[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Belice (Espacio cedido)

opinion

Nuestra mayor debilidad fue – y sigue siendo- el absurdo misterio.

El martes 8 de diciembre – el próximo martes – se vence el plazo para que Guatemala presente su demanda ( memoria ) en contra de Belice, demanda que dejará inevitablemente sujetos desde entonces, tanto al Presidente Giammattei como a su Ministro de Relaciones Exteriores, al inexorable juicio de la historia, excluido el Vice Presidente, Guillermo Castillo, de responsabilidad alguna, excluido como ha sido de cualquier tipo de participación en la política exterior y las relaciones diplomáticas del Estado.

Este plazo debió vencer el pasado 8 de junio pero Guatemala solicitó una prórroga de doce meses para presentarla argumentando para ello las dificultades habidas como consecuencia del COVID. Belice no se opuso a la prórroga pedida pero señaló que debía limitarse a no más de dos meses. La Corte Internacional de Justicia zanjó el asunto concediendo una prórroga de seis meses, prórroga cuyo vencimiento fatal – como antedicho – es el próximo martes 8 de diciembre.

En la demanda ( memoria ) deberá Guatemala formular todo reclamo legal, territorial, insular y marítimo que le corresponda en contra de Belice, señalado su sustento y ofreciendo la prueba que le abrigue.

Tuvieron los gobiernos sucesivos el tiempo suficiente para preparar un juicio, lo que implicó, primero, llegar a un Acuerdo Especial con Belice para que el reclamo pudiera conocerse por la Corte Internacional de Justicia – Acuerdo Especial que algunos consideraban imposible de alcanzar.

Fue durante el mandato del Canciller Haroldo Rodas que el Acuerdo pudo alcanzarse, fundamental la participación del Embajador Roberto Palomo, extraordinario coordinador que fuera del esfuerzo, Como también la del licenciado Gustavo Orellana Portillo y demás integrantes de lo que fue la Comisión de Belice, entre quienes destacaban la Embajadora Maritza Ruiz de Vielmann, el Doctor Rolando Palomo, el Embajador Julio Martini.

El Acuerdo Especial hubo de reformarse porque la disposición plasmada en este de que las consultas populares a celebrarse en Guatemala y en Belice ( consultas para obtener la aprobación de sus respectivos pueblos ) se realizaran simultáneamente, el mismo día, lo que resultaba imposible dado que nuestra tradición electoral llevaba a celebrarla en día festivo y la beliceña, por el contrario, en día laboral.

El mayor escollo, sin embargo, fue el que llegó a darse cuando Belice cambió sus normas internas en el camino y decidió que el resultado de su consulta, para que fuera validada, exigía un mínimo de participantes y un alto porcentaje de votos favorables.

Belice, corrigió su norma y quedó atenido, como nosotros, al resultado de la consulta a celebrar , fuese cual fuese el número de votantes y el mayoritario porcentaje favorable, modificación al Acuerdo que permitió la celebración de las Consultas en fechas sucesivas, habiéndola celebrado primero Guatemala y, después , Belice.

La Comisión de Belice fue suprimida y llegó a sustituirse entre nosotros por la Unidad de Soberanía y Dominio, Unidad que – tras los innumerables tropiezos que tuvo ¡Increíble que los haya habido, pero cierto! fue dotada de recursos para abordar el caso y quedó coordinada – finalmente ¡Era imperativo! así debía ser, por abogados, el Embajador Marco Tulio Chicas Sosa primero, y – ahora – por la Embajadora Marithza Ruiz de Vielmann.

El Embajador Alberto Herrarte González – maestro de maestros – dijo siempre que la gran debilidad de nuestra justa reclamación , había sido el misterio, el secretismo del manejo gubernamental del caso, la consecuente falta de participación de nuestro pueblo en el esfuerzo, secretismo tan sólo superado durante el mandato del Canciller Carlos Raúl Morales, Embajador de carrera, breve periodo en el que se forjó el resultado habido no sólo en nuestra consulta sino también en la consulta beliceña.

Fue tan importante romper con el secretismo que esta consulta ha sido la consulta popular que ha tenido la mayor afluencia de votantes en toda nuestra historia y con un resultado positivo que alcanzó el 96% de los votos.

El secretismo – lamentablemente – volvió a empoderarse del tema y nuestra demanda – en absoluto secreto – fue puesta en las manos de abogados extranjeros, así como la contratación de los mismos y los honorarios a pagarles.

Lo que se vaya a pedir es algo que constituye responsabilidad absoluta del Presidente de la República y del Canciller – excluido como ha sido el Vice Presidente de la codirección de nuestra política exterior y de nuestras relaciones diplomáticas, tal y como ya expresan – siendo los abogados responsables de lo técnico, es decir, de dar sustento y de probar lo que fueren ordenados.

La elección y contratación de los abogados extranjeros y el sostenimiento de lo elegido y contratado quedó en el ámbito de la Presidencia de la República y del Ministro de Relaciones Exteriores, ajena la Procuraduría General de la Nación, asesora y consultora que es de todos los órganos del Estado y, como antedicho, el Vice Presidente mismo.

Pedir menos en materia territorial, insular y marítimo o en materia de daños y perjuicios ( en cuanto a estos existe una responsabilidad solidaria que no puede ser objeto – salvo negligencia o malicia – de olvido alguno ) vendría a constituir grave responsabilidad del Presidente y del Canciller, los abogados – reitero – tan sólo responsables de la sustentación y de la prueba que sustente.

Será importante que el Presidente y el Canciller comprendan que es a ellos a quienes juzgará el pueblo de Guatemala y a quienes juzgará la historia y no a los abogados, profesionales que no hacen sino dar el entorno técnico a la voz, pero no los autores de la misma.

Se tiene hasta el ocho de diciembre para presentar la demanda (memoria) y para quienes, así la ordenaron, Importante será que la lean y que – es imperativo reiterarlo – la lean – una y otra vez – tomando absoluta conciencia de las peticiones y del sustento de las mismas.

Una vez presentada – alea iacta est – habrá concluido el secretismo – esperemos y – en ejecución de una política exterior y de relaciones diplomáticas que trascienden a los gobernantes y que se desprenden de la propia Constitución Política de Guatemala – cerradas filas – se explique debidamente nuestra posición en cuanto foro sea posible y – de igual forma – a cuanto Estado tenga relaciones con nosotros e incluso, a aquellos que no las tengan que importante es la conciencia que logre forjarse en todo ámbito posible sobre el juicio incoado y su sustento.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Gonzalo Marroquín Godoy/Enfoque
¿Nos gusta nuestro Estado fallido?

Sin pasiones, preguntémonos en qué área estamos bien en Guatemala. Yo veo que el Estado –nuestro sistema político– es fallido y no responde a las necesidades del país.

noticia AFP
Biden revela plan de vacunación contra COVID-19
noticia Europa Press
Asia Oriental fue la primera en domesticar el cannabis hace 12 mil año

El cáñamo y la marihuana se diferencian, entre otras cosas, por su contenido relativo de Cannabidiol (CBD) y Tetrahidrocannabinol (THC).



Más en esta sección

Condenan a otro acusado de estar vinculado con Los Huistas

otras-noticias

Caso Pegasus : NSO o la emergencia de una industria privada del arma informática

otras-noticias

Galería | Guatemaltecos cuestionan a Alejandro Giammattei al momento de vacunarse

otras-noticias

Publicidad