[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Joviel Acevedo “El Rey del mambo” de los sindicatos

opinion

Los cubanos le llaman al baile del mambo, ‘la conversación con los dioses’.  Joviel Acevedo habla al oído de los presidentes y los hace bailar a su ritmo.

A mí ya no me tocó vivir la euforia que creó el ‘mambo’ a mediados del siglo pasado, pero si alcancé a escuchar algunas de las piezas más famosas de este ritmo contagioso. El auténtico ‘Rey del mambo’, fue Dámaso Pérez Prado, quien popularizó primero en Cuba y luego en el resto del mundo esta música que invitaba a bailar. ‘El Rey del mambo’ –decían– puede conversar directamente con los dioses.

Eso hizo que cuando alguien era presumido porque obtenía lo que quería, se le dijera: ‘se cree el rey del mambo’. Ese tipo hace que los demás bailen a su ritmo, con su música… a su manera. Pues bien, en el Estado, se puede decir que hay un personaje así, pues ha logrado que Álvaro Colom y Sandra Torres; Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti; Jimmy Morales y ahora Alejandro Giammattei; bailaban –y vuelta a empezar ahora– al ‘mambo’ que él toca, mientras él hace siempre lo propio para tenerlos contentos.

Me refiero a Joviel Acevedo, quien aprendió a bailar el ‘mambo’ con Alfonso Portillo y al único que no encandiló con sus habilidades danzantes fue a Oscar Berger, que estuvo a punto de quitarle su plaza y sacarlo del magisterio, pero el tiempo no le alcanzó y con la llegada de Colom el proceso judicial en su contra se vino al suelo. El comportamiento con cada uno de los gobiernos mencionados ha sido el mismo: el magisterio sale a protestar cuando lo necesita el presidente de turno, pero a cambio recibe los aumentos salariales que demanda, sin que haya una mejora sustancial en la educación del país.  Es curioso, pero la opinión de los ministros o ministras de educación pesan poco cuando se trata de tener un aliado ‘popular’, que puede servir para presionar políticamente al Congreso o manifestar a favor de las políticas de diferentes colores y sabores. Apoyó el verde de la UNE, luego el naranja del PP y el azul-blanco de FCN-Nación. Es como los piratas, no tiene bandera y sirve a quien mejor le paga.

Yo nunca lo he tratado ni conocido, pero tengo que reconocer que Joviel Acevedo debe ser una especie de ‘encantador de serpientes’, porque no necesita mucho tiempo para meterse en la bolsa a los presidentes ambiciosos que encuentran en él a un aliado populista. Siempre se habla de ‘resolver los graves problemas de la educación’, pero nunca se hace nada en la práctica. Nefastos y multimillonarios pactos colectivos logra con cada uno.

En la época de Alfonso Portillo, recuerdo que en cierta ocasión me llevaron a la redacción de ‘Prensa Libre’ una ‘galleta escolar’, supuestamente ‘fortificada e inmejorable’, pero que era tan dura que ni siquiera se partía si la tiraba uno al suelo.  Imaginen los dientes de los pequeños. Aquella galleta se compraba sobrevalorada y se denunció que había millones de quetzales en mordidas. Acevedo, por supuesto, nunca dijo ni pío.

Se ha opuesto consistentemente a verdaderas reformas educativas, y al fin de cuentas hace que los presidentes ofrezcan que harán cambios estructurales, sin que suceda nada. Es el virtual ministro de Educación. Guatemala tiene una bajísima calidad educativa. Los aumentos a los maestros nunca van acompañados a evaluación del rendimiento, sino que se hacen por decreto.

Eso sí, si el gobierno necesita que los maestros salgan a las calles a protestar para que se apruebe el presupuesto –por ejemplo–, los tenemos marchando al ritmo de ‘mambo’.

Si sus antecesores hubieran dejado un buen legado en educación por su alianza con ‘el Rey del mambo’, nadie podría objetarla. Pero Giammattei, cuestionado en muchos frentes, ha caído en la tentación populista de hacerlo su aliado. Con esos aliados, gana muy poco y pierde más popularidad.

Mientras bailan ‘mambo’ Joviel y Alejandro, hay muchos pendientes en toda la administración: los famosos programas sociales son irregulares, las medicinas para atender la pandemia llegan tarde, no se ha renovado el contrato a médicos y salubristas, no hay acuerdo con los transportistas para reabrir el servicio… y hasta el pago por incentivo forestal para promover la reforestación se esfumó.  Sin transparencia, pero eso sí, a ritmo de ‘mambo’.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jeffrey D. Sachs
La verdad sobre la turba de Trump

Economía y Justicia

noticia
Información importante
noticia AFP
Tom Brady sigue como el vino

El estelar mariscal de campo Tom Brady venció este domingo el duelo de quarterbacks frente a Drew Brees en un triunfo de Tampa Bay Buccaneers sobre New Orleans Saints, en partido de serie divisional de la NFL.

 



Más en esta sección

Congreso apresura juramentación de Mynor Moto como magistrado de la CC

otras-noticias

La Llorona: Mejor Película Extranjera en los National Board of Review

otras-noticias

El City gana y toma el liderato

otras-noticias

Publicidad