[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Subsidio del pueblo a empresarios

opinion

El caso del préstamo para pagar salarios.

Como en toda crisis, las secuelas de COVID-19, han generado multiplicidad de “soluciones” a sus consecuencias, particularmente sobre la economía popular. La clase media alta y la elite económica, tienen blindajes propios. Sin embargo, lo que se va develando hasta ahora no cumple a cabalidad aquel cometido. Así, cuidando su peculio, empresarios de colonial estirpe, sugirieron, cuestiones como: Poner en práctica la contratación a tiempo parcial. Que se reduzca el salario mínimo, haciéndolo diferenciado por regiones. Exoneración de impuestos y que el IGSS suspenda y garantice pago a trabajadores.

El Presidente del país, hizo suyo el planteamiento, emplazando primero, a Junta Directiva del IGSS, a: “aportar al salario de los trabajadores no importando cuánto dure esta situación”. Frase dicha, con enjundia, pero sin consideraciones sociales, financieras ni políticas. La Junta Directiva del IGSS respondió: aquella medida no es posible pues no existe fuente financiera para ello. Reacción que devolvió la tranquilidad a pensionados y cotizantes. Frente a ello el Presidente y su Gabinete, presentaron oficialmente, a jefes de bloque, las ideas que fundamentan su propuesta, denominada: “Ley De Rescate Económico a las Familias por los Efectos Causados por el COVID-19”.  Para amplios sectores sociales, la medida sobre el IGSS es inequitativa: se trata dicen, de un subsidio popular, al gran empresariado. Esto porque los fondos provendrán de préstamo, que luego pagaremos, los guatemaltecos sin distingo. Extrañamente la propuesta de Ley anotada, no prevé ningún apoyo para la agricultura familiar campesina, ni siquiera pensando en lo estratégico que es apoyar la producción alimentaria. Además de que los trabajadores del campo estarán fuera de aquel beneficio pues el 88 por ciento no es afiliado al IGSS. Simplemente no tendrán salario por cesantía.

A este paso es claro que la escamada espalda popular, cargará los costos de esta crisis. Nada nuevo. Ha ocurrido antes. ¿Qué se pedirá a cambio a los empresarios? acaso que reinviertan capitales –previa consulta popular- en áreas rurales. Que se trate de entidades que no hayan gozado de exenciones impositivas la última década. Que no estén sujetas a juicios laborales por incumplimiento de derechos. Que no enfrenten conflictos con las comunidades en donde desarrollan su actividad y que hayan cumplido requerimientos ambientales. O será un cheque en blanco. Hay que ponerse serios y si la crisis es cuestión de todos, corresponde al empresariado de elite, reducir su amplio margen de ganancia y cubrir de su peculio salarios y prestaciones laborales.  En todo caso, priorizar mediana empresa e invertir en productores agrícolas de pequeña escala.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Rodrigo Estrada
Pese a la pandemia, Empornac gastó más de Q1.3 millones en regalos
noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Gobierno pide a Centroamérica tomar acciones para evitar la migración

Más de seis mil migrantes hondureños buscan llegar a EE.UU. 

noticia AFP
Un luchador de sumo obligado a la retirada por temor al covid


Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Procesan por femicidio a esposo de Luz María López

otras-noticias

Vuelve el apetito por los mercados emergentes

otras-noticias

Publicidad