[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El alcalde de Quetzaltenango y su imposición de un paso a desnivel

opinion

El proyecto fue impulsado por el anterior alcalde, Luis Grijalva.

El alcalde de Quetzaltenango, Juan Fernando López Fuentes, posee una amplia experiencia en el campo de la construcción, pero no tiene conocimientos en temas de salud o en el impacto de la contaminación acústica y ambiental en la población; sin embargo, está imponiendo la construcción de un paso a desnivel en la 19 avenida de la zona 3 de Quetzaltenango, como una alternativa para desviar la carga vehicular de la ciudad. 

El proyecto fue impulsado por el anterior alcalde Luis Grijalva, quien no avanzó por la oposición de vecinos y familias que verán destruidas sus pocas áreas verdes, la tranquilidad de su cotidianidad, bloqueadas las entradas a sus hogares que quedarán tres metros debajo de la construcción entre otras alteraciones. 

Quetzaltenango necesita vías de desfogue, eso no se puede negar, pero las construcciones públicas no deben realizarse sin respetar el derecho a la consulta plena, libre, informada y de buena fe que asiste a las familias que viven en las áreas que serán afectadas por la construcción de las rampas donde circularán miles de vehículos livianos y pesados, un buen número de ellas son indígenas a quienes les asiste la legislación nacional y el Convenio 169 de la OIT. 

Siendo una obra pública las familias tienen el derecho a decidir si aceptan que sus calles, barrios y caminamientos peatonales sean convertidos en áreas de alto tráfico vehicular. Esta no es una decisión que deban tomar exclusivamente técnicos y autoridades. La autoridad debe facilitar lo que la población requiere, pero no imponer obras peligrosas. 

Además, la autoridad municipal debe garantizar el acceso a la información sobre la obra y los vecinos tienen el derecho a participar en el diseño, si llegaran a estar de acuerdo, así como aprobar los informes del impacto en su salud que generará la alta e imparable emisión de monóxido de carbono, hidrocarburos, óxidos de nitrógeno entre otros y sobre todo el impacto que a largo plazo generará la carga vehicular sobre sus viviendas que serán afectadas por el denso tráfico durante 20 horas diarias. 

Por eso, llama la atención que este proyecto fuera aprobado por técnicos de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, porque no se debe priorizar el paso de vehículos a costa de destruir la vida física, emocional, material y económica ya sea de una o de cien familias, cuyas viviendas quedarán debajo de la construcción. Una obra no puede crear conflictividad y menos fomentar el soborno de técnicos municipales o de familias que por su carencia económica ceden ante los ofrecimientos de las constructoras. 

La reorganización de las ciudades demanda planificación, cambios, acciones, pero sobre todo capacidad para ejercer gobernanza a través de obras públicas que no maten a las personas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Cultura
Adiós a Ricardo Silva, voz del intro de “Dragon Ball Z”

El artista de doblaje murió a causa de la Covid-19.

noticia Sputnik
¡A martillazos! Así limpian sus uniformes congelados los bomberos de Siberia
noticia Sputnik
Presupuesto 2021, otra fuente de discordia en El Salvador

El Salvador entra al año nuevo arrastrando el viejo problema de la polarización, expresada ahora en la negociación del presupuesto general para 2021, que divide aún más a esta nación centroamericana.



Más en esta sección

Diputados elegirán hoy a magistrados de la CC

otras-noticias

Apple reabre todas sus tiendas en EE.UU. por primera vez desde marzo pasado

otras-noticias

Un micrófono versátil y de diseño elegante para tiempos de covid-19

otras-noticias

Publicidad