[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Irnos de aquí

opinion

Lado B

Todos hemos tenido alguna vez ganas de irnos de aquí. De huir, de escapar, de cruzar fronteras, muros, océanos, de poner tierra o agua de por medio, para salvarnos de la peste, de la guerra, de la pobreza, del hambre, de la fatalidad, del peligro, de la muerte, de la asfixia, de la violencia, del no hay futuro para nadie… Tanto así que, mientras escribo esto, habrá al menos un guatemalteco, en cualquier lugar del planeta,  tratando de cruzar una frontera o de saltar un muro para alcanzar una alucinada Tierra Prometida que le permita respirar, comer, trabajar, estudiar, vivir con un mínimo de dignidad… No tengo idea de cuándo empezó esta interminable caravana, pero ya Pepe Milla, allá por 1873, dibujaba a Juan Chapín, su más entrañable personaje, ese mismo que nosotros adoptamos como símbolo inequívoco de identidad, como un migrante (¿ilegal?) a la búsqueda de sí mismo y de tierras más amables y menos oscuras para cultivarse.

Miro esa muralla humana de soldados y policías impidiendo a garrotazo limpio que los hondureños sigan su ruta hacia su particular “sueño americano” y me pregunto cuántos de ellos ajustarán su fin de mes con remesas que algún hijo o pariente envía desde Estados Unidos. Cuántos de ellos han querido también alguna vez alcanzar el “sueño”, escapar de este territorio que los condena a apalear gente desvalida para poder alimentar a sus familias. Oigo a autoridades y ministros y me pregunto lo mismo, cuántos de ellos no tendrán una tía, un familiar lejano o cercano, que se las vio negras en Chicago o en Los Ángeles para poder construirse una casita y lograr proteger a los suyos.

Si querer irse de Honduras o Guatemala fuera en verdad un delito, la mayoría de nosotros estaríamos en la cárcel. Solo por el deseo de tener una vida menos determinada por las catástrofes. Naturales, sociales, políticas, qué más da. Si Estados Unidos no es un país para viejos, como reza la novela de Cormac McCarthy y la película de los hermanos Coen, pareciera que Honduras o Guatemala no son países para nadie. Veo escapar jóvenes y viejos, niños, hombres y mujeres, multitudes enteras que forman caravanas y se lanzan a los caminos. Sean las que sean sus razones, veo en sus rostros la marca de la desdicha y de la derrota, de la desesperanza y la pobreza, las cicatrices que imprimen en el cuerpo estos trópicos demasiado tristes.

Irse de aquí, pero a saber a dónde, pues ya no nos quieren en ningún lado. Las fronteras se nos cierran, se levantan muros para impedirnos el paso, nos atacan a palos por los caminos. Temen que les robemos la comida o el oxígeno, que perturbemos la calma y las buenas costumbres, que llevemos la enfermedad o la tormenta, que nos enloquezcamos por el hambre o por la rabia, que la abundancia ya no alcance para todos, que las razas y las tribus se confundan, que mancillemos la blancura. Pero nosotros nos seguimos yendo, siempre, siempre, hacia ninguna parte.        

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción / Con información de Enrique García
Sala otorga amparo para que Mynor Moto tome posesión como magistrado de la CC

Un grupo de diputados promueven juramentar a Mynor Moto como magistrado de la CC en la sesión de este martes.

noticia Isela Espinoza/ elPeriódico
Samsung comparte su visión del futuro tecnológico

La compañía coreana lanzó nuevos productos en la feria tecnológica CES 2021.

noticia Ferdy Montepeque/ elPeriódico
Fundación denuncia en México crimen contra migrantes

La Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho busca colaborar con las investigaciones de la masacre en Tamaulipas donde murieron guatemaltecos.



Más en esta sección

Un perro trata de calmar una pelea entre gatos

otras-noticias

La ciencia avanza en su búsqueda de vida más allá del sistema solar

otras-noticias

La crisis entre Enrique y Meghan y la monarquía británica se agrava

otras-noticias

Publicidad