[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Nuevos éxodos

opinion

Si los gobiernos no estuviesen tan ocupados robando…

Los factores de expulsión poblacional en los países del norte de Centroamérica se reforzaron en 2020 por la pandemia y las tormentas tropicales. Se desvanecieron casi 3 millones de empleos formales y en un escenario de recuperación moderada la pérdida de plazas sería del 14 por ciento. 

Los organismos especializados estiman que 1.3 millones de personas en condición de clases medias bajas, cayeron en pobreza. Y poco más de un millón que sobrevivían en pobreza están en extrema pobreza. La caída del ascensor social arrastró 2.5 millones de centroamericanos.  La principal razón de las migraciones hacia Estados Unidos es el empleo precario y mal remunerado. No emigran los más pobres, sino quienes a duras penas se sostienen en la franja baja de las clases medias, que, por más que se esfuerzan no progresan, y están expuestos a las extorsiones de las maras. De sus bolsillos pagan la educación de sus hijos, la salud y el transporte, pues los Estados no garantizan esos servicios esenciales.

Los migrantes saben que por una hora de trabajo duro en Estados Unidos recibirán una paga 10 veces superior. Es suficiente enviar el 15 por ciento de sus ingresos para que sus familias no caigan en condición de pobreza ni pobreza extrema. Incluso pueden formar ahorros domésticos para adquirir activos (tierra, vivienda, transporte y pequeños comercios propios).

Por esa oportunidad mínima están dispuestos a arriesgarlo todo. Abatir los cercos de las fuerzas de seguridad en los países de tránsito –México y Guatemala– y en los propios Estados Unidos. En 2020 los flujos migratorios disminuyeron a causa de la pandemia y de las atrocidades de Trump, pero no cesaron, a pesar de que, además, los riesgos en las rutas se incrementaron. Al desmantelarse La Bestia, el tren que transportaba en el lomo miles de migrantes cada día, adoptaron nuevas rutas y aparecieron organizaciones criminales que los secuestran extorsivamente. 

La manera de mitigar esos riesgos ha sido emprender la travesía en caravanas muy visibles y cada vez más nutridas, como se ve en estos días. Los migrantes están esperanzados en que Biden y los demócratas no les darán un trato cruel e inhumano. Pero alcanzar la tercera frontera será arduo, pues de eso se encargan las fuerzas de seguridad guatemaltecas y mexicanas. No hay sorpresas. Sabíamos que las caravanas se organizaban desde que en noviembre se vislumbró la derrota de Trump, pero las autoridades se cruzaron de brazos y ahora reaccionan con el uso de la fuerza.

Si los gobiernos de la subregión no estuviesen tan ocupados robando y debilitando las instituciones, bien podrían emprender una estrategia de desarrollo regional, en sociedad con Estados Unidos, que asegure millones de empleos decentes e incremento de los rendimientos económicos, además de negociar una migración regular, ordenada y segura, de beneficios compartidos. Es cuestión de voluntad.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Carlos A. Rodas Minondo
¡¡¡25 años de “prórroga”…!!!

25 años sin aplicar una la ley de protección a la vida, al derecho humano, al bien común, a la justicia, sigue representando una licencia para una muerte y  abandono con total impunidad a los responsables.

noticia EFE
Puebla inaugura festival de esculturas gigantes de paja

La exhibición cuenta con 25 figuras, algunas de las cuales superan los 20 metros de alto.

noticia AFP
Unicef: “No puede ser que abran los centros comerciales y no las escuelas”


Más en esta sección

EE. UU. sanciona a la Fiscal General por obstruir investigaciones de corrupción

otras-noticias

IGSS entrega escafandras a su hospital en Quetzaltenango

otras-noticias

Haroldo Lorenzana con dinero en efectivo en la prisión

otras-noticias

Publicidad