[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El rincón de Casandra

opinion

La presencia judía en SEFARAD (España) está plasmada en una infinidad de nombres de localidades esparcidas por la península ibérica. La información ya parcialmente conocida por este columnista merece en efecto dentro de un contexto cultural hacérsela llegar a los lectores en general.

– Origen del nombre Barcelona: Del hebreo bar-shela-no que significa “nuestra costa” habitada por judíos a raíz de la segunda Diáspora.

– Granada: En hebreo ger-anat “campo de refugiados”. La ciudad surgió como lugar de protección y refugio de poblaciones judías huyendo de los eternos enfrentamientos que reinaban entonces entre peninsulares. Siglos más tarde los árabes al ocupar Andalucía la denominaron Garnata alyahud es decir Granada de los judíos.

– Catalayud: Nombre árabe para designar al Castillo de los Judíos.

– Montjuich: Del hebreo mont-juich –monte de los judíos– ubicación del cementerio israelita de la localidad.

– Escalona: de Ascalon ciudad de Judea.

– Coin: Del hebreo Cohen (sacerdote) prestigioso nombre judío que preside en las ceremonias religiosas hebreas al de Levy e Israel.

– Iberia: de Ibriya la hebrea. El gentilicio iberos sería el equivalente a ibrim es decir hebreos.

Lo que antecede no es si no una pequeña muestra de la marcada presencia social y cultural judía en la península ibérica y ello a lo largo de mil años de historia interrelacionada que habría de llegar a un final abrupto con la toma de Granada por los Reyes Católicos en 1492 y el decreto de expulsión de los judíos decidido por los nuevos regidores de España. La denominada Reconquista –lento proceso bélico-diplomático ibérico-visigodo que se inició desde y contra la conquista misma por los árabes en 711, llegó a su fin 800 años más tarde con la rendición de los moros granadinos y el inicio de una nueva era histórica para España.

Y es por ello que los Reyes Católicos, –“Tanto monta, monta tanto Isabel como Fernando”– buscaran entonces consolidar su reino, cristianizándolo a ultranza y acudiendo para ello al expediente fácil y demagógico del antijudaísmo. Sin embargo y a pesar del éxodo masivo de judíos, quedó en iberia a través de la conversión –parcial y poco numerosa– una gran influencia cultural israelita y ello durante una larga época posterior a la expulsión.

Muestras del estar judío en España he aquí algunos apelativos usados en la península ibérica y aun en la América española tales como Pérez, Blanco, Colón, Castro, Martínez, Maduro, Méndez, Pacheco, Álvarez, Montenegro, (H) Enríquez, Pereira, Braganza, Franco, Salazar, Montealegre, León, Talavera… apellidos de indudable origen judío y que son habituales hoy en día entre “moros y cristianos”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Vicepresidente recomienda a Giammattei transparentar la designación de magistrados a la CC

El Ejecutivo asegura que la nominación a la máxima corte estará a cargo del Presidente en Consejo de Ministros.

noticia Helmer Velásquez
Abogados: El voto como expresión de dignidad

El constitucional y legitimidad gremial.

noticia Europa Press/Portaltic/EP
El cubo de Rubik inteligente que ayuda a resolverlo por medio de una app


Más en esta sección

Suspenden eliminatoria de Conmebol por el COVID

otras-noticias

Laporta retoma la presidencia del Barcelona

otras-noticias

Japoneses no quieren aficionados extranjeros

otras-noticias

Publicidad