[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Una ecuación con dos incógnitas

opinion

Por: Federico Bauer Rodríguez

La ecuación, estimado lector, es el mayor bienestar para la mayor cantidad de personas que integran la sociedad guatemalteca.

Las incógnitas son salud y economía, dos hojas de la misma tijera, que tienen que actuar en armonía, ya que sin salud no hay desarrollo económico, y sin economía no hay salud, pero sí hay daños colaterales como hambre, violencia, polarización y otros males sociales.

La primera incógnita, la salud, es responsabilidad de hospitales con su respectivo equipo, de médicos y personal médico, de las empresas de fármacos, clínicas y otras instituciones de apoyo.

Los responsables de la salud se encuentran en el sector público y en el sector privado.

Las aseguradoras ofrecen una amplia gama de seguros médicos privados.

El Estado tiene al IGSS, al MSPAS, y otras instituciones públicas.

Todo lo anterior forma parte de esa disciplina que llamamos medicina, y a veces incorrectamente, ciencias de la salud. Digo incorrectamente porque la medicina no es una ciencia, y nunca lo será, ya que cuando logramos erradicar una enfermedad aparecen otras que desconocemos, como el Coronavirus.

Los fabricantes de medicinas, las universidades, hospitales y otros agentes, invierten miles de millones de dólares anualmente, con el fin de investigar las enfermedades y encontrar las mejores medicinas para combatirlas.

La segunda incógnita, la economía, es la disciplina que estudia la asignación de recursos escasos con el fin de obtener la mayor cantidad de satisfactores materiales para la sociedad.

La economía tampoco puede analizarse desde el método científico, porque fuera del laboratorio, esta disciplina está influida por la sociología, la psicología, la antropología, la cultura, la religión, y otros factores que imposibilitan el análisis “ceteris paribus”.

Entonces ¿cómo resolvemos la ecuación, considerando que sus dos incógnitas no tienen reglas inmutables sino por el contrario ambas, salud y economía, son procesos en continua evolución?

Podemos acercarnos a una respuesta valedera con ayuda del lenguaje analítico que conocemos como estadística.

Todos los gobiernos del mundo tienen muchísima información sobre las medidas médicas del combate al virus, y de las políticas económicas que permiten financiar las primeras.

Nuestro gobierno, con base en las experiencias de los países que mejor han atacado el virus, puede hacer su programa médico, pero la economía, según las estadísticas, mientras menos intervenida será más eficiente.

Las experiencias ajenas nos muestran que las restricciones sociales no hacen diferencia; los mejores resultados se han obtenido cuando los individuos aceptan la responsabilidad de protegerse y proteger a su prójimo.

Es importante aceptar la “inmunidad de rebaño”, pero no debemos aceptar la “mentalidad de rebaño” que ha contagiado a un alto porcentaje de la humanidad.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Dos agentes de PNC detenidos por violar a una mujer

La mujer solicitó auxilio a los policías que la trasladaron a una estación de Puerto Quetzal donde abusaron sexualmente de ella según indicó el Ministerio Público. 

noticia Irmalicia Velásquez Nimatuj
El alcalde de Quetzaltenango y su imposición de un paso a desnivel

El proyecto fue impulsado por el anterior alcalde, Luis Grijalva.

noticia Europa Press
Una mantis religiosa que vivió entre dinosaurios


Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Procesan por femicidio a esposo de Luz María López

otras-noticias

Vuelve el apetito por los mercados emergentes

otras-noticias

Publicidad