[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Relación especial de Colombia con EE. UU.

opinion

La campaña para la presidencia de los Estados Unidos de América entró hace unas semanas en una vorágine cada vez más intensa en la medida que se acerca el 3 de noviembre, fecha del escrutinio de los votos emitidos y de la elección por parte del Colegio Electoral. En esta contienda muy disputada en algunos estados de la Unión Americana, al día de hoy no hay nada escrito, ni definitivo ni políticamente cierto. 

 

En adición a este ambiente electoral de incertidumbre, los principales medios de comunicación social televisivos y escritos y las principales plataformas digitales entraron también en esa vorágine de la campaña electoral. Es muy difícil tener información objetiva e imparcial de lo que sucede en el contexto de la democracia más desarrollada del mundo. 

 

Sin embargo, hay un asunto de carácter internacional al que me quisiera referir en el que los contendientes en la campaña electoral, tanto Donald J. Trump, Presidente en ejercicio, representando al partido Republicano con la aspiración a ser reelecto, como el ex vicepresidente, Joe Biden Jr, representando al partido Demócrata, coinciden ambos, con sus matices,  mantener la relación especial que se ha desarrollado con Colombia en el marco de la política de Estados Unidos en el hemisferio occidental.

 

Esta relación bilateral de carácter  estratégico ha pasado la prueba de cuatro distintas administraciones estadounidenses y de cuatro distintos gobiernos de Colombia. Es importante recordar que fue durante el gobierno de Andrés Pastrana(1998-2002) cuando se le presentó al gobierno demócrata de Bill Clinton en las postrimerías de su segundo mandato(1997-2001) la necesidad de una ayuda especial similar a lo que fue el Plan Marshall para Europa luego de la Segunda Guerra Mundial,  como contrapeso a la amenaza de la expansión comunista en Europa Occidental.

 

La iniciativa colombiana fue bien recibida en Washington D.C. y tomó algún tiempo en desarrollarse, en tanto la situación en Colombia se agravaba por la guerra contra la Fuerzas Armadas Rebeldes de Colombia, FARC, de orientación comunista, y la renuencia de éstas a aceptar  un proceso serio y consistente de diálogos de paz con el gobierno de Pastrana. Se sumaba la creciente influencia del narcotráfico en el sistema político colombiano y sus vínculos tanto con las FARC, como con fuerzas paramilitares de derecha. Y una situación no menos importante, la elección democrática de Hugo Chávez en Venezuela en diciembre de 1998, un abierto revolucionario marxista, admirador, entrañable amigo, y discípulo del Comandante en Jefe de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz. Estos factores indudablemente también influyeron en que EE. UU. le diera, desde un principio, una mayor relevancia a la relación con Colombia. Era evidente la intención de Venezuela, bajo este nuevo liderazgo, de promover con el apoyo de sus recursos petroleros, la revolución socialista del Siglo XXI en América Latina y el Caribe. Para las FARC, que se identificaban plenamente con el régimen de Chávez , era un aliciente, en ese momento, seguir en su lucha armada. Por lo tanto, la extensa frontera entre Colombia y Venezuela de 2,219km de extensión se convertiría en una zona muy vulnerable a las amenazas antes descritas.

 

Colombia, a la vista de los Estados Unidos, se estaba a orillando en aquellas circunstancias al borde de un caos de ingobernabilidad, propiciándose una potencial amenaza  no sólo para la estabilidad de la región de Los Andes y de América Latina en su conjunto, sino también para su propia seguridad nacional. 

 

Hay que destacar que fue el senador demócrata, Joe Biden Jr., hoy el candidato presidencial por el partido Demócrata, quien jugó un papel muy importante en el apoyo del Congreso de los Estados Unidos para aprobar desde su fase inicial los fondos de lo que se denominó finalmente el Plan Colombia. 

 

Ahora bien, el candidato Joe Biden para reafirmar su interés en la relación especial con Colombia, publicó en el diario El Tiempo, de Colombia, el 7 de octubre pasado, una carta en los términos siguientes: He visto la valentía del pueblo colombiano para recuperar su país de los estragos del terrorismo, el narcotráfico y la corrupción para transformarse en un líder regional y un aliado inestimable de los Estados Unidos”

“Fue esa valentía y resiliencia colombiana la que me llevó a luchar por el Plan Colombia desde su inicio y asegurar el apoyo bipartidista en el Congreso de los Estados Unidos” .


“He dicho varias veces que Colombia es la piedra angular de la política exterior de los Estados Unidos en Latinoamérica y el Caribe, y si tengo el honor de ser elegido presidente, la reconstrucción de nuestra alianza con Colombia será una de mis prioridades en política exterior”. 

Por su parte, el Presidente Donald Trump también ha priorizado la relación  especial con Colombia. Le ha dedicado atención personal desde el principio de su gestión y su equipo de gobierno al más alto nivel le ha dado el seguimiento a la agenda bilateral, que tiene implicaciones regionales. En ella se incluye la defensa de la democracia, la lucha contra la corrupción y el narcotráfico, el crecimiento económico y por supuesto la dictadura  y la crisis humanitaria de Venezuela, que está desestabilizando la situación interna de Colombia.

 

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo visitó Colombia en enero de este año, el Presidente Trump recibió en marzo al Presidente de Colombia, Iván Duque y una delegación estadounidense presidida por el Asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, llegó a Bogotá en agosto recién pasado.

 

Colombia es después de Israel el país que más apoyo ha recibido de los Estados Unidos en los últimos años. Y esta relación especial no va a cambiar indistintamente quien esté al frente de la Casa Blanca a partir de enero del año entrante.

 

Guatemala tiene el gran desafío de aprender, aún hay un gran trecho para ello, de las lecciones de la experiencia colombiana y de su relación especial con EE. UU., particularmente en materia de la lucha contra la corrupción y el narcotráfico.

 

 

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Tiendas Max lanza preventa de God of War

En Oakland Mall se realizó un evento, a medianoche,  exclusivo para los fanáticos de la saga.

noticia Tulio Juárez
“La Patrona” dice: “…tengo prácticamente un apartamento que me mandaron a hacer” –en Santa Teresa–

Por excusa de fiscal que asiste a audiencia de otro caso, Juzgado Noveno reprograma para el 25 de septiembre la apertura a juicio de Marixa Ethelinda Lemus Pérez, por su fuga del Mariscal Zavala en mayo. La presidiaria se declara enferma de gastritis crónica.

noticia DPA
La NASA diseña ‘transformers’ para explorar las lunas de Saturno


Más en esta sección

Remesas alcanzan los Q10.1 millardos

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Médicos en el país, los héroes de la pandemia

otras-noticias

Publicidad