[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Nos tienen miedo porque no tenemos miedo

opinion

Para toda autoridad o poder, siempre va a constituir un problema una ciudadanía que no posea temor…

En la actualidad se puede observar, sobre todo en las redes digitales, cómo el miedo se ha posicionado en el debate. Se afirma, desde algunos sectores conservadores, que se debe tener un acompañamiento importante a las acciones que puedan generarse por el descontento creciente y la indignación ciudadana, para que “no se desborden”, porque según ellos la violencia política y ciudadana como consecuencia de estas acciones, pueden generar mayor desempleo, más hambre, menos reactivación económica. El manejo del miedo que esta clase conservadora transmite con sus discursos, les ha sido muy útil, ha hecho que el resto de la población guatemalteca silencie injusticias en los ámbitos económicos, políticos, sociales y culturales, con el resultado de una ciudadanía que agacha la cabeza, aguanta y en lugar de considerarse una clase trabajadora, por ejemplo, a la que últimamente llaman “colaboradores”, se ha convertido más bien, en su servidumbre, que controla y domina.

Dependiendo cómo se resuelva, en gran medida por el gobierno, pero también por las distintas elites, esta crisis puede devenir o no en violencia. Porque, en el país, ya más de la mitad de la población apenas cubre sus tres tiempos de comida y una tercera parte de la población vive en constante riesgo a perderlo todo, como fue evidente con las recientes tormentas. Más grave que eso es difícil que pueda ser, por el contrario, las protestas podrían conducir a un cambio estructural que logre generar la institucionalidad necesaria para abordar de mejor manera esos desafíos.

Hagámonos responsables de la construcción de unas instituciones que permitan y potencien nuestro bienestar y que este descontento e indignación ciudadana sea un estímulo-respuesta a la amenaza que produce seguir con las condiciones con que estamos actualmente. Tomemos conciencia del peligro que amenaza nuestro bienestar, tomemos las calles y protestemos sin parar, tengamos memoria, no olvidemos las causas que han producido esta sociedad, una de ellas es el poder de una oligarquía represiva y criminal que ha gobernado tras bambalinas y que para mantener sus privilegios ha debilitado, con sus mecanismos de control, la institucionalidad del Estado.

La violencia finalmente es desatada por los aparatos represivos del Estado, por lo que la forma en que el Gobierno atienda la crisis puede ser pacífica o no y generar brotes de violencia. Por nuestra parte, ojalá hagamos vida el estribillo de aquella canción “nos tienen miedo porque no tenemos miedo”. Para toda autoridad o poder, siempre va a constituir un problema una ciudadanía que no posea temor, que ha tomado distancia de lo instituido y aceptado como normal, que puede reafirmarse y marcar su identidad y diferencia, es decir asumirse como una ciudadanía que se ha cansado de que le vean la cara y que se diferencia de aquellos canallas y parásitos que para mantener sus privilegios han corrompido todo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
La portada del día
noticia Rony Ríos rrios@elperiodico.com.gt
Jueza Jisela Reinoso podrá salir de prisión
noticia Redacción/Oculta
Curso de vacaciones

Se realiza un programa de actividades en el que se da preferencia a la educación ambiental.



Más en esta sección

Hodge no venderá la histórica camiseta de Maradona

otras-noticias

Manchester United-París SG, un duelo especial

otras-noticias

Lewis Hamilton da positivo al Coronavirus

otras-noticias

Publicidad