[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La importancia de hundirse como caballeros

opinion

Una patria, ahora sí, firme y duradera siempre recordando que una democracia muere si no hay nadie dispuesto a defenderla.

El 6 de enero de 2021 es una fecha que vivirá en la infamia. Los Estados Unidos de América fueron súbita y deliberadamente atacados. Una iracunda muchedumbre de insurrectos tomó por asalto el Capitolio, ubicado en Washington D. C. ¿El objetivo de la multitud? Detener u obstaculizar el conteo de los votos electorales ya certificados que habría oficializado a Joe Biden como presidente electo de Estados Unidos. A la fecha de este artículo, aún hay una investigación en curso sobre el rol de la policía del Capitolio en el asalto.  Con la investidura del cuadragésimo sexto presidente estadounidense a escasas horas, la república parece haber resistido. Aún así, Washington parece una zona de guerra. Más de 20 mil efectivos de la Guardia Nacional se han movilizado hacia la capital en espera de más movilizaciones. Según una reciente encuesta de Quinnipiac University, el 37 por ciento del electorado defiende la existencia de un fraude electoral masivo. El problema de la legitimidad promete ser un quebradero de cabeza para el neo electo mandatario, pues esos números son más propios de nuestras latitudes tropicales.

 ¿Tiene alguna validez dicha creencia?  Más de 63 resoluciones judiciales en contra de los alegatos de fraude de la campaña del presidente Trump parecieran indicar que no. Aunado a esto, un comunicado suscrito por el director de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad calificó los comicios como “los más seguros en la historia de los Estados Unidos”. De esta manera, el Estado de derecho y la institucionalidad parecían zanjar definitivamente las interrogantes sobre la integridad del proceso. Sin embargo, esto resultó irrelevante para aquellos que atacaron el Capitolio, pues ese mismo Estado de derecho, corrompido por elites nefastas, habría arrebatado a Trump (su caudillo predilecto y salvador de la patria) otros 4 años de mandato. 

El primer mundo se ha escandalizado con esta pérdida de legitimidad tan marcadamente brusca. En contraste, para la añejada memoria latinoamericana, acusaciones infundadas de fraude electoral y un deterioro institucional generalizado no son más que otro día de oficina. El asalto a la legalidad por parte de un grupúsculo que quiere imponer la voluntad de su amado líder sin importar las consecuencias es casi una tradición. Así es, estimado lector, esta película ya la hemos visto. El expresidente George Bush declaraba que así es cómo se resuelven las disputas electorales en una “república bananera“, un término tristemente célebre por estos lares.

Roma no se construyó en un día, pero sí puede caer en poco tiempo. Si el gran experimento norteamericano vio flaquear su legitimidad, cuando una parte de su población dejó de tener fe en su modelo de gobernanza, ¿Qué significa esto para América Latina? En una región en la que la falta de institucionalidad es una enfermedad crónica no nos queda más que redoblar esfuerzos. Los pocos hilos que aún sostienen a nuestras corroídas repúblicas están a punto de romperse y nuestra apatía no ayuda. Combatir la corrupción, exigir rendición de cuentas a nuestros representantes y participar en el proceso de toma de decisiones es un deber cívico y algo urgente. Salvaguardar las instituciones de los politiqueros y demagogos es la única manera de sacar a nuestra vilipendiada región adelante. Que las noticias que traen los vientos del norte nos sirvan como advertencia. Los cantos de sirena de los periodos más oscuros de nuestra historia siguen ahí. Si no queremos caer presas del miedo y ceder la poca libertad que nos queda, es hora de ensuciarse las manos y construir una verdadera patria. Una patria, ahora sí, firme y duradera siempre recordando que una democracia muere si no hay nadie dispuesto a defenderla.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Tokio | EFE
Sony ganó 1.310 millones de euros entre abril y junio, un 8,9 % más

En el periodo abril-junio, primer trimestre fiscal en Japón, su facturación creció un 15 % hasta 2,25 billones de yenes (17.425 millones de euros).

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Fiscalía contra la Corrupción estará a cargo de la denuncia en contra del Consejo de la Carrera Judicial
noticia
BAC Credomatic reafirma su compromiso por impulsar el desarrollo de Centroamérica


Más en esta sección

Comunidades se suman a los conflictos en Santa Catarina Ixtahuacán y Nahualá

otras-noticias

Carrillo nombra como su abogado a asesor del Instituto de la Víctima

otras-noticias

CSJ vuelve a multar a jueza Aifán le rechaza tres recusaciones

otras-noticias

Publicidad