[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Inversión pública en deporte y arte

opinion

El hambre de este país no es solo en el estómago. 

Las imágenes de la semana pasada de niños, jóvenes, adultos hondureños intentando cruzar la frontera para irse al norte y ser detenidos por la trinchera del ejército guatemalteco son ridículamente absurdas, injustas e inhumanas. Migrar es un derecho, no un delito. Todos somos migrantes. Espero que los militares guatemaltecos hayan tenido el tino de dejar pasar a los hermanos hondureños cuando las cámaras hayan estado apagadas. 

Como los hondureños ansían otra vida, aquí la mayoría de jóvenes quieren migrar. Irse a “probar suerte en el norte” no puede ser peor que vivir en la injusticia de vivir, sin techo, sin trabajo, sin educación, con un mínimo de dignidad. 

Llevo algunos años escuchando el testimonio de diversos jóvenes en marginalidad que aseguran que el arte y el deporte les han salvado. Salvado de muchas formas: del tedio, de la marginalidad, de la invisibilidad, de la exclusión, de la violencia, de los golpes, de los leñazos, de los insultos, de las humillaciones, del abandono, de la soledad, del hambre, de una sociedad que no los ve, y un larguísimo etcétera.  

Sumidos en la pobreza y un sistema educativo excluyente que poco les ofrece, creciendo en los márgenes de una sociedad que no parece verles ni ofrecerles mucho futuro digno. Así navegan las nuevas generaciones en mares digitalizados y en un país sin capacidad de construir tejido social para los niños y chavos desde programas públicos de arte, deporte y cultura. 

Aquí el 70 por ciento de la población es joven. En una sociedad sin rumbo y sin identidad, como la nuestra, el arte debiera ser un lugar desde el cual pensarnos. Desde el cual vernos y rescatar nuestra dignidad, nuestra autoestima y nuestra alma colectiva. 

Muchas veces los argumentos para no invertir recursos públicos en arte y deporte es que estos “no son prioridad” y se cuestiona cómo es que en época de hambruna se invierta en arte. En estos tiempos de trincheras, guerras, pandemia e incertidumbre el arte puede ser acaso ese camino que nos invita a establecer otra mirada. A encontrar otra voz dentro de nosotros mismos para mirar más alto y claro. Y el deporte puede ser la estimulación de cuerpo, mente y alma para el desarrollo de niños, jóvenes (adultos también). 

El hambre de este país no es solo en el estómago. Es en la mente, en el corazón y el espíritu. Irónico es que en época de crisis alimentaria seamos incapaces de detener la bestial corrupción, la malversación de fondos, y el derroche hedonista de la sociedad del consumo. 

Invertir en arte es hacer una inversión humana para el espíritu. Dado que el hambre es estructural, además de llenar estómagos, aquí lo que hace falta es llenarnos el espíritu, quizá con unas notas de música. A lo mejor con un poco de poesía. Quizá con y desde el arte y el deporte podemos volver a creer y a luchar por construir otro país. 

Estimular la creatividad, la imaginación y la sensibilidad por la humanidad y por el mundo nos pueden hacer volar a través de un arte de todos y para todos hacia la construcción de algo común.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia José Alejandro Arévalo Alburez
Jesús: redentor y mártir

Amen a sus enemigos, hagan el bien sin esperar nada a cambio.

noticia
El nuevo trailer presenta una batalla épica y un giro inesperado

Finalmente se lanzó el primer avance de la Liga de la Justicia de Zack Snyder.

noticia José Manuel Patzán
Sala confirma fallo a favor de exdiputado Armando Escribá


Más en esta sección

Desde Antigua hasta Surf City: El Salvador y Guatemala se unen para impulsar el sector turístico

otras-noticias

Policía pide disculpas por asesinato de salvadoreño confudido con pandillero

otras-noticias

Policías y expertos complicaron a Chauvin en el juicio por la muerte de Floyd

otras-noticias

Publicidad