[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La coyuntura no debe nublar la perspectiva

opinion

El futuro está en las manos de quienes vean oportunidades, más allá de los peligros evidentes.

La coyuntura está haciendo perder la perspectiva a muchas personas, incluso a varios gobiernos. En un mundo de exceso de información, no toda ella seria y objetiva, los miedos se expanden. Con intereses políticos diversos y posiciones polarizadas, la crisis se magnifica. Con expertos con visiones muy diversas sobre el origen, formas de contención y gravedad de este coronavirus, no hay consenso sobre cómo enfrentarlo. Las diferencias son significativas entre países. Cada vez cuesta más tener diálogos serenos sobre el verdadero efecto de esta epidemia. Con facilidad, se pierde la perspectiva y nos ahogamos en el presente, en la inmediatez. No podemos permitirlo.

No se trata de enumerar el listado de sectores y de empresas que están al borde de la quiebra o que ya empiezan a sucumbir ante la crisis, para demostrar conocimiento económico. No es tema de listar a aquellos que paralizan sus actividades. Tampoco de señalar a quienes ejecutan programas de reducción de plazas de trabajo o negocian condiciones de trabajo de emergencia con sus colaboradores para tratar, mediante el esfuerzo compartido, mantener a flote el negocio. Se debe levantar la vista al horizonte, sin ignorar el dolor, la angustia y la desesperación de todas las actividades afectadas. Se tiene que definir cómo se puede apoyar a las empresas, para que al igual que con los enfermos, perezcan el menor número posible de negocios y empleos, en el corto plazo. Se debiesen diseñar las acciones que nos permitan, muy pronto, iniciar los esfuerzos de reconstrucción y crecimiento. Guatemala no tienen otra opción que crecer, y aceleradamente. En suma, se trata de sobrevivir el corto plazo, pero empezando, desde ya, a visualizar y construir el mediano plazo. Dejar de proyectar el apocalipsis.

Desde los gobiernos, se debe entender que sus deberes son cada vez mayores y más diversos. No pueden detener lo inevitable: la permanencia del virus y sus efectos. La agenda a enfrentar rebasa con creces los temas de salud, que siendo fundamentales, no son los únicos. En lo económico y social, no se debe pretender enfrentar la crisis exclusivamente desde lo público, aun y cuando se destinen miles de millones de quetzales en transferencias directas y programas de alivio temporal, que aun cuando son indispensables, son paliativos y no soluciones de fondo. Tampoco puede resolverse el desafío económico con discursos políticos o decisiones populistas, cerrando los ojos a los efectos secundarios de las decisiones que se adopten. Hoy más que nunca, se requiere del esfuerzo de todas y todos. Es fundamental continuar produciendo, abasteciendo los mercados, garantizando el suministro de bienes y servicios, promoviendo la innovación creativa de todos los emprendedores, pequeños y grandes, para juntos salir de esta crisis.

La crisis la vamos a superar. El dilema es cuanta destrucción estamos dispuestos a inducir o soportar por ganar tiempo ante lo inevitable: el contagio gradual de gran parte de la población.  El desafío es avanzar con decisión a la apertura, pero con protocolos claros y de observancia general. Se trata, también, de aprovechar la oportunidad de la crisis para enfrentar desafíos pospuestos. Por ejemplo, la necesidad de una transformación profunda del sistema de transporte público. La urgencia de modificar el modelo de gestión de la infraestructura vial. El enfrentar, por fin, el desafío de la sostenibilidad ambiental. La importancia, ante la crisis, de introducir mecanismos novedosos de financiamiento a la producción, con respaldo del sector público. El actuar con decisión ante la enorme oportunidad de promover la inversión y producción nacional para sustituir parcialmente a China, en lo posible, como fuente de suministro hacia los Estados Unidos. En pocos años, Guatemala será tan exitosa como visión, valentía, entereza, esfuerzo y convicción demostremos en estos tiempos. Cada quien desde su función. No podemos replegarnos ni darnos por vencidos ante el virus. El futuro está en las manos de quienes vean oportunidades, más allá de los peligros evidentes. La coyuntura no debe nublar la perspectiva, hoy ni nunca.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luis Alfonso Herrera Cifuentes / DPI 2429 20519 0101
Por favor señor Alcalde
noticia
360° a vuelo de pájaro

Jose Rubén Zamora

noticia L Sapalú/L Paredes
Junta Directiva del CANG detiene envío de resultados al Congreso

Impugnaciones en contra de la designación de Mynor Moto como magistrado de la CC están pendientes de resolución.



Más en esta sección

El talento de Mr. Ripley

otras-noticias

El estado del COVID-19 que encuentra el gobierno de Biden

otras-noticias

La pobreza es virus mortal

otras-noticias

Publicidad