[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Cuánto puede costarnos el futuro?

opinion

NO debemos regresar a la “normalidad” pre COVID-19.

La pandemia nos hizo recordarnos de una verdad “olvidada”, tenemos un sistema de salud paupérrimo en donde los guatemaltecos sin recursos mueren fácilmente. Este año millones de quetzales serán gastados, pero muy pocos serán invertidos en intentar mejorar esta carencia. Esperamos que algo bueno salga de esta crisis y no solo pongamos una pésima curita al eterno problema. Levantarnos esta venda colectiva nos ha demostrado que la salud no es la única verdad incómoda que se desnudó por el coronavirus. Una recomendación para evitar la propagación es el aseo continuo y en un país con escasa o poca agua potable se hace tan difícil como conseguir medicina. Las restricciones de transporte personal y de carga también nos han hecho ver lo vulnerable e ineficaz que es nuestra infraestructura nacional. ¿Entonces qué hacemos? Podemos quedarnos de brazos cruzados y solo esperar que se encuentre la vacuna para regresar a una versión de nuestra normalidad del año 2019: un país con extremas carencias en salud donde la gente se muere por nada sin necesidad del COVID-19; donde los jóvenes prefieren arriesgar la vida caminando a EE. UU. para buscar lo que acá no les podemos dar; una economía informal que depende de la suerte de la venta del día para sobrevivir; agua potable en tonel o una vez por semana; y un transporte escaso, malo y caro. Creo que no hay nadie que prefiera esta normalidad en vez de una nueva donde aprovechemos y demos un salto al futuro e invertir en la Guatemala que nos merecemos: sistema de salud preventiva y correctiva accesible para todos; oportunidades de trabajo formal parcial o de tiempo completo que den acceso a prestaciones y seguridad social; un crecimiento marcado de la inversión privada que a la vez genere impuestos para lograr una inversión pública eficiente.

Nuestro país tiene oportunidades inigualables que NO podemos desperdiciar. Algunas de las medidas tomadas este año y nuestra salud económica de los últimos años, han permitido mantener en comparación con nuestros vecinos directos un balance positivo entre salvar vidas y dejar la economía mal parada pero no acabada. A raíz de esta pandemia, nuestro mayor socio comercial se ha dado cuenta de la dependencia extrema que su economía tenía con Asia. A esto hay que sumarle el enardecimiento de la guerra comercial y esto dará como resultado una urgente búsqueda de otras opciones, principalmente unas más cercanas y que puedan tener un doble efecto positivo al reducir la migración ilegal. Podemos convertirnos en ese país que todos deseamos, pero obligadamente debemos sentarnos y cuantificar “cuánto cuesta” ese futuro. NO podemos seguir soñando que por obra y gracia del cielo tendremos salud, agua potable, carreteras y transporte público de calidad. Hay que cuantificar que se debe hacer, asegurarnos que se hagan las inversiones públicas o privadas correspondientes, respetando la ley y evitando la corrupción. NO podemos ser el único país del mundo donde no se pueda hacer infraestructura sin que haya “moco”. Queremos la inversión extranjera entonces démosles certeza jurídica, leyes sencillas y claras. Aprovechemos de una vez por todas nuestras ventajas: la juventud de nuestra población; la inversión en electrificación de la última década nos permite promover industria que no necesariamente sea solo maquila textil; nuestra posición geográfica y nuestros microclimas son ventajosos; nuestra disponibilidad probada a trabajar duro nuestra mejor carta de presentación. Un futuro mejor es posible, solo debemos ponerle coco a este presente que aparenta ser oscuro y peligroso, pero que nos está dando enormes oportunidades.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Agencia de seguridad vial pide a Tesla que llame a revisión 158.000 autos en EEUU

El grupo dirigido por le multimillonario Elon Musk tiene hasta el 27 de enero para responder a la solicitud.

 

noticia Redacción
Insurrección en el Capitolio de EE. UU en las primeras planas de medios internacionales

El 6 de enero estaba destinado a ser un día muy normal, en el que el Congreso estadounidense confirmaría la victoria en las urnas del demócrata Joe Biden. Pero lo que iba a ser una mera formalidad se convirtió en una jornada de violencia y caos inimaginables.

noticia Édgar Gutiérrez
Más allá de Trump

La salud de la democracia demandará reformas profundas.



Más en esta sección

“Borat, siguiente película documental” gana el Globo de Oro a la mejor comedia

otras-noticias

Chloe Zhao gana el Globo de Oro como mejor directora por “Nomadland”

otras-noticias

Arjona anuncia concierto “Hecho a la Antigua”

otras-noticias

Publicidad