[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

1944: Adolf Hitler: ¿Arde París?

opinion

2021: Donald Trump: ¿Arde el país?

Esta semana vimos ocurrir lo impensable en Estados Unidos: el país norteamericano vivió su día más latinoamericanizado (en materia política) de su historia. El mundo contuvo la respiración y miraba en estado de estupefacción como decenas de los más radicales y fanatizados seguidores invadían el Capitolio, corazón del sistema político estadounidense. Si esto hubiese pasado en casi cualquier país latinoamericano, el mundo entero se habría volcado a dar sus incontestables análisis de como nuestra región carece de madurez política, de como no estamos acostumbrados a la “libertad” y no faltaría el típico “por eso están como están”. Pero no, esto sucedió en el país con la tradición democrática moderna más longeva del mundo… en el país que es símbolo (al menos así les gusta a ellos verse) de la libertad. ¿Cómo ocurrió esto? ¿A alguien le sorprende que Trump llegase a límites impensados? 

El 23 de agosto de 1944, la cosmopolita capital de la orgullosa Francia, estaba por ser liberada por los Aliados. Tras años bajo el espantoso yugo nazi, los parisinos al fin vislumbraban la luz al final del túnel. Lo que no contaban (y tal vez, nunca se enteraron) es que el desquiciado de Hitler, al otro lado de la frontera, había ordenado al gobernador alemán (Dietrich von Choltitz) destruir París hasta los cimientos. Esto incluía, por supuesto, los símbolos más emblemáticos de la ciudad: la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo, el Louvre… Incluso, el 25 de agosto, el mismísimo Führer telefoneó a von Choltitz y le hizo la infame pregunta  ¿Arde París? para confirmar si sus horrendas órdenes se habían cumplido. Von Choltitz se negó a destruir la ciudad, pero no por un sentimiento de apego cultural parisino. Más bien respondía a que sabía que en cualquier momento los Aliados tomarían la ciudad y le pedirían cuentas por sus actos. Fue más un acto de preservación y supervivencia que cualquier otra cosa. 

 En enero de 2021, Donald Trump, con características narcisistas, psicóticas y megalómanas similares a Hitler, enardeció a la masa de sus más fanatizados seguidores con irresponsables afirmaciones (sin pruebas) de fraude electoral. Desde que perdió las elecciones en noviembre pasado, Trump ha visto como su fantasía de grandeza ilimitada e incuestionada se ha derrumbado como un castillo de naipes. El golpe psicológico y moral tuvo que haber sido demoledor para alguien como él, acostumbrado a salirse con la suya, por cualquier vía y sin importarle a quien le pasa encima. Desde entonces, incesantemente afirmaba que con este “robo” electoral, le habían quitado la oportunidad para “hacer a Estados Unidos grande de nuevo”, sea lo que sea que signifique eso. 

Todo esto culminó con el asalto al Capitolio el 6 de enero del presente año. Trump pudo ver con sus propios ojos como (¿al fin?) la rabia contenida de sus seguidores daba rienda suelta para tomar la emblemática institución. La leyenda dice que Nerón tocó el arpa mientras ardía Roma (es falso), y Trump usó Twitter mientras Washington ardía (es una realidad). Al fin sale a la luz la verdadera cara de Trump, algo que personalmente vine alertando desde que fue electo presidente en 2016. Constantemente critiqué su accionar con mis alumnos escolares y universitarios, su personalidad y la nefasta amenaza que él representa hacia la democracia. Constantemente me tacharon de alarmista, pesimista y…si, comunista. Pero al final el escenario del mundo de Trump ardió bajo las llamas, y él, extasiado por la orgía de violencia que desató, al fin sació su profundo narcisismo. Tal vez, de una vez por todas, el mundo lo recuerde en un futuro como lo que es: un frustrado dictadorzuelo, de la peor calaña, que no logró consumar su fantasía totalitaria.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Watts se retira de la gira por EEUU con los Rolling Stones

El baterista de 80 años fue operado recientemente y pidió tiempo para recuperarse.

noticia Jose Rubén Zamora
Todo está consumado
noticia AFP
Una estadounidense de 90 años camina 10 km en la nieve para recibir la vacuna


Más en esta sección

Francia acusa a Australia y a Estados Unidos de “mentir”

otras-noticias

Día Mundial de las Playas: cinco playas que promueven el cuidado medioambiental

otras-noticias

La cápsula Dragon vuelve con éxito con la primera misión civil en el espacio

otras-noticias

Publicidad