[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Construcción de un buen gobierno

opinion

En América Latina impera el mal gobierno.

El buen gobierno está asociado con: 1) El acceso al poder público por la vía de elecciones democráticas (libres, justas, limpias y basadas en el sufragio universal y secreto) y la alternancia en el poder; 2) La supremacía de la Constitución, la seguridad jurídica, que se concibe como la certeza y previsibilidad de la aplicación de la ley, y la realización del bien común, que se traduce en las condiciones generales que beneficien a todos los seres humanos por igual y que les permitan desarrollarse y alcanzar por sí mismos la felicidad); 3) La separación de poderes públicos y la descentralización administrativa; 4) La sujeción a la ley de todos los servidores públicos; 5) La rendición de cuentas y la responsabilidad de funcionarios; 6) La transparencia y el acceso a la información pública; 7) La meritocracia; 8) La disciplina fiscal, el equilibrio presupuestario y la calidad del gasto público; 9) El control de las finanzas públicas y la fiscalización de la ejecución presupuestaria; 10) La administración de justicia a cargo de juzgadores independientes, imparciales, ilustrados y probos; 11) El respeto, protección y defensa de los derechos fundamentales; 12) La protección de la economía social de mercado; y 13) El control ciudadano basado en el libre acceso a la información pública.

Por el contrario, el mal gobierno está cimentado en: 1) El ilegítimo acceso al poder, la perpetuación en los cargos públicos, la concentración de poder, el abuso de autoridad, los atajos a la ley, el fraude de ley, la cosa juzgada fraudulenta y la impunidad; 2) La corrupción y la opacidad en el manejo de la cosa pública; 3) La incapacidad, la falta de idoneidad y la ausencia de rectitud de los funcionarios; 4) El desorden financiero y administrativo; 5) El derroche del dinero público, el clientelismo político y la cooptación de votantes; 6) El aprovechamiento de los cargos públicos y el enriquecimiento ilícito; 7) La violación de los derechos humanos; 8) La tolerancia de los privilegios y los monopolios; y 9) La restricción del derecho a la información.

En América Latina impera el mal gobierno, por lo que las sociedades, hartas del abuso, del despropósito y de la cleptocracia (el gobierno de los ladrones), están abrazando procesos reivindicativos, que no pasan por la oligopólica y dominante clase política, que solo se representa y basta a sí misma; y, por ende, sus miembros anteponen sus intereses particulares a los generales, al bien común.

Los ciudadanos están en movimiento y están luchando por el autogobierno, por la rehabilitación de la política, por la plena vigencia de un genuino Estado de Derecho y por la implantación de una suerte de capitalismo popular, que asegure prosperidad para todos y no solo para unos pocos, así como la orientación hacia el desarrollo humano sostenible.

En mi opinión, los gobernantes y las elites inmovilistas, intolerantes, adversas al cambio y gatopardistas, que no entiendan o que no se anticipen a la ola reformista, y que, por el contrario, pretendan atrincherarse y mantener el degenerado e insufrible statu quo, solo lograrán que se radicalice la protesta ciudadana como ha ocurrido en otras latitudes y que se allane el camino a los extremistas y a los enemigos de la democracia, ansiosos por desinformar, manipular y envenenar la resistencia popular legítima y justificada, así como alentar el advenimiento de un régimen despótico y rapaz. 

He venido insistiendo, sin éxito, en la necesidad de llamar a un diálogo franco, abierto e incluyente, en aras de consensuar una reforma política e institucional del Estado, que garantice la instauración de un buen gobierno, que se traduce en el gobierno de la ley y la ética, así como que contenga y ataje a los intransigentes, extremistas, mediocres, demagogos y fanáticos embrutecidos, que carecen de propuestas sensatas y edificantes en democracia y que, por el contrario, alientan el desenfreno, la violencia, el caos y el oportunismo populista.

León Tolstoi afirma: “Toda reforma impuesta por la violencia no corregirá nada el mal: el buen juicio no necesita de la violencia”.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción
Kamala Harris anunciará acuerdos con empresas que invertirán en Centroamérica

Compañías como Microsoft Corp, Mastercard Inc y Nespresso invertirán en programas en Guatemala, El Salvador y Honduras.

noticia AFP
Djokovic avanza a otra final en Melbourne

El número uno mundial Novak Djokovic, visiblemente liberado de sus dolores abdominales, derrotó fácilmente este jueves al ruso Aslan Karatsev (114º del mundo y salido de las calificaciones), por 6-3, 6-4, 6-2, por lo que jugará el domingo su novena final del Open de Australia, donde buscará su noveno título.

 

noticia AFP
El Real Madrid se clasifica a los cuartos de final de la Champions

El Real Madrid vuelve a los cuartos de final de la Champions tres años después tras ganar 3-1 al Atalanta este martes en la vuelta de octavos del torneo continental en la capital española.

 



Más en esta sección

Kevin Cordón cae en semifinales

otras-noticias

Varias familias afectadas por lluvias en Izabal

otras-noticias

¿Lagos en Marte? Estos podrían ser de arcilla y no de agua según estudios

otras-noticias

Publicidad