[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La política social es más que caridad

opinion

“pareciera que no existe una correlación ya más entre expansión monetaria e inflación”. Kalestky, A. “The Monetarist Era is Over”. Project Syndicate.

Estamos claros que haber tocado el sacrosanto artículo constitucional 133 sí que significa la debacle del dogma de la “estabilidad macroeconómica”, que comenzó a gestarse desde los últimos años del gobierno de Vinicio Cerezo, e incluso previamente, cuando don Oscar Mejía Víctores convocó a un Diálogo Nacional de naturaleza económica, para preparar las bases de la democratización del país.

En la Revista del Colegio de profesionales de las Ciencias Económicas nos hemos encargado, no sólo de revisar la obsolescencia de tales ideas, sino de generar nuevas propuestas y por supuesto nuevas mentalidades, orientadas a una reforma del Estado, de las políticas públicas y de la sociedad, que contribuyan a generar un mundo, no sólo más equitativo, sino que logre reconvertir nuestro derruido sistema económico, en uno en donde se valore la calidad de vida, la producción, y por supuesto, la política social, principalmente lo que se refiere a la protección social y la salud universal, que constituyen el principal cometido de los Objetivos de Desarrollo Sostenible –ODS-, de cara al año 2030.

El número que cubre octubre-diciembre del año pasado de la Revista del Colegio, y que se encuentra en el portal del mismo, lo etiquetamos así: “nuevas formas de pensar”, y en nuestro editorial, subrayamos el hecho de que el pensamiento económico viene aportando nuevas luces de cambio, y es que la política social de “primero la gente” no puede edificarse con las migajas del esperado rebalse económico.

En tal editorial aseveramos que para países como los centroamericanos, las habas que se cuecen en las grandes universidades, como Harvard o el MIT, y  los altos círculos oficiales, comandados por el grupo de los siete, siempre han tenido un gran peso, aún cuando no faltarán los ilusos, cargados de folklorismo, que repitan que “Guatemala no es Estados Unidos”, y el depreciado quetzal “no es como el dólar”. Pero, es que, desde Ocós, Tajumulco o Tacaná, hasta el Usumacinta, lo que ocurre en el Norte y el mundo desarrollado, nos pega de múltiples formas.

Necesario e inteligente resulta ser que incluso en las columnas de prensa criolla se comience a pensar en cómo hacer que se incorpore más gente al proceso de la seguridad social, cómo hacer de la salud un derecho universal, tal y como sucede en otras latitudes. Y es más, es interesante, al analizar las opiniones internacionales, darnos cuenta de los reclamos por la privatización de los servicios esenciales, que han tomado a los ciudadanos de tales latitudes con los calzones en la mano.

Desde mediados de los años cincuenta, la política social de este país comenzó a pensarse como un acto de caridad, y la presencia de los denominados “patronatos” es una prueba de ello. Incluso, las deducciones del impuesto sobre la renta para obras sociales, o bien para la construcción de estadios e instalaciones de uso público, es otra prueba de aquél concepto obsoleto que el rebalse de las ganancias debiera utilizarse para su canalización en fundaciones privadas que apoyen las luchas del prójimo débil.

Resulta revelador, que ante la crisis de la salud actual el mundo esté enfocado a la búsqueda del bienestar, y la reducción de las desigualdades. En los propios Estados Unidos, el concepto del hospital, tal y como nació, era el de una organización alejada de la mercantilización, precisamente porque el dolor humano simplemente está alejado de esos procesos dinerarios de la compraventa. Como bien lo dice Polanyi, un renombrado teórico social: el trabajo no puede aparejarse al proceso simple de la mercantilización, y ser tratado como una mercancía, que en todo caso sería: ficticia.

Resulta esperanzador así, en medio del drama, que con la caída de mitos, el fantasma de la austeridad a costa del bienestar de la gente, se haya esfumado poco a poco, y ello pueda coadyuvar a edificar políticas sociales de nuevo cuño.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Un noruego intenta evitar la cuarentena esquiando 40 km desde Suecia

Los paramédicos lo entregaron a la policía por violar las normas sanitarias del COVID-19.

noticia Jorge Rivera del Águila / DPI 1770 67772 0101
Guatemala padece de un cáncer: la corrupción
noticia AFP
Borussia Dortmund se clasifica

El Borussia Dortmund se clasificó este martes para los cuartos de final de la Champions, al empatar 2-2 con el Sevilla, en la vuelta de octavos de la máxima competición continental de clubes, con un doblete de Erling Haaland.

 

 

 

 


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Manifestantes exigen que la población sea vacunada contra el COVID-19

otras-noticias

Guatemala incrementa en 12.9 por ciento las divisas por exportaciones en 2021

otras-noticias

Migración y frontera EEUU-México: una misión de doble filo para la vicepresidenta Harris

otras-noticias

Publicidad