[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Bolivia: Cuando se deja de ser esclavo el cambio es irreversible

opinion

Gracias a las profundidades del corazón indio boliviano que nos ha dado una esperanza pero sobre todo un ejemplo de organización, trabajo y de respuesta colectiva…

Guatemala y Bolivia son los dos países de América Latina en donde casi la mitad de la población es indígena, a pesar del etnocidio que han impulsado los estados nacionales a través de censos cuyas metodologías buscan minimizar a los pueblos por intereses económicos, políticos y sociales. A pesar de eso, estar en Bolivia es respirar en la casi totalidad de su territorio la vida india que se crea y recrea de múltiples corrientes, una de ellas, ha sido la búsqueda por liberarse del yugo opresor, sea europeo o americano haciendo temblar su centro de poder desde la época colonial hasta el presente. 

Los pueblos indígenas de Bolivia poseen y han cultivado diversos espacios de discusión, que terminan siendo corrientes de pensamiento indio que se han tornado en escuelas alternas de formación política, que no son nuevas, ni fueron impulsadas por la cooperación y menos por intelectuales salidos de las universidades, sino que se forjaron orgánicamente como producto de las condiciones a las que fueron sometidos. 

La historia de despojos, sometimiento y del racismo visceral que han enfrentado los pueblos indígenas de Guatemala y los de Bolivia no son muy diferentes en el fondo, lo que sí ha sido distinto, es cómo las y los hermanos indígenas bolivianos con sus diferencias y contradicciones han aprendido de su historia, y la han usado estratégicamente para construirse un futuro distinto con una claridad envidiable, que nos enseña cómo cuando la conciencia llega, el cambio social liberador es irreversible y nunca más los esclavos liberados aceptan volver a vivir bajo un sistema esclavista, por eso, están dispuestos a combatir -por todos los medios posibles- las miserias que los denigren como seres humanos.

Esto no lo quieren comprender ciertos sectores económicos y políticos que, cegados por su blancura, su descendencia, posición de clase o su religión se asumen como los “iluminados” creyendo que los indígenas, aún no se han despojado de la mentalidad opresiva de la época colonial, liberal o multicultural. Y aunque algunos indígenas sí sean felices viviendo en las extensiones y marginalidades de la colonialidad, Bolivia nos está enseñando que la mayoría no son mujeres y hombres viviendo en perpetua opresión.  Y eso, alienta la vida futura.

Gracias a las profundidades del corazón indio boliviano que nos ha dado una esperanza pero sobre todo un ejemplo de organización, trabajo y de respuesta colectiva porque con su triunfo arrasador, frente a las rancias  y serviles oligarquías nacionales no solo les develan su incapacidad de gobernar y gobernarse, sino además, vuelven a colocar en el Siglo XXI las palabra de Julián Apaza -Túpac Katari- que en 1781, antes de ser descuartizado, nos heredó esta profunda sentencia: “¡Yo moriré pero volveré y seré millones!” 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Andrea Paola
Oso vidente predice con fruta quién ganará las selecciones de EU
noticia Geldi Muñoz Palala elPeriódico
Memorial International planea cementerio vertical

En la ciudad de Guatemala esperan construir un proyecto de cuatro torres para 80 mil cuerpos.

 

noticia María Aguilar
La niñez y la guerra II

Fue la última foto tomada, meses antes de que los masacraran.

 



Más en esta sección

Remesas alcanzan los Q10.1 millardos

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Médicos en el país, los héroes de la pandemia

otras-noticias

Publicidad