[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Reto humano del COVID-19

opinion

Las soluciones exigen entender lo humano del problema.

Durante la pandemia del COVID-19, los seres humanos seguiremos respondiendo a la naturaleza que nos es propia. Como nos recuerda Maritza Ochoa desde la psicología social o como expresa Quique Godoy, estamos como estamos porque somos como somos.

Pero: cómo somos. Somos seres racionales, pero como animales tendemos instintivamente a reaccionar de forma primitiva e incluso salvaje. Esto subyace y está impreso en todos, independientemente de la sociedad, la educación o la cultura a la que pertenezcamos. Subyacen nuestros instintos, de conservación y de placer, según algunos autores. A esto le llaman el ID (nuestra animalidad), mientras la educación, la cultura y el entorno dan forma a nuestro EGO (como socialmente somos), mientras el Superego, es cómo quisiéramos ser. Los valores, las normas de convivencia, las reglas sociales, el orden y la disciplina individual y colectiva, influyen en nuestras conductas individuales y colectivas.

Conforme a Maslow, en la base de la pirámide de necesidades se encuentran las biológicas, luego siguen las de seguridad, continúan las sociales, siguen las de estima y, en la cúspide, las de auto-realización. En este orden, los satisfactores económicos, sociales, políticos y ambientales, tanto individuales como colectivos no pueden desatender de primero lo básico, para luego seguir con las demás aspiraciones de las personas y la sociedad, brindándoles siempre un sentido de vida, de sentirse útiles, de autoestima y realización.

Durante la pandemia, por puro instinto de conservación, queremos sobrevivir tanto al COVID-19 como al hambre, ambas necesidades primarias y esenciales. Mientras el miedo, la ansiedad y la incertidumbre provocan frustración, exigen respuestas inmediatas y pueden generar violencia, ya sea culpando a los demás de lo que ocurre, o bien sintiéndonos culpables de lo que no comprendemos ni entendemos; proliferando así las teorías conspirativas, memes, bolas y bulos (‘fake news’); información, desinformación y contra-información. Aflorando lo mejor y lo peor de los seres humanos, lo más sublime y lo más deleznable.

En este contexto, no olvidemos que la economía sólo tiene sentido si sirve al ser humano. De manera que cualquier respuesta de política económica para afrontar las graves consecuencias sociales, familiares y personales que está provocando la pandemia, deben necesariamente entender y considerar lo humano del problema. Para ello se necesitan propuestas de solución convocantes, positivas, constructivas y factibles, que sean integrales, holísticas, interdisciplinarias y multidimensionales, de corto, mediano y largo plazo, teniendo como pivote, centro y fin al ser humano.

Si no se actúa con rapidez, conocimiento, experiencia e inteligencia, el país podría derivar en el peor de los escenarios, “acercándose al infierno”, como compartí en este mismo espacio el 14 de abril pasado. Aún estamos a tiempo. Ánimo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Fernando González Davison
Biden ante el desafío de los armados y furiosos

¿Cómo Biden resolverá estos y otros problemas?

noticia Juan Carlos Méndez
De los Metarrelatos a las Criptomonedas

Interesantes tiempos nos toca vivir.

noticia AFP
Recuerdan a Kobe Bryant

Los fanáticos del baloncesto se reunieron en Los Ángeles este martes para recordar a Kobe Bryant,un año después del día en que el legendario exjugador de la NBA, su hija Gianna y otras siete personas fallecieran en un accidente de helicóptero.

 

 

 



Más en esta sección

Compañera de Pimentel es cercana a los Arzú

otras-noticias

Néster Vásquez Pimentel electo como magistrado titular para la CC por el CANG

otras-noticias

Netflix para el fin de semana

otras-noticias

Publicidad