[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Una auténtica celebración

opinion

Aniversario de un gran chapín.

Sé que los medios de comunicación podrían sugerir a sus emisores de opinión que eviten hablar de experiencias personales en espacios que deben ser para promover el debate sobre temas de interés público.

Hace no mucho escribí una columna sobre lo que Fernando Savater opinaba acerca del oficio de columnista. Y en pocas palabras decía que ejercer dicho oficio equivale a un servicio público.

Para no fallarle a Savater, intentaré que ese servicio se cumpla a pesar de querer compartir algunos sentimientos (¿nada más personal que eso, no?)

Lo que pasa es que esos sentimientos los provoca una persona que es una figura nacional. Alguien de quien, anteriormente he afirmado con debido fundamento, que es todo un patrimonio cultural vivo de nuestra nación.

Ocurre que el día de mañana es su cumpleaños, y ante la imposibilidad de verlo y abrazarlo –tentaciones vencidas por la prudencia pandémica– pues intento que este espacio y lo que en él quepa, se constituyan en una especie de “obsequio público”.

Estará de plácemes mañana don José Barnoya García. 

Como decían antes, “de manteles largos”.

Y como creo tener la dicha de decir que soy su amigo, y por ende, que ello me ha permitido convivir con él momentos importantes, a continuación les comparto esos anunciados sentimientos, que ojalá logre explicar bien por qué los siento (valga la redundancia). Ese “por qué” es lo que podría constituir el aspecto público, al referirme a características de un personaje de dimensiones históricas.

ADMIRACIÓN: la causa la constituye su gran humildad. Pues ante su erudición, su talento, su experiencia profesional, su bagaje cultural, y su infinita y muy chapina capacidad de expresión por medio de la poesía, la narrativa, la novela, cuentos cortos y columnas de opinión, es el hombre más auténticamente humilde que conozco. Dicho de otra forma, no tiene un ápice de soberbia o vanidad, que muchas veces acompaña desmedidamente a algunos eruditos. ¡Hombre más campechano que ‘Chepe’ Barnoya, imposible! (por si algún “patojo” no entiende, por ahí encontré esta definición de campechano: “jovial, abierto, alegre, cordial, franco, espontáneo, natural, llano, sencillo”.

GRATITUD: la causa de este sentimiento es que lo comparte todo, a manos abiertas. Sin condiciones, sin tapujos. Lo da todo. Asunto diferente es si uno es capaz de recibir y hacer perdurar en el tiempo su bagaje y su conocimiento. Es tal ese acervo, que a veces solo queda dar las gracias por poder estar a su lado, aunque no pueda uno corresponderle siguiendo al menos en mínima parte su ejemplo.

AFECTO: la causa de este otro sentimiento es porque él sabe querer y se deja querer. Esa conexión con ‘Chepe’, empieza a brotar desde el primer instante en que le abre a uno sus puertas (física y metafóricamente hablando), lo que siempre hace sin discriminar.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Localizan aeronave incinerada en Laguna del Tigre, Petén
noticia Por Ricky Lopez Bruni
La de la danta

Sin Filtros

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Dos agentes de PNC detenidos por violar a una mujer

La mujer solicitó auxilio a los policías que la trasladaron a una estación de Puerto Quetzal donde abusaron sexualmente de ella según indicó el Ministerio Público. 



Más en esta sección

Un perro trata de calmar una pelea entre gatos

otras-noticias

La ciencia avanza en su búsqueda de vida más allá del sistema solar

otras-noticias

La crisis entre Enrique y Meghan y la monarquía británica se agrava

otras-noticias

Publicidad