[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Agustín y Pelagio, dos visiones incompatibles de la política

opinion

Parece que hoy el conflicto político-teológico entre Agustín y Pelagio se ha revivido.

Hace unos pocos días oí la queja que la política está invadiendo cada vez más nuestras vidas. Tal afirmación me sorprendió ya que la política ha sido considerada como la actividad más noble y natural del ser humano. El hombre es un animal político. Esa es nuestra naturaleza. Solo si fuéramos dioses o animales irracionales no participaríamos en la actividad política de la comunidad, la ciudad o el Estado, y nos quejaríamos de su creciente invasión en nuestras vidas.

Parece que en nuestra “cultura política occidental” ha existido desde siempre una ambivalencia y conflicto entre la posición del griego Platón, el judío Pablo y el norafricano Agustín frente a las del estagirita Aristóteles, el Santiago neotestamentario y el británico Pelagio. Dos visiones incompatibles que aún hoy día nos enfrentan a unos y otros, tal como lo estamos observando en “vivo” entre los seguidores del “amado líder” estadounidense, el por segunda vez impedimentado presidente Trump y los ciudadanos liberales que no están dispuesto a aceptar a ciegas el llamado de “lo alto”, sea este terrenal o celestial.

Agustín, platónico y paulista no estaba dispuesto a reconocer la valía de las ideas y las obras de quienes no coincidían punto por punto con las que la fe en Cristo le habían revelado en su iluminación personal, en cambio, Pelagio y sus seguidores consideraban, al igual que antes Aristóteles y Santiago el de la epístola, que el hombre es esencialmente libre y son sus obras las que al final determinan su vida individual y colectiva.

Para unos, los agustinianos, la política es una actividad restringida a los mejores, a los reyes filósofos o al líder que sabe que es lo que más le conviene a la sociedad y a los individuos, tal como lo expresó desvergonzadamente el virrey marqués de Croix: “… de una vez y para el futuro, los súbditos del gran monarca que ocupa el trono de España deben saber que nacieron para callar y obedecer y no para discutir, ni para opinar sobre los altos asuntos del gobierno”. Muchos de estos hoy se visten con el ropaje religioso de los evangélicos o de los tecnócratas.

Los auténticos liberales, los de estirpe pelagiana, en cambio, no creen en un sistema político perfecto, pero sí perfeccionable –la democracia constitucional– que requiere de la participación constante de todos los ciudadanos, no solo en los momentos electorales sino todo el tiempo. Cada acto libre de cada uno de los ciudadanos tiene consecuencias que ayudan –o no– a mejorar la convivencia social al colaborar para instaurar una mejor justicia para todos, condición esencial para la paz.

Parece que hoy el conflicto político-teológico entre Agustín y Pelagio se ha revivido. Los seguidores actuales de Agustín quieren imponer a la fuerza su visión política vertical tal como lo hicieron en el siglo V. Permitir su victoria política sería trágico, no solo debido a la pérdida de la libertad personal sino también en cuanto se cerrarían las puertas al hasta ahora exitoso experimento social, económico y político que la democracia constitucional le ha permitido al llamado “occidente” llevar a cabo. El segundo “juicio de impedimento” del presidente Trump es la última llamada de atención de la democracia constitucional al autoritarismo trumpiano.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
¡Una noche más, llena de sorpresas en el Destapón Millonario de Pepsi!
noticia AFP
La ONU fija como “línea roja” el trato que reserven los talibanes a las mujeres
noticia Édgar Gutiérrez
El dilema de Guatemala

A diferencia de Nicaragua, Venezuela y Cuba, estamos a tiempo.



Más en esta sección

En el país 6.5 millones de dosis contra el COVID-19 ya fueron administradas

otras-noticias

Merkel y Scholz intentan movilizar a los electores en Alemania ante unos comicios impredecibles

otras-noticias

Liberación de ejecutiva de Huawei y de dos canadienses pone fin a tres años de crisis diplomática

otras-noticias

Publicidad