[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Alienación histórica

opinion

De cara a los 200 años del 15 de septiembre.

Los guatemaltecos somos un caso. Analfabetas de nuestro pasado importante. Igual las elites que el pueblo. Casi nadie se salva de la alienación histórica que padecemos. Lo digo porque, como ocurre todos los años, la fecha de primero de julio pasó inadvertida. En los medios no hubo ni siquiera una mención pequeña. Todos la ignoran, no obstante su importancia capital.

La independencia centroamericana fue un proceso que partió en 1811 con las primeras conjuras en El Salvador y Nicaragua, para culminar el primero de julio 1823, cuando hicimos nuestra independencia definitiva. La fecha del 15 de septiembre de 1821 sólo forma parte del itinerario independentista. Después del 15 de septiembre siguió la lucha por la libertad e independencia inclusive en forma armada.

Siguiendo el Plan Pacífico de la familia Aycinena, meses después del 15 de septiembre nos unimos al Imperio mexicano. De nuestro vecino país vino el brigadier general Vicente Filísola a hacerse cargo del gobierno centroamericano. En nuestra Patria Grande la anexión a México encontró la oposición armada en El Salvador y Nicaragua a donde Filísola fue a enfrentar con las armas a Manuel José Arce. Filísola se retiró de Centroamérica tras la abdicación del Emperador Agustín I de Iturbide y del derrumbe de su gobierno e imperio.

El Acta de Independencia del primero de julio es importante porque en sus deliberaciones ya no estuvieron presentes las autoridades coloniales sino sólo los intelectuales centroamericanos. Se firmó en la antigua Facultad de Derecho de la actual Universidad de San Carlos estableciendo que “las expresadas provincias, representadas en esta Asamblea, son libres e independientes de la antigua España, de México y cualquier otra potencia, así del antiguo como del mundo; y que no son ni deben ser patrimonio de persona ni familia alguna”.  Esto último para corregir la plana del Acta del 15 de septiembre, manipulada por la familia Aycinena.

En sucesivas deliberaciones, esa Asamblea abolió la esclavitud (antes que Estados Unidos y otros países) aunque aquí era una etnia minoritaria; se abolieron los fueros; se eliminaron los títulos nobiliarios y honores de linaje; se estableció que todos los ciudadanos tenían iguales derechos y obligaciones ante la ley; se autorizó el voto para elegir y ser electos y otros avances semejantes.

Aunque nosotros celebremos una fecha intermedia del proceso de independencia, la del 15 de septiembre, no deberíamos olvidar la verdadera, la de nuestra independencia absoluta, que fue honrosa y progresista. Más aún, lo deberíamos realizar porque la propia Acta de Independencia del 15 de septiembre tiene un carácter provisional, ya que estableció que la legitimación de ese acto quedaría a juicio de lo que determine un Congreso que debería formarse, que no se realizó por la posterior anexión a México.

Como el año entrante se conmemorarán los 200 años de la firma del Acta del 15 de septiembre, yo insisto en ver para adelante, a la del primero de julio de 1823, que fue nuestra verdadera independencia, digna de elogio. No fue sino hasta en esta fecha que los independentistas republicanos pudieron destacar.

Generalmente, cuando se habla de la independencia se dice que fue hecha por los criollos. Sí y no. No por criollos según el concepto étnico del inicio de la colonia (hijos de españoles nacidos aquí) sino por un estamento criollo, formado por españoles, hijos de españoles y mestizos que tenían recursos económicos. Evolucionó del concepto étnico al socioeconómico. Gran parte de nuestros próceres tenían también sangre india. Así que hay que tener cuidado con el uso del término criollo en el contexto de la independencia.

Si comparamos nuestra emancipación política con la de Estados Unidos vemos que aquí hubo próceres mestizos y que allá todos fueron blancos, que consideraron la igualdad solo para los blancos porque los indios siguieron en reservaciones y los negros permanecieron esclavos. Aquí los liberamos, en tanto que allá tuvieron que pasar cerca de cien años para su liberación y cerca de doscientos para que no hubiera para ellos discriminación racial en el sur. No fue sino hasta en 1962 que se matriculó el primer afroamericano en la Universidad de Misisipi. Aunque en la época colonial, en Guatemala solo excepcionalmente los indígenas ingresaron a la Universidad, después de 1823 ya no hubo limitaciones. Cuando los negros ingresaron a las universidades sureñas, aquí blancos, indígenas, mestizos y negros estaban matriculados en las universidades locales.

En los años de nuestra independencia, las finanzas del Estado eran débiles porque éramos un país agro y virtualmente monoexportador, cuyo producto estrella se había venido a pique. Centroamérica no fue una región rica pues no hubo explotación robusta de metales. Fuimos una región agrícola. Estuvimos muy por debajo de la opulencia de México como se puede comprobar comparando hoy palacios e iglesias.

Considero que, en algún sentido, la independencia es un proceso abierto, como ocurre en Estados Unidos, en donde aún luchan para que la proclamada igualdad sea de todos, no solo de los blancos. En este país aún batallan porque no haya de hecho discriminación de los negros. Black lives matters! Su reto no ha caducado. El nuestro tampoco. Como propone Severo Martínez, la Patria tiene un desarrollo histórico, cuya trayectoria va desde una de unos pocos hacia una Patria de todos. Nuestra meta de independencia es, pues, la de crear una patria en la que quepamos todos sin codazos y con oportunidades universales. Inclusiva y multicultural. El camino aún está abierto. Hacemos historia.

gasturiasm@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Agencias / Sputnik
Instagram se llena de fotos de famosos españoles desnudos en la nieve

Parece que los famosos hacen lo que sea por un like.

noticia AFP/AGENCIA REFORMA/EL PAÍS
México acusa a la DEA de fabricar pruebas contra Cienfuegos

EE. UU. afirma que se reserva el derecho de reiniciar el proceso criminal por narcotráfico en contra del exministro de Defensa mexicano.

noticia AFP
Pence, entre el deber institucional y la presión de Trump

La ley electoral de Estados Unidos determina que sea Mike Pence quien presida el miércoles la sesión conjunta del Congreso en la que los legisladores contarán y confirmarán los votos del Colegio Electoral enviados por los 50 estados.



Más en esta sección

MP y PNC realizan cerca de 40 allanamientos en diferentes sectores de Escuintla

otras-noticias

Hermano de diputada Sofia Hérnandez es hospitalizado en el San de Dios

otras-noticias

Salud publica nuevos horarios para centros comerciales, supermercados y mercados

otras-noticias

Publicidad