[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Diplomacia presidencial. Algunas digresiones

opinion

Volumen interminable de la Comedia Chapina.

La primera incursión del presidente Giammattei en la diplomacia tuvo sus orígenes en agosto del 2010, cuando el entonces excandidato presidencial solicitó asilo político a la Embajada de Honduras en Guatemala, por considerar que era objeto de persecución política debido a una orden de captura pendiente por el caso Pavón (2006) por supuestas ejecuciones extrajudiciales. La diplomacia del Gran Escape.

El gobierno de Honduras le negó el asilo y diplomáticamente lo “invitó” a salir de la Embajada. Unos días después, el embajador de Honduras en Guatemala, Jorge Gabrie, declaró al Heraldo “Giammattei se burló de nosotros” y nos “engaño (…). Lo tenía todo planeado”. Diez años después, ya siendo Presidente, Giammattei ofrece a El Salvador, la posibilidad de construir un puerto en territorio guatemalteco, en las costas del océano Atlántico, Decisión que afecta no solo nuestra soberanía sino que, curiosamente, los intereses del Gobierno de Honduras.

Su segunda incursión en la diplomacia fue, ya siendo presidente electo, montar una improvisada visita “Al Macaroni” cuando sin previo aviso, se presentó en Venezuela sin invitación oficial y con pasaporte italiano, en un estudiado esfuerzo de ganar notoriedad, y hacer saber a las autoridades en EE. UU. que tenían en su persona un aliado de talla regional, en su lucha contra la dictadura de Maduro en Venezuela.

Venezuela le negó el ingreso y Jorge Arreaza, el canciller venezolano, declaró que le llamaba la atención el hecho que un Presidente electo de una república independiente pretendiera ingresar a otro país bajo una ciudadanía distinta a la de esa república, sin invitación oficial y sin agenda. El Presidente electo fue invitado a regresar a Panamá, curiosamente, país de origen de su principal asesor de imagen.

En una tercera intervención de “diplomacia charra”, en mayo de este año, el Presidente declaró que los mexicanos eran los responsables del incremento del COVID-19 en Guatemala, desde Tijuana hasta Tapachula, argumentando que los irresponsables mexicanos acababan de “celebrar la feria de Tapachula hasta con Jaripeo y guaro”.

La respuesta del Embajador de México en Guatemala, Romeo Ruiz Armento, no se hizo esperar y, en entrevista concedida a un matutino, consideró un “prietito en el arroz” las declaraciones del Presidente, argumentando que “posiblemente el señor Presidente está mal informado o tiene información a medias”, agregando que México tiene una óptica diferente de cómo tratar la pandemia pero que son respetuosos de las políticas del gobierno de Guatemala al respecto, resaltando que a futuro, muy al estilo norteño, “los resultados el corrido los dirá”.

Días más tarde, durante la realización de un foro virtual organizado por Atlantic Council, con sede en Washington D.C., el Presidente dijo, en la diplomacia del amor no correspondido, que “Guatemala es aliado de Estados Unidos, pero Estados Unidos no es aliado de Guatemala” y que “no hemos sido tratados de una forma bondadosa por parte de EE. UU.” al mandar vuelos “todos contaminados”.

La riposta de los EE. UU. no se hizo esperar. Inmediatamente, el asesor del presidente Trump, Mauricio Claver-Carone, rechazó las declaraciones del Presidente guatemalteco, calificándolas de “desafortunadas y hasta cierto punto infantiles”. En relación a los deportados, destacó que los EE. UU. hacen pruebas en los deportados “antes de montarlos al avión” y que no entiende porqué una vez que llegan a Guatemala, las pruebas que efectúa el Ministerio de Salud salen positivas.

Manifestó entender que el “Presidente ha tenido problemas con su Ministerio de Salud y que ha habido corrupción, pero que eso no es culpa de los EE. UU.”. Concluyo, para quien lo quiera entender que a veces en las crisis, “las torpezas crean oportunidades”.

Ya lo dijo Honoré de Balzac “¡Diplomacia! Ciencia de aquellos que no tienen ninguna, y que son profundos como el vacío”. Volumen interminable de la Comedia Chapina.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia SPUTNIK
Los aviones presidenciales como arma electoral
noticia Ramon Zamora
Los estrenos de febrero de Netflix

Descubre los 16 títulos originales de Netflix para este febrero.

noticia AFP
Festival de Cinelatino de Toulouse premia a Argentina, México y Chile

El jurado destacó la ópera prima de la directora argentina Micaela Gonzalo.



Más en esta sección

Pacientes crónicos del IGSS sufren escasez de medicamentos

otras-noticias

Giammattei evita hablar de corrupción, pide ayuda sin condiciones y responsabiliza a EE. UU. de demanda de drogas

otras-noticias

Sala confirma absolución de hijo y hermano de Jimmy Morales

otras-noticias

Publicidad