[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

EL OPTIMISMO DE LA DUEÑEZ

opinion

¿Ya estamos llegando? ¿A dónde?

Seguimos escuchando promesas que sabemos no se cumplirán. Nos siguen tratando de “dorar la píldora” gobernantes poco serios e irresponsables hablando de aplanar la curva de contagios. ¡Mentiras! Pocos países han logrado realmente minimizar el ritmo de contagios. Ninguno puede hablar de que ya tienen controlado al coronavirus. La pandemia apenas comienza. Falta mucho tiempo para que vuelva a ser seguro salir a la calle, viajar o ir al cine.

Faltan muchos meses de crisis. No hemos tocado fondo. Veremos millones de contagios más, y tal vez millones de muertes también. La economía seguirá estancada o hundiéndose, al menos por un par de años. Después vendrán más movimientos sociales, hambre y miseria. Esos son los hechos más probables de lo que nos espera vivir a corto plazo.

Entre los 11 países que el 24 de junio de 2020, mostramos más casos del COVID-19, 6 somos de origen latino (Brasil, España, Perú, Chile, Italia y México). ¿Será coincidencia? O es fruto de una mezcla de nuestra manera de gobernarnos, de nuestra forma de ser y de nuestras propias carencias.

¿Por qué tratamos de ocultar la realidad? Esta es la que nos tocó vivir. Y en ella tenemos que trabajar, que convivir, y también soñar y hacer planes de futuro.

Los empresarios somos líderes de opinión. No representamos masas ni movemos países, pero sí que somos la plataforma económica de la Humanidad. Las naciones estancadas, como Cuba o Corea del Norte, Uganda o Afganistán, por distintos motivos, no han sido capaces de construir un tejido empresarial relevante, ni ofrecen garantías ni seguridad a la inversión privada. Mientras no lo hagan no saldrán del estancamiento.

Los empresarios no somos a quienes nos tocó la mayor parte de la riqueza del mundo. Somos los que la creamos. Para hacerlo arriesgamos nuestro patrimonio, nos la jugamos con nuestras decisiones y tomamos decisiones que no siempre funcionan.
Es la Dueñez de quienes gobiernan el destino de las empresas la que tiene la capacidad de Generar, Multiplicar y Capturar Valor en sus organizaciones.

Ahora nos toca mostrar de qué estamos hechos. Ahora es cuando de verdad se va a ver quiénes son optimistas. Los pusilánimes y cobardes se retirarán del ruedo. Los hombres y mujeres de empresa se distinguirán. Lo que hagan o dejen de hacer dejará huella, para ellos y para sus comunidades.

Pero el optimismo de la Dueñez no es un optimismo esperanzado. No es el optimismo del que se cree suertudo, o del que espera que le toque “la buena”. Es un optimismo “promotor de óptimos”, luchador, visionario, realista y perseverante.

El optimismo de la Dueñez está basado en tres pilares fundamentales. Los describo.
Confianza en sí mismo y en su organización. El verdadero dueño no espera que le hagan la tarea. No cuenta con que alguien le ayudará. No parte de privilegios que dependen de la dádiva de terceros. Su confianza está sostenida en que cree en su capacidad de liderazgo y confía en su equipo de trabajo.

Capacidad visionaria. No es que los empresarios se dediquen a hacer adivinanzas o que traten de proyectar el futuro a ver si le atinan. Es su intuición y creatividad la que construye un futuro lograble, y su liderazgo el que compromete y entusiasma a su equipo para hacerla realidad.

Perseverancia. Generalmente esa visión no transita por autopistas. La mayor parte del tiempo avanza por caminos empedrados, o a campo traviesa, enfrentando muchas adversidades y obstáculos. Es el pensar siempre en el “Cómo sí” el que va abriendo brecha y conduce a su organización. Es su espíritu incansable la locomotora que mueve la embarcación a través de cualquier mar, esté como esté.

Hoy necesitamos de ese optimismo, el de la Dueñez recia, vigorosa y con carácter.

* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Oculta
Cartografiar la realidad

Tepeu Choc expone en la Alianza Francesa una muestra en la que se basa en forma y color para abstraer distancia y tiempo y condensarlos en un solo “mapa”.

noticia Anabella Giracca
Reformar

Corrompido, viciado proceso.

noticia
La portada del día


Más en esta sección

Ciudadanos vuelven a tomar la Plaza de la Constitución

otras-noticias

Se estrena, por fin, «Selena: The Series» a Netflix

otras-noticias

A 40 año de la muerte de John Lennon

otras-noticias

Publicidad