[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La Bici-Ruta bicentenaria

opinion

Se trata de restauración económica, de cultura, de conexión y de trabajo en equipo

Dentro de la naturaleza, la vida es un ciclo donde todo tiene su propósito y prácticamente nada se desperdicia. Desde esta perspectiva vemos  que Guatemala está finalizando un ciclo y si escuchamos con atención, nos damos cuenta de que la vieja maquinaria empieza a desacelerarse para abrir el paso a una fase de reinicio.

Para los nuevos tiempos necesitamos distintas formas de pensar y experimentar la vida. La pandemia nos forzó a ver hacia adentro de nosotros mismos y de nuestros hogares, y empezamos a valorar lo más básico, lo esencial, lo natural. De hecho, ya iniciamos los cambios; tuvimos que reinventar nuestra dinámica familiar, la manera de trabajar y hasta la de hacer compras. Estos cambios profundos de comportamiento abren nuevas posibilidades para rediseñar el país, tomando en cuenta que aquí, el 70 por ciento tenemos menos de 30 años.

Un sector que parecía haberse quedado atrás ante los monumentales cambios de 2020 es el turismo, pero ahora está en una posición oportuna y sobre un terreno fértil para impulsarse hacia el futuro. El turismo es para Guatemala uno de los pilares estratégicos de su desarrollo. Aprovechemos la transformación para repensar la forma de experimentar la cultura, la gastronomía y la naturaleza de nuestro país. Millones de personas alrededor del mundo aguardan la oportunidad de vivir experiencias nuevas y al aire libre, con lo más esencial, lo básico, en plena naturaleza. Bajo este concepto, la “tierra de los muchos árboles”, Guatemala, destaca en el mapa.

Imaginemos una Guatemala conectada de forma sostenible. Sus pueblos y ciudades, a través de actores de todos los sectores, cooperando coordinadamente para brindar a turistas nacionales y extranjeros la oportunidad de descubrir otro mundo pero no a través del vidrio polarizado de un automóvil, sino a escala humana, en bicicleta, a través de la Bici-Ruta que conecte los potenciales sitios turísticos de todo el país. Hablemos de cultura, conexión y trabajo en equipo. Hablemos y hagamos la Bici-Ruta del Bicentenario.

Hablemos de restauración económica. Ahora sabemos que la economía tiene más sentido cuando es circular, así como las llantas de una bicicleta. Está comprobado que las bici rutas ayudan a incrementar los ingresos por turismo. Según la experiencia de varias ciudades de Colombia, los turistas que las visitan para hacer cicloturismo dejan un 30 por ciento más en ganancias que los turistas regulares.

Todos estamos conectados y somos parte del ecosistema. Nuestras actividades turísticas deben ser pensadas de manera circular, teniendo en mente desde un inicio cuál será el final. Si a lo largo del ciclo todo fue bien aprovechado, la naturaleza entonces recibirá de vuelta lo que nos brindó y esta será la póliza de seguro que tendremos ante el futuro y cualquier crisis venidera. Todo regresa porque la vida es un ciclo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú*/ elPeriódico
Sepultan a Yesmin, la menor que murió por desnutrición en Jocotán

La menor de dos años pesaba diez libras.

noticia Jose Rubén Zamora
360 A vuelo de pájaro
noticia Rodrigo Estrada restrada@elperiodico.com.gt
Alianza oficialista se resiste a escuchar preocupaciones de Washington

Una delegación de funcionarios visitó varias bancadas para hablar de la agenda anticorrupción y la elección de cortes.



Más en esta sección

IGSS recibe 5 mil dosis de las vacunas donadas por la India

otras-noticias

Esta escultora da vida a recuerdos y memorias creando moldes especiales para sus clientes

otras-noticias

Organizaciones anuncian tres días de movilizaciones

otras-noticias

Publicidad