[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Innovación y tecnología para la diversificación y resiliencia

opinion

La innovación permite ampliar mercados existentes o crear nuevos.

La innovación se asocia con la idea de progreso y búsqueda de nuevos métodos, implica la utilización de un nuevo conocimiento o una combinación de conocimientos existentes para producir algo nuevo o mejorado, para dar solución a un problema o facilitar una actividad.  La condición para que sea innovación es que tiene que materializarse, ya sea como un servicio o como un producto. Sabemos entonces que la innovación transforma negocios, transforma sectores y transforma países. Esko Aho expresidente de Finlandia, explica la relación entre innovación, ciencia y tecnología: La investigación científica es invertir dinero para generar nuevo conocimiento. Innovación es generar bienestar para la sociedad, tomando el conocimiento y convertirlo nuevamente en dinero. Los problemas sociales deben ser los puntos de partida para la investigación científica y para nuevos procesos de innovación que generen nuevas oportunidades empresariales que produzcan soluciones autosostenibles y cubran con sus beneficios a muchas más personas. 

La creatividad aporta a la innovación, pero se puede ser creativo y no innovador. Se puede ser inventor y no innovador. Se puede ser emprendedor y no innovador. Las buenas ideas deben materializarse y no quedarse únicamente en ideas, es por esto que desde la Senacyt apoyamos e incentivamos el proceso de transferencia de tecnología que permite completar el ciclo de la innovación. Este proceso debe basarse en la triple hélice de gobierno-academia-sector productivo, que a su vez fomente el desarrollo económico y social del país. Este concepto fue introducido por Henry Etzkowitz y Loet Leydesdorff (1990s), con la publicación de su libro ‘The Triple Helix, University-Industry-Government Relations: A laboratory for Knowledge-Based Economic Development’.

El modelo de innovación de triple hélice, se basa en las interacciones entre tres elementos y las relaciones trilaterales y bilaterales entre ellos: Universidades que se dedican a la formación de capital humano, investigación básica e investigación aplicada; Industrias que realizan inversiones, producen bienes comerciales y comparten mejores prácticas; y Gobiernos que establecen políticas públicas, regulan los mercados y proveen financiamiento. 

​Conforme aumentan las interacciones dentro de este marco, cada componente de la hélice evoluciona, dando lugar a nuevas instituciones intermediarias, como oficinas de transferencia de tecnología y parques científicos y/o tecnológicos. El impulso y uso de la innovación y la tecnología para la promoción de la diversificación de la economía y la resiliencia, provoca necesariamente que la fuerza laboral de los países debe volverse versátil y resiliente al igual que las industrias. La pandemia del COVID-19 solamente volvió a poner en evidencia que aquellos que mejor se adaptan a los cambios son los que sobreviven.

La importancia de las habilidades blandas dentro de la fuerza laboral es evidente, y se vuelven cada vez más esenciales y relevantes como: creatividad e innovación, resolución de problemas, orientación a logros y resultados, proactividad y capacidad de trabajar en equipo. Las competencias digitales se volvieron imprescindibles y muchas empresas se vieron en la necesidad de migrar sus negocios al ámbito digital. La alfabetización digital de la fuerza laboral en los países ahora debe ser una prioridad.

Por último, los empleos cada vez están más globalizados, debido a la facilidad que brindan las herramientas tecnológicas. Ya no es extraño estar en una reunión de trabajo con personas de distintos continentes, por lo que el manejo de un segundo idioma garantiza mayor versatilidad a la fuerza laboral. La innovación, por tanto, permite ampliar mercados existentes o crear nuevos, aumenta la productividad y la competitividad, y promueve industrias resilientes y sostenibles. La innovación se convierte entonces en un generador de equidad social, el productor más grande de bienestar ya que promueve un desarrollo integral y sostenible.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Gran tormenta de nieve azota Nueva York y el noreste de EEUU
noticia
Adolfo Domínguez apertura su nueva tienda en Oakland Mall
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Biden nomina al exembajador Todd Robinson como subsecretario antinarcótico del Departamento de Estado


Más en esta sección

SP mantiene suspendidas visitas en centros carcelarios

otras-noticias

Emilia, moda consciente ¿Quién hace tu ropa?

otras-noticias

5 Minutos

otras-noticias

Publicidad