, entre otros, son parte de múltiples grupos sociales, unos con décadas de existencia y otros de más reciente surgimiento, que han venido manifestando la necesidad de diálogo, tolerancia y concertación para superar la situación del país.

Guatemala es nuestra Casa Común y, por consiguiente, es nuestra responsabilidad como ciudadanía procurar un futuro mejor para toda la población guatemalteca, que tenemos el privilegio de vivir en este país. 

Ante la situación nacional que ha venido deteriorándose de manera paulatina, pero constante, y ante los visos de desmejora acelerada; resulta necesario y conveniente propiciar la apertura de espacios de encuentro, diálogo y distensión de la creciente polarización actual, con una propuesta convocante y plural, que no se deje opacar por la intolerancia, por extremismos y prejuicios.

Es urgente que, con una agenda básica comprehensiva, conciliadora y convocante, con planteamientos concretos, interdisciplinarios y factibles, con un contenido mínimo, simple y realista (sin idealizaciones ni utopías), los liderazgos académicos, políticos, sociales, empresariales, religiosos, sindicales y todas las fuerzas vivas sean capaces de estar a la altura para llegar a acuerdos, que es lo que demandan las circunstancias. De cara al bicentenario de la emancipación política de Guatemala del Reino de España, es el momento de convenir un futuro mejor y diferente. Esta debiera ser nuestra aspiración más sentida.

Urge un planteamiento con espíritu constructivo e inclusivo (propositivo, no divisionista), en un contexto pacífico (sin violencia) en donde impere el respeto mutuo y el reconocimiento de las diferencias, sin autoritarismos ni imposiciones (al escucharse y valorarse mutuamente), dentro de un espíritu de unidad que reduzca la crispación y la confrontación.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Tigres debutan bien en el Mundial de clubes

Tigres derrotó este jueves 2-1 al Ulsan Hyundai surcoreano con dos goles del delantero francés André-Pierre Gignac, y pugnará el domingo ante Palmeiras, en semifinales, por convertirse en el primer club mexicano en disputar la final del Mundial de Clubes.

 

noticia Sputnik
Cancillería hondureña dice que retorno de migrantes es masivo
noticia Redacción/ elPeriódico
Organizaciones denuncian atrasos en convenios para servicios de salud


Más en esta sección

Nester Vásquez y Estuardo Gálvez pasan a segunda vuelta para ser electos a la CC

otras-noticias

Presentan otro amparo en contra del Ejecutivo por elección de magistrado de la CC

otras-noticias

Terminator rumbo a Netflix de una manera diferente

otras-noticias

Publicidad