[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Tiro en el pie en plena crisis

opinion

¿Qué está pasando en el mundo?

Los últimos datos en EE. UU. evidencian una caída de producción (sector real) de 29 por ciento. Para hacernos una idea comparativa, esto es más o menos lo que sucedió durante los primeros cuatro años de la gran depresión de 1929, solo que ahora ha tenido lugar en apenas cuatro semanas. ¿Quiere decir que vamos a vivir una gran depresión?: afortunadamente la respuesta es NO. En aquel entonces la Reserva Federal, erróneamente retiró dinero de la economía, transformando la recesión en una profunda depresión. Esta realidad quedó documentada en la crítica que hace Milton Friedman (Nobel de Economía) y Ana Schwartz, en su relato de la Historia Monetaria de Estados Unidos.

A diferencia de entonces y considerando el marco de análisis de Friedman, se realizaron las inyecciones de dinero de la Reserva Federal –FED– para acortar la recesión de 2008. Con las mismas intenciones, ahora la FED (el Banco Central de EE. UU.), está ejecutando lo que llama un “Quantitative Easing”, que es una forma no convencional de política monetaria, donde el banco central inyecta dinero barato a la economía de forma rápida y agresiva, para estimular la demanda y la inversión, que se frenan en una recesión. En esta ocasión, el estímulo es de aproximadamente 20 por ciento de la producción en un año de EE. UU., que representa un poco más de US$4 billones (trillions). Desde otra perspectiva, es más o menos, lo que produce Guatemala en 75 años y han sido inyectados en cuestión de muy pocas semanas en la economía americana. Por si fuera poco, el gobierno de Trump, en cuatro paquetes sucesivos, va a gastar alrededor del 28 por ciento del PIB americano, acumulando un estímulo de un poco menos de la mitad de lo que produce el gigante americano en un año, es decir, que sumadas la inyección masiva de la Reserva Federal (FED) y la agresiva política de gasto del gobierno de Trump, la inyección en la economía de Estados Unidos, será de poco más de US$10 billones (trillions).

on esos niveles de agresividad en la política monetaria y fiscal, se consideraría que EE. UU. podría iniciar una reactivación, que le lleve unos tres o cuatro años para recuperar el terreno perdido, al igual que en todos los países del mundo, que están reaccionando con agresivos paquetes de reactivación.

Por su parte, India trae una alentadora cifra a la humanidad: La confirmación de que las personas que han sido vacunadas contra la tuberculosis, presentan 5.8 veces menos mortandad por el COVID-19. Dato, que ha sido publicado por la Universidad de Yale. Los países como Guatemala, tienen menor prevalencia por contar con programas de vacunación contra esta enfermedad. Esto quiere decir, que para Guatemala la pandemia del coronavirus, es un problema seis veces menor que en los países desarrollados, asumiendo que los programas de vacunación contra la tuberculosis han sido relativamente exitosos.

¿Y qué sucede en Guatemala?: mientras el gobierno aprueba un estímulo que representa un 1.8 por ciento del PIB, claramente insuficiente para reactivar la economía, deja más dudas que certezas, pues es minúscula la proporción de recursos aprobados, son sustancialmente de menor proporción para reactivar la economía y más aún, de mucho menores montos para atender la pandemia de salud.

En tanto este pequeño y opaco estímulo aún no ingresa a la economía, las remesas han caído más de un 30 por ciento; lo que condujo a una natural alza –moderada– del tipo de cambio. El Banguat, lejos de aminorar la volatilidad, cambió la tendencia del tipo de cambio, vendiendo US$400 millones y por lo tanto, retirando de la economía Q3.2 millardos, cometiendo el mismo error que la FED en la década de los años treinta: frente a la rescisión de retirar liquidez. Esta intervención, fuera del rango de la regla cambiaria, se realizó sin la autorización de la Junta Monetaria, aparentemente. Valdría la pena, una aclaración de la lógica de esta medida de política cambiaria, criticada por varios académicos, pues con esta reacción de difícil explicación, se está garantizando una caída de la producción (medida a través de PIB) mayor al cinco por ciento este año y una muy lenta recuperación en 2021.

Por otra parte, es una lástima que algunas gremiales empresariales desperdiciaran su oportunidad de propuesta, solicitando que el IGSS erogara recursos para pago de salarios de empresas. Los recursos del Seguro Social son un elemento de estabilidad social intocable a la visión de cualquier político con dos dedos de frente. El tocar los recursos del Seguro Social se trajeron al régimen de Somoza y casi terminan con el de Ortega en Nicaragua. Un error de novatos la propuesta y una oportunidad perdida de proponer algo inteligente, que causó sonrisas entre las autoridades del gobierno actual.

Todo apunta a que la recuperación en Guatemala será más lenta que en el resto de países que se han tomado en serio la política fiscal y monetaria para responder en la dimensión que la situación amerita. Veremos si las nuevas autoridades del sector privado traen a la mesa alguna propuesta fresca, y esperamos que el recién nombrado vicepresidente del CACIF renuncie a la representación del gobierno ante el BCIE, para evitar todo tipo de conflicto de interés, y evitemos darnos tiros en los pies, por diferentes lados.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AGENCIAS
Fiscalía exonera al general Salvador Cienfuegos

La FGR concluyó que el militar en retiro “nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas”.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Autoridades indígenas reclaman falta de atención a la desnutrición en primer año de gestión de Giammattei

Señalan que las problemáticas del país van en aumento.

noticia Méndez Vides
Heridas tiene la noche

Viaje al centro de los libros.



Más en esta sección

Parlamento nicaragüense aprueba adición de la prisión perpetua al Código Penal

otras-noticias

Gobierno de El Salvador ratifica a EE. UU. como socio confiable

otras-noticias

Presidente de Honduras destaca investidura de Biden

otras-noticias

Publicidad