[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Los deberes políticos de la memoria

opinion

Ya es hora de que la sociedad guatemalteca no siga internalizando el guion indignante de sus opresores de siempre.

La aciaga mañana del 5 de agosto de 1939, el régimen franquista fusiló a 13 mujeres jóvenes que pasaron a ser conocidas como las “13 rosas” —sus compañeros de infortunio, en ese trágico día, se recuerdan como los “43 claveles”. En las horas previas a su ejecución, Julia Conesa, costurera de apenas 20 años, escribía a su madre una breve e intensa carta que finalizaba con el ruego de “que mi nombre no se borre de la historia”. El pueblo español no ha dejado de honrar año con año esa petición al recordar nombre por nombre la abominable ejecución de esas mujeres y sus compañeros de lucha, entre los cuales había un muchacho de apenas 14 años. 

La súplica de Julia Conesa deriva su sublime imperativo de redimir el sufrimiento de los que han pagado el precio último frente a los que se consideran vencedores antes que el tribunal del tiempo les condene o absuelva. Ya sabemos que a menudo el triunfo del momento es desmentido por la historia. De ahí el deseo inútil de borrar la historia, de limitar su enseñanza, de tergiversarla. Con el olvido, se hace invisible la continuidad histórica del esfuerzo por la justicia. Las sociedades desmemoriadas se acomodan a la injusticia, a pesar de que se preguntan a menudo por qué las cosas van de mal en peor.

Por el contrario, un pueblo que alberga la memoria de sus mártires, de las víctimas de la historia, es uno que constantemente asume sus deberes de justicia. Como lo decía Walter Benjamín, víctima de la locura nazi, asumir el pasado significa “adueñarse de un recuerdo tal y como brilla en el instante de un peligro”. Y estamos en un instante de peligro en el que necesitamos tener presente la memoria de los que se sacrificaron por nosotros. Existe un hilo que conecta las luchas del presente con las gestas del pasado.

¿Ha pensado el lector en la inmensidad del sufrimiento acumulado en un país tan injusto como el nuestro? ¿Merece este sufrimiento nuestra indiferencia? ¿No nos hacemos un poco menos dignos cuando invisibilizamos el precio de la vida de aquellos que dieron su vida por los demás?

Debe rechazarse el cortoplacismo histórico que ha hecho pensar que la política debe concentrarse en las coyunturas presentes para resolver los problemas que nos ahogan en el ahora. La lucha por el futuro demanda la atención a las claves del pasado. Cabe entonces recordar al gran filósofo George Santayana para comprender por qué los pueblos que olvidan su historia cometen los mismos errores.

Por lo dicho, apoyo la recuperación de la memoria de los mártires de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Rememorar la lucha de nuestros mártires debe ayudarnos a recuperar la lucha por la Usac y expulsar de nuestra institución lastimada a aquellos que insultan su memoria. Me congratulo que muchos de los que participan en este esfuerzo, puedan regocijarse ante el prospecto de que los compañeros y compañeras abatidas tengan su nombre presente en el monumento que consagra el agradecimiento de la comunidad universitaria.

Se aproximan tiempos de cambios profundos y nuestra Usac no puede quedarse al margen de cumplir su función de reflexión crítica refrendada por la muerte de nuestros mártires. Esto requiere un esfuerzo de unidad que aún debemos alcanzar. Cuando se trata de justicia, las diferencias se asumen en una unidad superior que honra al pasado mientras toma conciencia de las generaciones futuras. No podemos caer en liderazgos presentistas, sin capacidad de trascender los intereses del momento. Solo un movimiento de miras amplias puede situarse a la altura de los tiempos.

Nuestros mártires no han muerto para que los recordemos ocasionalmente y después sigamos nuestra vida como que nada. Ya es hora de que la sociedad guatemalteca no siga internalizando el guion indignante de sus opresores de siempre.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Tapas y Cañas realiza maridaje
noticia
México lindo…
noticia Tulio Juárez
Podrían pasar tres meses para elaborar de nuevo la nómina de candidatos a CSJ: rector Félix Serrano

Como resoluciones de CC deben ser acatadas, queda legal y formalmente desintegrada la que era para magistrados a la Corte Suprema.



Más en esta sección

Francis Masek renunció a la Secretaría de Comunicación de Giammattei

otras-noticias

FECI presenta antejuicio contra Neto Bran por abuso de autoridad

otras-noticias

Salud actualiza normas de ingreso y estadía en los cementerios

otras-noticias

Publicidad