[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Última parada del tren bala de la corrupción?

opinion

No lo creo.

Conducidos a velocidad de tren bala los guatemaltecos hemos viajado en reversa las últimas tres décadas hasta ubicarnos en los últimos lugares de todos los índices que miden el desarrollo de un país.

La próxima semana, el 9 de diciembre, se celebra el Día Internacional contra la Corrupción y nuevamente llegamos a esa fecha teniendo en la agenda nacional la corrupción como ancla para nuestro desarrollo. La corrupción ha sometido al sistema político y económico a sus dictados y sigue siendo rectora y árbitro del juego político electoral, llegando a imponer cada cuatro años, al gobierno de turno responsable de pasar la estafeta a un sucesor que garantice la continuidad del juego.

El contraataque de la corrupción a los intentos de juzgamiento de los últimos años, es de tal nivel que ha llevado a que un “nuevo gobierno” se estrene alineando a los tres poderes del Estado y organice sus huestes a un saqueo relámpago para recuperar los espacios y tiempo perdido. El país se sigue hundiendo en el Índice de Percepción de Corrupción y ya se encuentra en el último peldaño compuesto por países que sacan un cuarto de la puntuación posible o menos, eso sumado a la percepción que proyecta un país sin Cortes independientes nos aísla de los flujos de inversión que el país necesita para crecer y promover empleo.

La población agobiada por los efectos económicos del COVID-19 y los daños de las dos tormentas, sale a manifestar su hastío y descontento no ya, contra un nuevo gobierno corrupto, sino contra la corrupción como sistema de gobierno. La gente tiene la certeza que el gobierno hará presencia en cada emergencia solo para asignar y extraer los recursos del Presupuesto sin que estos lleguen a ser vistos por la población damnificada. Tan es así que a estas alturas el país no tiene asegurada la entrega de vacunas contra COVID-19 ni un inventario de los daños ocasionadas por ambas tormentas.

La lógica extractiva del Estado está provocando un creciente malestar social que se expresa un tanto caótico y desordenado pero cada vez más sincronizado en sus demandas. Las renuncias de funcionarios ya no son vistas como suficientes y se exige un cambio de modelo que se expresa desde reformas constitucionales hasta una nueva Constitución. Me pregunto si la corrupción como sistema de gobierno hace entrar en crisis en su primer año a un “nuevo gobierno”, ¿tendrá los resortes y las fuerzas de mantenerlo hasta el final de su periodo y garantizar la continuidad de su imperio?

No lo creo. La acumulación de descontento interno va creciendo y el entorno internacional es cada vez menos tolerante con Estados dirigidos por mafias políticas y económicas que provocan flujos masivos de migración y son santuario de bandas del crimen organizado que usan esos territorios como centro de operaciones. La implosión del sistema de corrupción es inminente y es cuestión de esperar en qué curva del trayecto el tren bala de la corrupción se descarrile.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
«Misión Imposible 7» paraliza su rodaje por un positivo en covid

En octubre pasado se habían detenido las filmaciones por 12 casos positivos.

noticia Europa Press
El cerebelo pudo haber evolucionado

Recientemente, el cerebelo ha empezado a recibir más atención por su papel en la cognición humana.

noticia Sputnik
Estos alimentos podrían estar reduciendo tu esperanza de vida

Los alimentos mínimamente procesados ​​normalmente ofrecen beneficios nutricionales similares a los naturales y sin procesar.



Más en esta sección

Giammattei en giras departamentales pide apoyo a alcaldes para Presupuesto

otras-noticias

¿Qué centros de vacunación contra el COVID-19 atienden el fin de semana?

otras-noticias

Heridos e intoxicados con gases lacrimógenos, durante desalojo en El Estor

otras-noticias

Publicidad