[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La república del Tío Sam y el “excepcionalismo americano”

opinion

Queda ver el camino que tomará en los próximos cuatro años.

El miércoles pasado, el mundo observó en shock cómo partidarios de Donald Trump, con su aprobación, irrumpieron violentamente en el Capitolio de Washington D.C. Y, sin embargo, para América Latina, las imágenes de lo que pretendía ser un autogolpe maquinado por el aparato político de Trump para evitar la certificación de votos que oficializarían la victoria presidencial de Joe Biden y Kamala Harris, no fueron sorprendentes. Existió un sentido de familiaridad, no solo porque es una violencia política observada históricamente en nuestros territorios, sino porque es una violencia que ha sido maquinada y fomentada en su mayoría desde o con el aval de los Estados Unidos. La diferencia es que esta vez, esa violencia no fue exportada a nuestras regiones disfrazada de “democracia”, sino que tocó y fue aplicada en su propio territorio. 

No obstante, la respuesta de políticos y medios estadounidenses no ha sido de autocrítica sobre el estado de su nación, por el contrario, se ha continuado fomentando la narrativa del “excepcionalismo americano”, de presentar a la nación como pulcra y los hechos de violencia como una excepción, pero también como actos que solo pasan en territorios latinoamericanos. 

La tarde del asalto al Capitolio, en un discurso al país, el presidente electo Joe Biden dijo: “América es mucho mejor que lo que estamos viendo hoy”. Por su lado, el expresidente George W. Bush expresó en un comunicado que los hechos en el Capitolio no eran representativos de Estados Unidos sino de “cómo los resultados de las elecciones son disputados en una república bananera”. En CNN, el presentador Jake Trapper, al ver las imágenes del Capitolio, dijo que eran irreales y que sentía que estaba hablando “con un corresponsal reportando desde Bogotá”. 

Sin embargo, las imágenes y la historia crítica no mienten. La violencia ejercida por los partidarios de Trump, a partir de 2017, a lo largo de EE. UU. no tiene relación con nuestros países, aunque sí es representativa de las bases fundacionales de EE. UU. Robo, corrupción, racismo, supremacía blanca o violencia, son elementos bajo los cuales EE. UU. como país fue establecido y ha forjado sus políticas internas y externas como república. Los políticos estadounidenses hablan despectivamente de América Latina como naciones bananeras, ellos usan ese concepto no porque conozcan profundamente los territorios sino porque ese fue un término y sistema político delineado por ellos, producto de siglos de intervencionismo e imperialismo. 

Hoy la república del Tío Sam está en crisis, cosechando el odio y la desigualdad sembrados por siglos, y abonadas por Trump y las elites que le respaldan. Queda ver el camino que tomará en los próximos cuatro años.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Rony Ríos / elPeriódico
Giammattei insiste en el contrato de vacunas Sputnik

El presidente hasta ahora no ha anunciado nuevos contratos, pese a que ya existe la legislación que necesitaba para negociar la compra con diferentes farmacéuticas.

noticia Evelyn Boche/elPeriódico
El diputado de Vamos que prefiere el dinero en efectivo

El número uno del listado nacional salió del anonimato por un robo en su vivienda. En 2005 constituyó una sociedad con un investigado por el caso Gerardi.

noticia EFE
Los casos de COVID-19 siguen bajando en Costa Rica


Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

Remesas aumentan 40 por ciento

otras-noticias

Confianza en la economía pone freno a racha alcista

otras-noticias

Publicidad