[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Irnos de aquí

opinion

Lado B

Todos hemos tenido alguna vez ganas de irnos de aquí. De huir, de escapar, de cruzar fronteras, muros, océanos, de poner tierra o agua de por medio, para salvarnos de la peste, de la guerra, de la pobreza, del hambre, de la fatalidad, del peligro, de la muerte, de la asfixia, de la violencia, del no hay futuro para nadie… Tanto así que, mientras escribo esto, habrá al menos un guatemalteco, en cualquier lugar del planeta,  tratando de cruzar una frontera o de saltar un muro para alcanzar una alucinada Tierra Prometida que le permita respirar, comer, trabajar, estudiar, vivir con un mínimo de dignidad… No tengo idea de cuándo empezó esta interminable caravana, pero ya Pepe Milla, allá por 1873, dibujaba a Juan Chapín, su más entrañable personaje, ese mismo que nosotros adoptamos como símbolo inequívoco de identidad, como un migrante (¿ilegal?) a la búsqueda de sí mismo y de tierras más amables y menos oscuras para cultivarse.

Miro esa muralla humana de soldados y policías impidiendo a garrotazo limpio que los hondureños sigan su ruta hacia su particular “sueño americano” y me pregunto cuántos de ellos ajustarán su fin de mes con remesas que algún hijo o pariente envía desde Estados Unidos. Cuántos de ellos han querido también alguna vez alcanzar el “sueño”, escapar de este territorio que los condena a apalear gente desvalida para poder alimentar a sus familias. Oigo a autoridades y ministros y me pregunto lo mismo, cuántos de ellos no tendrán una tía, un familiar lejano o cercano, que se las vio negras en Chicago o en Los Ángeles para poder construirse una casita y lograr proteger a los suyos.

Si querer irse de Honduras o Guatemala fuera en verdad un delito, la mayoría de nosotros estaríamos en la cárcel. Solo por el deseo de tener una vida menos determinada por las catástrofes. Naturales, sociales, políticas, qué más da. Si Estados Unidos no es un país para viejos, como reza la novela de Cormac McCarthy y la película de los hermanos Coen, pareciera que Honduras o Guatemala no son países para nadie. Veo escapar jóvenes y viejos, niños, hombres y mujeres, multitudes enteras que forman caravanas y se lanzan a los caminos. Sean las que sean sus razones, veo en sus rostros la marca de la desdicha y de la derrota, de la desesperanza y la pobreza, las cicatrices que imprimen en el cuerpo estos trópicos demasiado tristes.

Irse de aquí, pero a saber a dónde, pues ya no nos quieren en ningún lado. Las fronteras se nos cierran, se levantan muros para impedirnos el paso, nos atacan a palos por los caminos. Temen que les robemos la comida o el oxígeno, que perturbemos la calma y las buenas costumbres, que llevemos la enfermedad o la tormenta, que nos enloquezcamos por el hambre o por la rabia, que la abundancia ya no alcance para todos, que las razas y las tribus se confundan, que mancillemos la blancura. Pero nosotros nos seguimos yendo, siempre, siempre, hacia ninguna parte.        

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Presidente de Costa Rica declara ante Congreso por sospecha de acceso a datos privados

La la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD) desató una tormenta política cuando en febrero de 2020 se publicó el decreto de su creación, el cual indicaba que tendría acceso a información confidencial.

noticia AFP
Las mascotas ayudan a los alemanes a sobrellevar la pandemia

Los alemanes llevan meses privados de restaurantes, clubes deportivos y hasta hace poco de algunos comercios, pero pueden pasear donde quieran, sin restricciones por la pandemia.

noticia AFP
Kerber y Barty avanzan a semifinales

La tenista Angelique Kerber, número 28 del ranking WTA, eliminó este martes a la checa Karolina Muchova (N.22) por 6-2 y 6-3 y regresará a unas semifinales de Wimbledon, en las que se medirá a la número uno del mundo, Ashleigh Barty.



Más en esta sección

Exjefe de la FECI señala que Fiscal General retrasó casos de investigación

otras-noticias

Sandoval fue destituido por objetar una instrucción de la Fiscal General

otras-noticias

Ministro de Gobernación y Director de la PNC acuden a la conferencia de Sandoval

otras-noticias

Publicidad