[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Las gotas de agua que rebalsaran el vaso

opinion

Ahora, la ciudadanía tiene la palabra y que los del Pacto de Corruptos no se quejen después, por la consecuencia y efectos de sus actos.

Sí, así será, el vaso de la paciencia popular, va a ser rebalsado. El Pacto de Corruptos sigue empeñado en continuar mamando de las tetas del Estado y ordeñando a la vaca del erario público y ahora pretende llevársela a su casa. En este aciago año de 2020, inolvidable por la pandemia que no cesa –aquí y en el mundo– y que sin duda nos tendrá preocupados y ocupados durante una buena parte del año siguiente, cierra con broche de espanto, con dos depresiones tropicales que muestran con evidencia trágica la vulnerabilidad en la que se encuentra, nuestro país y el Istmo centroamericano ante el cambio climático. De nuevo, los más afectados han sido familias empobrecidas en distintos departamentos del país, sus cultivos y animales. Lo mismo le ha sucedido a empresas productivas. Hasta los organismos financieros internacionales dicen que hay que atenderlos. La pandemia le ha servido al Pacto de Corruptos para reiniciar el saqueo y continuar esquilmando al pueblo de Guatemala. Su voracidad no tiene límites. Nos les bastó, el otorgamiento de 32 millardos de quetzales para ser empleados en la crisis creada por el COVID-19. Adujeron, inminente necesidad pública. Dijeron que iban a construir hospitales e hicieron galeras. A los médicos y personal de Salud, los contrataron y les pagaron mal, tarde y nunca. El Bono Familia, 6 millardos de quetzales, que serían entregados a las familias más vulnerables a razón de mil quetzales durante tres meses. Nada de eso. No fueron entregados a las familias más vulnerables, sino a personas fallecidas (¿!), partidos políticos, seguidores de dichos partidos de forma clientelar, familias pudientes que no lo necesitaban y ni modo, que si lo recibieron, robos de los recibos de la energía eléctrica, omisión de la población carente del servicio y un largo etcétera. Cual mendigos fueron tratadas las familias necesitadas que si lo recibieron y todavía no se sabe si los Q250.00 del último pago del Bono Familia ya se comenzó a realizar. Los otros Q750.00 quetzales para ajustar los mil ofrecidos, vaya a saber usted en qué bolsillos quedaron. Eso sin hablar del jineteo del dinero que puede provocar tener 2 millardos de quetzales mensuales en los bancos del sistema, retrasando su entrega por casi tres meses, cada vez. En fin, crímenes de lesa humanidad, Doña Desconsuelo ni enterada. Tampoco les cumplieron a los trabajadores del sector privado. Discuten si los remanentes de tales ayudas serían entregados, tienen duda que la crisis económica, social y política del país, continúa. El Ministro de Finanzas Públicas dice, en su léxico que no es académico, que “pela”. Ante los urgentes requerimientos de ayuda humanitaria, por parte de la población damnificada, el propio Presidente de la República, contesta airado, que la pidan pues “No es adivino”. No, no es adivino, ¡brujo! eso ya lo sabemos. No ha adivinado que se hace indeseable en el altísimo cargo que ostenta. El pueblo ya adivinó que no es decente ni honrado. De los nombramientos, comenzando con el inútil e ilegal Centro de Gobierno, en donde reina Miguel Martínez, electo por nadie, solo por él. Nótese el nivel de los funcionarios. Ha habido muchas gotas de agua, pero las más recientes para colmar la paciencia ciudadana, ha sido la aprobación por parte de los partidos políticos que apoyan al gobierno de Giamattei del inverosímil Presupuesto de la Nación para el año de 2021. Q100 millardos para seguir saqueando. Espere sentado, su parte de la deuda: 13 mil quetzales. Ahora, los funcionarios del Pacto de Corruptos en la Corte Suprema de Justicia le da trámite al antejuicio contra dos distinguidos magistrados de la Corte de Constitucionalidad, como lo son Gloria Porras y Francisco de Mata Vela, toda vez que el COVID-19, nos dejó sin el distinguido magistrado doctor Bonerge Mejía Orellana y las tensiones del cargo le pasaron factura trágica en su salud al magistrado Neftaly Aldana, otro juez decente. Ahora, la ciudadanía tiene la palabra y que los del Pacto de Corruptos no se quejen después, por la consecuencia y efectos de sus actos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Tulio Juárez
Bajas temperaturas esta tarde en todo el país
noticia
Mamá nos da vida en tiendas Elektra
noticia
La portada del día


Más en esta sección

Hodge no venderá la histórica camiseta de Maradona

otras-noticias

Manchester United-París SG, un duelo especial

otras-noticias

Lewis Hamilton da positivo al Coronavirus

otras-noticias

Publicidad