[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La democracia capturada

opinion

Los populismos del siglo XXI, una seria llamada de atención.

A propósito del ensayo de asalto de la Asamblea Legislativa que, rodeado de militares y policías, protagonizó este fin de semana Nayib Bukele, vuelve a resonar burlón Churchill: la democracia es el peor sistema de gobierno, a excepción de todos los que se han inventado (monarquía absoluta, teocracia, fascismo, comunismo y populismos del siglo XXI).

La democracia es el arreglo político que debe permitir el equilibrio entre poderes para buscar el bien común y resguardar las libertades. La Constitución lo expresa bastante bien. El Estado (democrático) se organiza para proteger a la persona y la familia, su fin supremo es la realización del bien común. Son deberes del Estado (republicano) garantizar la vida, libertad, justicia, seguridad, paz y desarrollo integral de los habitantes.

Ya no consuela defender la democracia como el “menos peor” de los sistemas de gobierno. Nos hace recordar que cada cuatro años elegimos sin remedio al candidato que creemos “menos peor”, y resulta el peor de los presidentes. Vivimos la democracia en negativo.

Admitamos que la democracia no goza de buena salud y a medida que se debilita, se robustecen los otros regímenes o se inventan peores. Enferma, la democracia debe ser tratada como un organismo vivo que muestra graves síntomas de descomposición de los tejidos, deterioro de los órganos, desánimo, fatiga y pérdida de la orientación. Se le somete a análisis exhaustivos e integrales. Se extrae un diagnóstico para medicar. Sabemos que de lo que se trata es de adoptar un cambio de estilo de vida.

No es menor el desafío. De manera diferenciada (a mayor poder, mayor responsabilidad, habría escrito Stan Lee) interpela a todos. El pacto social está roto y esa condición aposenta el reino de la desconfianza, la queja que ensordece, las inculpaciones mutuas como moneda corriente y el escamoteo de los deberes. El más dañino estilo de vida.

Cada sujeto social y político tiene un campo irreductible de derechos e insoslayable de obligaciones. Pero si uno estafa al fisco y el otro desvía el dinero público, el tercero hará de cualquier medio un fin para sobrevivir. Cuando se rompen sin consecuencias las reglas básicas del pacto social, se desencadenan las depravaciones en el poder público, los negocios privados y en los códigos sociales de coexistencia.

La democracia se hace con política, una dura y prolongada travesía frente a tenaces resistencias. Reclama, decía Weber, líderes con vocación política, que no se quiebran cuando el poder es demasiado bruto o abyecto. “Se requiere pasión y mesura”. Dante Caputo afirmaba que en la región no hay malestar con la democracia, pero sí en la democracia. Me temo que las manifestaciones de malestar en la democracia han resultado estériles porque la democracia está capturada por un entramado de intereses en pugna entre actores tradicionales y emergentes. Son dos elefantes que friegan el pasto cuando pelean y al hacer el amor. Por eso batirse por la democracia es liberarla para desarrollar su potencial.

El terco de Maduro, el abominable Trump, el facho de Bolsonaro y, si se quiere poner ahora en esta suerte de inaudita selfie de contrastes políticos al millennial Bukele, hay que decirlo: ellos no son la amenaza, son el producto reconocible del fracaso de elites autocomplacientes que al menor ruido populista se encubren en las leyes que violan a diario, aferrándose inútilmente a un dilapidado estatus de dignatarios que la población aborrece.

Los populismos del siglo XXI son una seria llamada de atención; síntoma de la enfermedad democrática. No hay que confundir la naturaleza del problema. Está adentro corrompiendo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Biden cumple promesa y pide ciudadanía para indocumentados en su primer día

Otra de las aspiraciones de la ley será la reunificación familiar, dando especial importancia a los grupos familiares LGBTQ + y permitiendo igualmente a los inmigrantes con peticiones aprobadas de patrocinio familiar reunirse con sus seres queridos en EE.UU. de forma temporal mientras esperan por las tarjetas de residencia.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
TuMuni publica nuevos horarios de visita en el CENMA y otros mercados

Vendedores y visitantes deben mantener una distancia de 1.5 metros.

noticia Geldi Muñoz Palala
Duwest y sus empresas afiliadas denuncian invasión de terrenos


Más en esta sección

Trump tenía un botón rojo para pedir Coca Cola

otras-noticias

Lakers tumban a los Bucks

otras-noticias

Esperado retorno de Conor McGregor

otras-noticias

Publicidad